viernes, octubre 18, 2019

Vueltas antológicas: Resurgir de la nada cuando nadie se lo esperaba

Reportajes Vueltas antológicas: Resurgir de la nada cuando nadie se lo esperaba

Internet arde en el momento que un grupo histórico decide volver tras eso que los anglosajones llaman hiatus. Unos dejaron la música por aburrimiento, por falta de ideas, por situaciones complicada o simplemente porque no tenían ninguna presión por sacar otro disco. Al igual que hay bandas que no pueden resistir producir discos cada año, hay otras que están más a favor de la pausa, porque la música no deja de ser un arte.

Hoy mismo ha saltado a la parrilla de noticias la vuelta de  Incubus, en su día comentamos el regreso de Idlewild. Históricamente esto ha ocurrido siempre: Pink Floyd saca un trabajo después de 20 años y The Who hace gira cuando hemos perdido la cuenta de los años sin editar nada. Pero este fenómeno de los regresos sorprendentes nos trae a muchas otras bandas. Parece impensable que bandas enclavadas en la historia decidan un día reanudar su actividad como si nada hubiera pasado.

En esta semana hemos hablado y mucho del regreso de D’ Angelo. Casi 15 años han sido necesarios para regresar al estudio y dar vida a este bien creado Black Messiah. Nunca se dejó de saber de él: Había colaboraciones, material adicional pero desde el año 2000 estuvo en su propio barbecho creativo que podía haber sido más largo de no ser por un impulso que ha tenido la discográfica en adelantarlo a este año que se va. Os dejamos aquí nuestra reciente opinión sobre su flamante trabajo:

https://www.crazyminds.es/discos/dangelo-and-the-vanguard-black-messiah/

Ride es otro caso de desaparición y vuelta a la realidad años más tarde. En seis años sacaron cuatro álbumes pero en 1996 decidieron que se acababa el proyecto y con mejor o peor suerte, muchos de sus miembros se reincorporaron a la música. Siempre hubo cierta tensión que llegó a su máximo exponente en las últimas giras. Por ello, decidieron que aquí se paraba todo, en el trance entre el shoegaze y el britpop. No fue cuestión de adaptación, sino de principios.

Pero esos mismos valores les han hecho volver, al menos a los directos, y en 2015 harán diversos conciertos, entre ellos, en el Primavera Sound. ¿Qué os parecería una vuelta al estudio de Ride?

Muchos grupos coetáneos a Ride vivieron este tipo de devenir. My Bloody Valentine es un grupo cuyo legado musical podría considerarse escaso en volumen pero largo en el tiempo. ¿Por qué? Aunque comenzaron antes de finalizar los años 80, sólo cuentan con tres discos, produciéndose el mayor descanso entre 1991 y 2013. Aunque hubo problemas con la discográfica volvieron para algunos directos, pero parece que es en estos últimos tiempos cuando su carrera se ha estabilizado más e incluso se habla de un posible cuatro largo.

Slowdive llevó un camino parecido: Iban creciendo velozmente pero en 1995 dejaron de producir discos. Eso sí, 2014 fue el año de su regreso a los escenarios, así que aunque no podamos tararear nada nuevo, esta vuelta parcial ayuda.

Las giras también unieron a Pulp en su día. Lo teníamos que decir: Convivir con Jarvis Cocker hace años tuvo que ser maravilloso pero a la vez bastante complicado. Su creatividad es abrumadora pero sus excesos también eran conocidos en los círculos y la falta de criterios comunes y la inestabilidad emocional del cantante llevó a Pulp al estrellato.

Desde 2001 no existe mucho material nuevo de la banda que puso a Sheffield en el mapa, pero en solitario nunca dejó de estar presente: Discos, libros, participaciones en programas de radio le hicieron seguir viviendo felizmente de la música pero en 2011 rompieron todos nuestros esquemas anunciando una gira mundial que los llevó a muchos rincones. Pulp se posicionan de forma muy nítida si volverán al estudio de grabación, pero su película documental ha sido un éxito.

Este tipo de historias también nos suenan a The Libertines. Llevamos hablando semanas de esta vuelta pero es que ha sido bastante sorprendente, aunque la gira llevada a cabo el verano pasado anunciaba tiempos mejores.

Han pasado 10 años desde que partieron el corazón a miles de fans con su separación. Han sido diez años de acusaciones, momentos duros, creaciones en solitario y un regreso que ahora narran casi día a día a través de las redes sociales. Se puede hablar de cambio radical por parte de ellos, lo que esperamos es que su música no cambie ni un ápice.

Son muchas bandas las que tras años de intensa actividad, pararon. Swans o Suede son vivos ejemplos de que todo acaba, aunque luego haya una segunda parte enriquecedora, aunque en algunos casos eran regresos más posibles.

El caso de Pixies también fue curioso. Aunque han estado once años separados, no podemos olvidar que el trabajo anterior a Indie Cindy, que salió en 2014, data de 1991. Menos mal que se han resarcido de todo este tiempo y volvieron con gira y disco aunque con cambios en la formación de forma algo abrupta, también. El fin no justifica los medios, aunque rodaran cabezas en esta ocasión.

Los estadounidenses Luna sacaron su último trabajo en 2004. Vinieron de otras bandas como Galaxie 500 y tuvieron sus años de actividad masiva pero todo finaliza y en este caso finalizó en, ¡Matrimonio! Ahora, en 2014 volverán con una gira conmemorativa que también pasará por España. Proyectos enterrados que ven la luz de repente.

Aquí tenemos también algunos casos: Australian Blonde, banda asturiana que le dio fuerte en los años 90 ha dejado pasar 10 años para volver a producir y el regreso de Mercromina a los escenarios viene tras un descanso interesante y de hecho, según reza su web, no tenían muy claro el regresar por si se generaran arrepentimientos. Y ahora ambas bandas giran por las salas españolas como si lo hubieran hecho todo este tiempo.

Seguro que algunos regresos os han sorprendido para bien o para mal, ¿Cuál es vuestro regreso soñado? ¿Aún no ha tenido lugar? ¡Esperamos vuestros comentarios!