“Lost”, la serie que más adicciones produjo en el último decenio. Parte II

LOST, PERDIDOS

A partir de la tercera temporada de LOST, la linea temporal dejara de basarse en los flashback y se complicará enormemente con los flashforward (saltos al futuro) y los flash-sideways (saltos a una realidad paralela). Cuando penséis que no hay nada nuevo bajo el cielo, aparecerán nuevos personajes y se presentarán otros misterios y desafíos. Los guionistas no permiten que el ritmo decaiga ni que nos cansemos de nadie ni nada.

 

Todos estos vaivenes temporales juegan además a descubrirnos un enorme entramado de relaciones, una gigantesca tela de araña en la que se entrecruzan los protagonistas de esta historia creando lazos de unión (voluntaria o involuntaria) entre todos ellos. Muchas han sido las webs creadas por los fans con el fin exclusivo de organizar y tratar de dilucidar qué relación guardan todos y cada uno de los supervivientes del vuelo 815.

 

Si tuviera que destacar algo que me impresionó, un elemento característico y distintivo de la trama de LOST, es la increible capacidad que tiene de jugar con nuestra afinidad hacia los personajes. Nunca penséis que termináis de conocer a nadie. Nunca digáis “este tío es tonto” o “este personaje es mi favorito”. Los roles que parecen asignados a cada uno de ellos giran diametralmente al antojo de los guionistas. El que hoy os cae bien mañana puede ser vuestro peor enemigo. El que parece que no tiene ningún peso específico o aquel que se perfile como importante en la historia, puede llegar a tener un papel fundamental en distintos momentos o bien diluirse como un azucarillo en el café. Esa es la gran virtud de LOST, alimenta la incertidumbre y no permite dar nada por sentado.

 

En contraposición, un problema derivado de la constante obligación que sufren las series para mantenerse en parrilla. La maldita audiencia. Es como si los guionistas, en su afán de mantener a los espectadores enganchados, pensaban más en el día a día que en un final concreto. ¿Cómo alimentar el deseo de seguir viendo una serie como LOST? Pues dejando interrogantes abiertos semana tras semana. Se generó tal cantidad de preguntas sin resolver, que cuando llegó el momento de llegar al final del camino, la sensación que pululó en el aire fue que muchas dudas quedaban sin respuesta. El final se pudo ver en 59 paises al mismo tiempo y generó una expectación inusitada para una serie. Tras la emisión del desenlace, muchos de los “Losties” se quejaron amargamente de la ambigüedad del mismo y de gran multitud de cabos que quedaban sueltos sin explicación alguna. Vuelvo al principio de mi argumento en contra. Los guionistas no fueron capaces de dar una explicación concreta a tantos frentes abiertos. Conforme se armaba el armazón de LOST, ellos mismos se hundían en arenas movedizas, siendo quizás incapaces de encontrar un punto de unión común para todas las aristas de este complejo enigma. Por suerte para ellos, un final tan ambiguo y repleto de vacíos, ha permitido a los fans teorizar sobre el posible significado de todo lo acaecido en la isla, con lo que el legado de LOST ha perdurado en el tiempo y posiblemente se mantendrá activo durante mucho más tiempo. Quizás eso era exactamente lo que se pretendió desde un principio, aunque mucho me temo que nunca llegaremos a saberlo.

 

Virtudes y defectos aparte, si todavía no habéis visto esta serie, os recomiendo que la veáis de corrido, estoy seguro de que no os arrepentiréis de hacerlo, sea cual sea el desenlace final y sea cual sea vuestra explicación a todo lo acontecido en la isla más famosa de la última década.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8.5/10

Escrito por
Más de Dani Poveda

Best Coast ya tienen fecha y título para su nuevo trabajo

Bethany Cosetino, o lo que es lo mismo, la frontman de Best...
Leer más