lunes, septiembre 23, 2019

Videografía: Sci-Fi, la exploración de lo desconocido.

Videografía Videografía: Sci-Fi, la exploración de lo desconocido.

Esta semana nos adentramos en el amplio y variado mundo de la ciencia ficción: marcianitos, naves espaciales, experimentos secretos, hombres de negro… El cine, la literatura y la música se unen para contarnos historias que aparentemente son ficticias, pero que podrían ser posibles. Quién sabe.

Comenzamos con una banda que desde sus inicios han sido abanderados de la ciencia ficción, una de las bandas más “frikis” del universo. Amantes confesos de la fantasía y la ciencia ficción, Muse tienen varios videoclips que se encuadran dentro de este género, le han dedicado un disco entero, The Resistance,  a 1984 de George Orwell, su impresionante directo en el estadio de Wembley de 2007 se editó con el título H.A.A.R.P. (Wikipedia), algunas de sus canciones como Citizen Erased o City of Delusion hablan claramente sobre control mental, manipulación y experimentos ocultos… Entre los Caballeros de Cydonia y agujeros negros encontramos este videoclip inspirado en una escena de El Imperio Contraataca (después de que Darth Vader le diga a Luke aquello de…)

Remontémonos a los orígenes de la ciencia ficción en el cine. Georges Méliès fue al cine lo que Julio Verne a la literatura: un pionero. Inspirado por el genial autor, Méliès hizo historia al crear dos películas tituladas Viaje a la Luna y El Viaje Imposible dando origen al género ciencia ficción: los sueños, los viajes, lo imposible se plasman hoy en cientos de películas. El francés ha inspirado a realizadores como Spielberg, George Lucas, James Cameron, Guillermo del Toro, Joss Whedon, Christopher Nolan… cuyas filmografías nacen de la ciencia ficción y la fantasía.  Méliès pues merece un homenaje y qué mejor que los Smashing Pumpkins para ello. De hecho, Tonight Tonight bebe directamente de Viaje a la Luna. El videoclip que se encuadraría dentro del género “Steampunk” (mezcla de elementos del pasado con elementos futuristas) y cuenta la historia de un viaje sideral en un zepelín mecánico… Este videoclip perfecto, se mire por donde se mire, fue el que inauguró un doble disco perfecto de los Smashing Pumpkins, los originales, el mejor álbum de su discografía aquel Mellon Collie and the Infinite Sadness.

Otra película, esta vez de los años 80, que recibe homenajes de vez en cuando es TRON, de Steven Lisberger, que fue una de las primeras películas que contenía efectos generados por ordenador y que además dio origen a otro género de la ciencia ficción: la realidad virtual.  En TRON, que hoy en día es una película de culto y de la que ya se hizo un remake (TRON Legacy), la escena más recordada es la de la carrera en motos dentro de la realidad virtual, aquellas imágenes como de neón que recreaban los diferentes elementos de la escena. Bien pues esa misma técnica y por inspiración es la que se ha utilizado para crear el videoclip de The Strokes 12:51. Es difícil clasificar a The Strokes como amantes de la ciencia ficción, no tienen la imagen podréis decir… pero en el fondo, todos somos amantes de la ciencia ficción, es demasiado amplia. Reflexionad.

Si existe alguien que parece salida de un cuento de ciencia ficción es Björk, toda ella en sí misma. Pero como debemos limitarnos al videoclip hemos seleccionado como ejemplo perfecto All is Full of Love.  Una mezcla entre Blade Runner, Yo Robot e Inteligencia Artificial, Björk es un androide capaz de sentir, de hacer entender que todo está lleno de amor y que va más allá de la imaginación.

El siguiente vídeo es de The Postal Service y aparentemente no tiene nada de ciencia ficción. Pero si os fijáis bien y pensáis un poco en los relatos de Bradbury, JG Ballard y sobre todo en esas películas de los años 70 y principios de los 80… veréis que vais encontrando elementos en común, además del hecho de que refleja un mundo demasiado chachi pistachi (perdón por la expresión) como para ser real. Por otro lado la música de Ben Gibbard (un “nerd” de libro) en este proyecto paralelo es bastante futurista, todo hay que decirlo. Personalmente me recuerda a Encuentros en la Tercera Fase y alguno de los cuentos de Crónicas Marcianas (Ray Bradbury, ed. Minotauro).

Otro que tal baila es Mr. E, Eels mejor dicho. En Last Stop: This Town nos pasamos a la división de la manipulación genética.  Un científico loco trasplanta su personalidad y se la inyecta a una zanahoria que canta mientras se va convirtiendo en un clon. No se puede decir que no tiene imaginación la cosa, porque hay robots y todo, va completito.

Si The Postal Service homenajea a los científicos locos, LCD Soundsystem homenajean a los inventos: muy a lo Frankenstein un señor se inventa un robot, que representa a LCD Soundsystem y le deja salir a un mundo en el que el invento resulta más arcaico que cualquier otra cosa que haya a su alrededor: nació muy rudimentario y bastante caduco, sin embargo al final consigue encontrar a gente que lo valore a pesar de todo. Supuestamente el recorrido de este robot a lo largo del vídeo resume la carrera de LCD Soundsystem en algo menos de 8 minutos.

Un cuento de ciencia ficción con grandes elementos del género es el vídeo Reunion de M83, en él unos niños que podrían ser también aliens, híbridos humanos o dioses, en cualquier caso no son como los seres humanos corrientes, están conectados mentalmente y controlados por un líder que está conectado a una máquina. También son perseguidos por los hombres de negro. Tiene algo de El Pueblo de los Malditos (Wolf Rila, 1960).  Es el sueño del agente Mulder hecho realidad.

Cuanto más real parece lo imposible, más perturbador resulta. Eso es así. Por eso aunque en el video de Bon Iver Towers aparentemente no suceda nada fuera de lo común y parezca un relato más propio de Jack London que de Orson Scott Card, uno no puede dejar de preguntarse ¿Qué estaba intentando construir el ermitaño? ¿Con qué finalidad? ¿Por qué al desmoronarse la torre se desmorona él mismo? Inquietante.

Y acabamos donde empezamos, con Muse. Nos vamos de un planeta postapocalíptico, completamente destruido, iremos en busca de otro lugar donde comenzar de nuevo. Podemos explorar el universo con nuestra nave espacial, atravesaremos anillos de basura espacial que la humanidad ha olvidado: quisimos ir demasiado lejos, demasiado rápido y ahora rogamos por la absolución, la salvación de la especie. El futuro es incierto.  Este vídeo está inspirado en una mezcla entre El Planeta de los Simios y Battlestar Galáctica, ese final.