Los Mejores Discos de 2018 (Internacional): Del 50 al 1

Los Mejores Discos de 2018 (Internacional): Del 50 al 1

Sí, estamos encarando ya la segunda quincena de diciembre, semana repleta de cenas y fiestas de empresa, cestas de Navidad y pagas extra para los más afortunados, y sobredosis de villancicos, buenos deseos y nuevos planes para la mayoría. Pero también es ese momento en el que todos los medios musicales, grandes y pequeños, publicamos esa lista de los Mejores Discos del Año que ha convertido nuestros grupos de Whatsapp y bandejas de entradas en verdaderos campos de batalla defendiendo unos y otros candidatos durante el último mes. Eso por no hablar del interminable excel para llevar a cabo las votaciones, que es un mundo aparte. En fin, esperamos que os guste nuestra lista de este año, no sabemos si será la mejor, tampoco creemos que será la peor, pero sí resume de una forma bastante clara las opiniones (variopintas, todo sea dicho) de todos aquellos que formamos esta web. ¡Disfrutadlo y, por supuesto, nos encantará leer vuestros comentarios en redes sociales!

50. Unknown Mortal Orchestra – Sex & Food

(…) En definitiva,este cuarto trabajo de UMO continúa mostrando su sonido representativo, a la vez que suma detalles que evidencian la madurez creativa ala que se acerca Nielson.

49. The Wombats – Beautiful People Will Ruin Your Life

(…) Tal como pasacon Weezer y los Strokes, siguen en su línea de melodías pegadizas que hacen de este largo un buen compendio de once temas dignos de baile y diversión más las quejas hacia amoríos pasados quedan reflejadas en sintaxis obvias. 

48. Lucy Dacus – Historian

Un nuevo caso de esplendor musical con una edad casi insultante. Y es que Lucy Dacus,compositora estadounidense de 23 años, ha logrado afianzarse a la par que de mostrar que todas las expectativas que levantó hace dos años con No Burden eran fundadas. Historian es un disco en el que enseña al mundo esa faceta que parece ocultarse a la vista, lo íntimo y reflexivo. Ella misma argumentaba que“era el álbum que necesitaba hacer” y no nos queda otra posibilidad que dar las gracias mientras lo escuchamos una y otra vez. Un diario personal cantado directo al corazón y en el que narra, desde su experiencia, su realidad: desde la vida a la muerte pasando por la risa y el llanto.

47. Imagine Dragons – Origins

(…) quien haya diseñado este paseo musical tenía sus mejores dotes como arquitecto de montañas rusas. Origins se deja querer en muchos momentos y hay matices admirables y disfrutables (…) Tiene lo que cabría esperar de la banda: sus coros, ambientes reverberados y repetición, lo cual no lo hace aburrido. 

46. Young Fathers – Cocoa Sugar

(…) Este álbum es un gran avance en el sonido de Young Fathers. Su  acercamiento a una visión más pop de su sonido ejemplifica la experimentación en este género. Por otra parte, es un gran ejemplo de cómo manipular el sonido góspel y los lleva a liderar, junto a otros artistas, el uso del mismo.

45. The Vaccines – Combat Sports

(…)The Vaccines firman un disco divertido, se pasean desde los 60 hasta la fecha, pasando por varios estilos, tanto con ritmos surferos, como otros con más gamberro punk-rock , pop e indie-rock. Hasta la fecha es un grupo de los que si te los encuentras en un festival, te hace pasar un buen rato, los temas de Combat Sports los podrás utilizar para poner banda sonora a este verano, todavía por llegar, con un enérgico arranque y un nostálgico fin…

44. First Aid Kit – Ruins

(…) Gran álbum para comenzar el año caracterizado en términos generales por un sonido redondo con regusto a grabación analógica (…) Su estilo vuelve a tocar desde dentro el folk-pop y las raíces norteamericanas y sus armonías vocales son dignas de disfrute, más incluso que la elaborada instrumentación que han presentado.

43. Elvis Costello & The Imposters – Look Now

Con este disco, ha vuelto el mejor Elvis Costello. Alejado de experimentos y probaturas, regresa con toda la elegancia que le caracteriza en una obra a la altura de sus clásicos. Tras diez años sin publicar material nuevo con The Imposters, Look Now se muestra como una colección de canciones homogénea, sin estridencias ni temas de relleno, donde cada pieza encaja a la perfección en la totalidad del álbum y da sentido al conjunto. Melodías concisas y luminosas,una interpretación vocal de altísimo nivel y los deliciosos arreglos que visten las canciones, hacen de este disco una de las mejores noticias del año. El regreso del maestro Costello en plena forma.

