Sing like an angel, scream like a devil: 1 año sin Chester Bennington

Linkin Park - crazyminds.es

Existen personas que están predestinadas a formar parte de la historia de la música y una de esas personas es Chester Bennington (Arizona, 1976). De pequeñito su sueño era formar parte de Stone Temple Pilots y lo cierto es que los sueños a veces se hacen realidad.

En 1993, con solo 17 años, grabó su primer disco de estudio con su banda Gray Daze. Tras este llegarían otros dos más hasta que en 1998 dejó el grupo.

Llegó a pensar en dejar la música, pero tras enterarse de que había un grupo llamado Xero que buscaba cantante se presentó a la audición. Curiosamente ignoró que era su propio cumpleaños durante la grabación del tema para la prueba, y es que estaba claro que Chester tenía muchas esperanzas puestas en formar parte de aquella banda.

Xero cambió de nombre y pasó a ser Linkin Park y en el año 2000 lanzaban su primer disco: Hybrid Theory. El resto, como suelen decir por ahí, es historia. Linkin Park llegaría a grabar hasta 7 álbumes de estudio y firmar miles de conciertos por todo el planeta. Chester pasó a ser la voz de una generación, el hombre que lideró al Nu metal.

Entre toda la actividad que conllevaba ser miembro de Linkin Park, también tuvo tiempo para crear un proyecto alternativo llamado Dead by Sunrise con el que sacó otro álbum.

Así, un día llegó el momento que Bennington tanto había ansiado de niño. En el mes de Mayo de 2013 cumplió su sueño de la infancia y se unió a Stone Temple Pilots en sustitución de Scott Weiland, llegando a grabar un EP con ellos.

Su compañero y gran amigo en Linkin Park, Mike Shinoda le definió como el hombre de las tres voces. Chester tenía un rango tonal que podía hacerle desempeñarse como tenor lírico (con capacidad para moverse en notas altas) y a la vez sacar a la bestia con su voz gutural, aparte de haberse atrevido a rapear esporádicamente. Los miembros de la banda alucinaron en un principio: pensaban que necesitarían varios cantantes y Chester pudo desempeñar todas las funciones sobradamente.

Más allá de los escenarios, como queda patente en diferentes entrevistas, no cabe duda de que siempre fue una persona sincera y que tras esa energía que transmitía en el escenario y en sus canciones siempre había un halo de dolor que nunca tuvo miedo de esconder y compartir con los miles de fans que le seguían.

Si te paras a ver videos de Linkin Park fuera del escenario verás que hay algo que coincide en todos ellos: Chester sonriendo. Tal como sus propios compañeros han comentado en numerosas ocasiones, Bennington era ese pegamento, ese pilar en el que apoyarse y con el que reírse y disfrutar. De alguna manera eso fue también para muchos de nosotros y de nosotras cuando acudíamos a sus canciones en busca de ayuda: ese amigo que te apoya cuando estas hecho una mierda.

Desde que te marchaste Chester, te echamos de menos, mucho. I do. We do.

Más de Javier Martínez

10 Cosas Que Posiblemente No Sabías Sobre… Led Zeppelin

Existen pocas bandas en la historia como Led Zeppelin por varias razones. Consiguieron...
Leer más