Friends, la comedia más exitosa de los 90 (I)

Me hace una gran ilusión hablaros de lo que a día de hoy se ha considerado una de las mejores sitcoms emitidas en la televisión en los últimos años y sin duda una de mis favoritas. Con un gran número de fans a nivel mundial,  fue de las más vistas en la parrilla americana durante sus 10 temporadas e incluso su capítulo final fue transmitido en la pantalla de Times Square. No es otra serie que Friends. Pero empecemos por el principio, que aún hay mucho que contar.

 

El 22 de septiembre de 1994 la NBC emitía el episodio piloto de Friends. Fue la primera serie que iba exclusivamente dirigida al público veinteañero, ya que hasta entonces, las sitcoms eran más bien familiares o adultas. Así, Friends cuenta como es la vida en Nueva York en los años 90 desde el punto de vista de un grupo de amigos veinteañeros y sus diferentes maneras de vivir la madurez y los cambios que ésta conlleva. Temporada tras temporada se irá viendo la evolución de cada uno y la llegada a la treintena. La mejor parte de esta serie es que toda esta evolución está contada desde un punto de vista cómico y crítico. Cada uno de los personajes tiene una manera de ser que hace que entre ellos exista una química especial. Como todo grupo que se precie, tiene un lugar de reunión, el cual se convertirá en otro personaje más de la serie, el café Central Perk. Aunque muchos de vosotros hayáis visto la serie, debo presentar a los personajes. La mejor colocada profesionalmente  hasta la fecha es Jenniffer Aniston, que interpreta el papel de Rachel Green, pija y niña de papá que tiene una entrada triunfal en el Central Perk vestida de novia, topándose con su amiga de la infancia, Mónica, uniéndose a ella y a sus amigos. Tendrá que aprender a valerse por sí misma aprendiendo desde abajo. Courteney Cox, ahora en Cugar Town, interpreta a Mónica Geller, cocinera y maniática de la limpieza que lo único que busca es encontrar a un buen hombre para formar una familia. Matt LeBlanc, reciente ganador de un Globo de Oro por Episodes, interpreta al carismático Joey Tribbiani, gigoló y proyecto de actor que llega a la gran ciudad en busca del éxito y la fama, pero que deberá aguantarse con lo que le toque hasta que llegue su momento. Al final de la serie, el personaje de Joey contará con un spin off. Matthew Perry, en la fallida Mr Sunshine, interpreta a Chandler Bing, compañero de piso de Joey y que trabaja en … bueno, nadie sabe en lo que trabaja. Se caracteriza por ser el que pone el toque ácido a cada conversación o evento. Lisa Kudrow, actualmente en Web Therapy, es Phoebe Buffay, masajista y cantautora en sus tiempos libres, que ha sobrevivido en la calle desde que su madre se suicidó cuando ella y su hermana gemela eran pequeñas. Por último tenemos a David Swimmer, que reaparecerá en el cine con The Iceman como Ross Geller, hermano mayor de Mónica y enamorado desde los años de instituto de Rachel. Ahora es paleontólogo y está felizmente casado, aunque no sabe que su mujer es lesbiana.

 

En la primera y segunda temporada vemos como el hilo central es la historia de amor/desamor  entre Rachel y Ross, que se convertirá en una de las historias principales de la serie. En el resto de personajes vamos viendo como Joey consigue su primer papel en la telenovela Los días de nuestra vida, que provocará una ruptura con Chandler. Además, en la segunda temporada aparecerá el que será uno de los grandes amores de la vida de Mónica, el Dr. Richard Burke, interpretado por Tom Selleck, que seguirá apareciendo en algunas de las temporadas siguientes. Por último, la vida de Phoebe se verá cambiada cuando quiere conocer a su padre y en cambio conocerá a su hermano Frank, interpretado por Giovanni Ribisi.

 

Aún queda mucho por contar. Aunque tendréis que esperar a la semana que viene, os adelantaré un detalle. A partir de la tercera temporada, hay una frase que se repetirá durante el resto de la serie en relación entre Rachel y Ross pero que os explicaré en la segunda parte. “¡Nos estábamos tomando un descanso!