42. Skee Mask – Compro

El primer LP del joven alemán en Ilian Tape es uno de los mejores discos de electrónica de este curso. Su combinación de breakbeats con sintetizadores evocadores y melodías ambientales es inapelable, y corre el riesgo de ir generando cierta mistificación alrededor de su oscura figura. Escuchando este Compro se hace difícil no remitir a grandes del género como Aphex Twin o Boards of Canada, con los que Skee Mask promete estar codeándose de aquí a unos años.

41. Jon Hopkins – Singularity

(…) Singularity es uno de los discos más sugerentes e interesantes de electrónica que hayan sido lanzados en los últimos años. Si bien Hopkins sigue a años luz de artistas como los del sello Warp en lo que a experimentación se refiere, su capacidad expresiva es soberbia. Su talento, perfectamente plasmado en este álbum, reside en convertir un discurso artificial y a priori lejano como la electrónica, en algo tremendamente humano y en última instancia natural.

40. Ben Howard – Noonday Dream

El folk no tocó techo en su experimentación con Bon Iver y su volcánico viaje en 22, A Million. Ben Howard pone de manifiesto en Noonday Dream los límites del género al confeccionar viajes lisérgicos donde nos invita a contemplar la belleza de un paisaje cambiante a lo largo del cual las guitarras acústicas nos dan de la mano y los efectos musicales oníricos junto a voces provenientes del más allá nos mecen con suavidad. Noonday Dream es algo complicado, pero el resultado de su escucha es altamente satisfactorio.

39. Parquet Courts – Wide Awake

(…) Parquet Courts exprimen la saga comenzada con Human Performance. Críticas y alevosías políticas aparecen acompañadas de riffs bailables y rompedores. El tono revolucionario no disminuye, con un deje negador de toda creencia. Todo ocurre al unísono, mientras diferentes personas cantan a coro un gol de Landon Donovan en el ’92. Quizás, algún día, en los bares y pubs también se produzca una revolución y dejen birra y fútbol de lado, encaminándose a cambiar el mundo, quizás.

38. Iceage – Beyondless

(…) Posiblemente si os dijese que Elias​ tiene 26 años, no os lo creerías. Cuando escuchas el disco parece mucho más maduro e incluso atemporal. Un disco que parece novelesco y con inteligentes guiños a la vida moderna. Mezclas del absurdo, la agonía, la nostalgia, entre otras, son los componentes de Beyondless. La banda se ha arriesgado con nuevas direcciones, ha madurado y ha presentado un trabajo lleno de matices.

37. Chvrches – Love Is Dead

(…) Y tras incidir en la gran cantidad de capas añadidas en comparación con trabajos anteriores cabe destacar también el toque aportado por Burberry de Pet Shop Boys en God’sPlan, con Martin Doherty a la voz. Chvrches aveces suenan desordenados, tocan bastantes palos y no acaban de encajar, mas su línea conductora y sello de identidad se mantiene en este Love IsDead. Se desvían de lo esperado, por inesperado que fuera, y se acercan a algo más “actual” sin perder su esencia.

36. Suede – The Blue Hour

Octavo disco de una banda, ya clásica, que se va reinventando con los años. The Blue Hour quizás no cosechará a muchos fans nuevos, pero será un regalo a todos los seguidores que ya tiene la banda. Y también una muestra de cómo siguen igual de fuertes que en sus inicios. Uno de sus trabajos más oscuros y dramáticos, comparable al magnífico Dog Man Star del ’94. Un álbum de estudio denso y compacto a la vez que uno de los más interesantes, originales e imaginativos de los que ha hecho Suede en sus más de veinte años de recorrido.

35. Eels – The Deconstruction

(…) Hay agilidad (You Are The Shining Light), y lentitud (The Epiphany), alegría y tristeza, destellos y apagones… la dicotomía es constante en The Deconstruction, disco que, haciendo honor a su propio título, se puede descomponer en diferentes fragmentos que cuenten historias aparentemente inconexas entre sí. Pero realmente estamos ante pequeñas partes de un todo cuyas piezas, al unirse, dan forma a la propia existencia humana o al menos al universo que cada persona aloja en su interior, donde nada es tan deprimente ni tan exultante como parece.

