The Libertines podrían grabar un nuevo trabajo después de 10 años. ¿Error o acierto?

Ayer leímos una noticia que asciende a sorprendente: puede que The Libertines saque material nuevo. Aunque esta banda estén siempre en boca de todos, a nivel musical han producido más bien poco, de hecho, tiene sólo dos álbumes en el mercado. Lo que pasa es que la fama persigue al músico.

Este fenómeno es un patrón que se repite: Rodríguez, el protagonista del documental Searching for sugar man, tiene dos álbumes y ahora es una estrella mundial que incluso baraja sacar un tercer álbum después de que los dos primeros salieran en los años 70. Y ni él sabía que era tan famoso.

Estamos hartos de seguir las andanzas del líder de The Libertines: Pete Doherty, ese ser cadavérico que coquetea con todo tipo de sustancias prohibidas, cuya carrera oscila entre  Babyshambles y otras cosas, pero, ¿dónde comienza la historia?

The Libertines es el inicio de la carrera musical de Pete y Carl Barât, que en 1997 junto a otros miembros, fundan esta banda. Todo comienza idílicamente en el barrio de Candem Town, donde encuentran a una abogada de Warner que cree en ellos y les da la oportunidad de grabar, en el año 2000, sus primeras ocho canciones. Vamos, el sueño de cualquier músico.

Tras telonear a bandas como The Strokes y con la formación al completo viene el éxito y con él, su primer trabajo Up the Bracket en 2002. Son tiempos maravillosos para ambos portentos musicales pero la mala vida que lleva Pete no ayuda a la evolución. Esa rabia contenida tras apartarlo de la banda le hace crear Babyshambles, una formación paralela que comienza a rodar en el 2003.

Los problemas para Pete aumentaron y acabó entre rejas pero, a la salida, se encontró con Carl, el mismo que le había expulsado de la banda y con quien mantenía una relación enfermiza de amor-odio (de hecho, llegó a entrar a robar en casa de Barat). Tras este momento y ya en agosto de 2004, lanzan su segundo trabajo The Libertines, donde canciones como Don’t Look Back Into The Sun nos demuestran que el talento estaba a su servicio, aunque su actitud estuviera a años luz, sobre todo la de Pete, el malo de la película.

Pero la mejora de Pete fue momentánea, hasta el punto que a finales de 2004 dieron su último concierto que les tuvo separados durante 6 años. Finalmente ambos tuvieron sus proyectos hasta que el 2010 se produjo un acercamiento y decidieron actuar en Reading Festival de Leeds. Aunque se mostraron reacios hasta ahora, en 2014 han seguido haciendo conciertos, entre ellos en el FIB. Parece que los años les han ayudado a suavizar su delirante relación y sacar adelante a The Libertines, ¿Y cuál es la razón?

Tras esta reunión podría haber motivos meramente musicales, pero puede que haya un factor económico importante que ayude. Que The Libertines grabara 10 años después sería un suceso maravilloso pero podría tener dos caminos: El éxito o el fracaso.

Al hilo de los regresos históricos hay mucha tinta plasmada. Los hay buenos, mejores, peores y terribles. Por ejemplo, entre los casos de éxito, valdría destacar al gran David Bowie. Él es la elegancia personificada, y ha sabido regresar al mercado musical sin nunca marcharse y sobre todo, dejando el listón bien alto. Pasaron 10 años entre su penúltimo trabajo (Reality, 2003) y su último álbum (The Next Day, 2013).

Otro buen ejemplo de buen hacer en un retorno sería Beck. Una enfermedad grave le separó de la música, pero los siete años que ha pasado hasta que ha lanzado Morning Phase le han servido para crecer en todos los aspectos y firmar un disco diferente, pero lleno de matices mágicos.

Y cómo no acordarnos de Pixies. Tras Trompe le Monde en el año 1991, no hubo material nuevo aunque sí reencuentros, pero parece que ha sido el año 2014 la fecha clave para ver a los de Boston en activo. Su música no es lo mismo que en tiempos pasados y más tras la marcha de Kim, pero la idea de verlos en directo ayuda a alimentar el mito.

Pero, al igual que hay éxitos, también hay reuniones de bandas que fracasan estrepitosamente. ¿Os acordáis de la vuelta de The Verve? Cuando el britpop estaba en plena ebullición, llegó Urban Hymns con su hit Bitter Sweet  Symphony. Todo apuntaba a que sería una banda memorable, pero tras rupturas y regresos, sacaron Forth en el 2008 y el mito se hundió. Se les perdió la pista.

Embrace, que en el año 2004 sacaron un gran trabajo llamado Out of Nothing que encandiló a la crítica musical del momento, pero tras ochos años meditando si sacaban material nuevo, se les ha pasado el tren de la fama con su álbum homónimo editado este año, aburrido como él solo.

Aunque quizá uno de los casos más sangrantes de retornos que prácticamente son un timo sería el de los Sex Pistols. Aunque volvieron de gira en el año 1996 con John Lydon a la cabeza, y han repetido en años posteriores, todos sabemos que no tuvo el éxito esperado. Más bien para olvidar.

Está claro que hay vueltas que son maravillosas y otras que les cuesta la fama al grupo. Ojalá The Libertines decida hacerlo bien, con cabeza y con menos locuras, claro.

Más de Vanesa Carro

Nace una nueva alternativa de conciertos en Madrid: Sound Isidro ya está aquí

Una de las cosas que más me gusta de vivir en Madrid...
Leer más