34. Slaves – Acts of Fear & Love

Slaves nos presentan el mejor disco que han escrito hasta la fecha, según las palabras de Isaac Holman y Laurie Vincent, integrantes del dúo de punk. Con unas letras más elaboradas y centrado en la producción, podemos notar la diferencia de las partes vocales de Holman con respecto a trabajos anteriores, que no se limitan sólo a sus “gamberradas” de siempre, sino que también entona debidamente como en el tema Daddy —al que Ellie Rowsell, cantante de Wolf Alice, proporciona los coros. Acts Of Fear And Love se compone de nueve temas que nos dejan con ganas de más. Comienza con The Lives They Wish They Had, una crítica a la fijación de la sociedad actual por el “postureo” y trata todo tipo de temas como el descontento ante el gobierno en Bugs —tema que han declarado, es su favorito— o las consecuencias de una ruptura en Chokehold, siendo este el segundo single del álbum. Sin duda es un álbum que no deja indiferente.

33. Against All Logic – 2012-2017

(…) Nicolas Jaar ha tenido un final de 2017 y un principio de 2018 especialmente prolíficos. A el relanzamiento de una versión de Sirens se une la recolección de esta serie de singles soberbia e infecciosa, que ha compartido a lo largo de los últimos años, también en sus directos y sesiones. Convirtiéndose ya desde hace dos años en una de las figuras más visibles y reconocibles de la música de baile internacional, el músico parece hacer caso omiso al ruido que está generando, entregando con la misma regularidad y originalidad canciones que resultan interesantes desde múltiples perspectivas, repletas de matices, pero no por ello aristócratas.

32. Robyn – Honey

Ocho años han pasado desde el último disco de Robyn; ha sido un tiempo muy largo para sus seguidores, pero la espera ha valido la pena. En este tiempo la compositora ha madurado, ha vivido muchas cosas, y eso se plasma perfectamente en esta nueva obra maestra del electropop. Ha cogido los mecanismos del pop moderno, lo ha mezclado con sus ritmos robóticos y pegadizos que tanto brillaron en su Body Talk, y lo ha abrazado todo con una calidez y humanidad dando una lección de cómo debería ser el pop. Temas que van de la vulnerabilidad y las rupturas al renacimiento del amor. Robyn nos vuelve a demostrar que se pueden crear temas dance en los que no puedas dejar de bailar sin perder todo el peso emotivo y humano. Continúa creando tendencias que se oirán en los años venideros. Innovación y emoción van siempre de la mano.

31. Kurt Vile – Bottle In

Uno escucha Bottle It In y se topa con la enésima muestra de la facilidad que tiene Kurt Vile para confeccionar melodías con las cuales dejarse llevar gracias a grandes guitarras envueltas por cálidas atmósferas. Sin embargo, una escucha en profundidad pone de manifiesto la capacidad compositiva del músico, ya no solo en los tres grandes pilares del álbum que rondan los diez minutos, sino en el mimo de las piezas más cortas y delicadas. Sin duda, uno de los estrenos más cuidados y agradables que nos podemos encontrar en este top.

30. Anna Calvi – Hunter

Cinco años después de One Breath, la británica vuelve con su tercer disco y el más complejo que tiene hasta el momento. Mezclando sonidos guiados por su guitarra y, principalmente,por su mágica y profunda voz, Calvi ha creado un disco, que ya suena a pieza clásica, en la que habla de identidad, sexualidad y política. Se solidifican los talentos de la compositora, controlando todo lo que pasa, sin perder el disfrute, mientras te va deconstruyendo el perfil de la masculinidad ciega y reconstruyendo el poder del feminismo y el deseo. Un disco polarizado pero muy fluido en el que uno, rápidamente, se encontrará atrapado y dejándose guiar por las palabras de Calvi.

29. Blood Orange – Negro Swan

(…) Así es este álbum, en la primera escucha lo que parece un negro haciendo cosas de negros se convierte realmente en un ejercicio de trascendencia musical y pastiche, así como referencias a los grandes de la música (Marvin Gaye, Charles Mingus, Cocteau Twins…), y por supuesto sus contemporáneos de los que constantemente aprende y respecto a los que muestra una gran humildad. Pero esto no es algo que vaya a la contra del álbum, todo lo contrario, así es Devonté y por tanto Blood Orange, un artista que pone a su disposición toda una realidad, ya no solo la negra, puesto que él mismo reconoce la influencia de artistas tan lejanos como los franceses Air e incluso de música clásica. En este artista confluye una gran sensibilidad artística con un estudio profundo de la cultura musical, así que desde aquí no podemos nada más que esperar su próximo trabajo, lleve  el tiempo que lleve.

28. Superorganism – Superorganism

La extensa agrupación afincada en Londres ha firmado uno de los discos más sencillos y a su vez sorprendentes del curso. Su delirante uso de la producción, los sonidos “foley” y una buena tanda de estribillos pegadizos, hacen de este homónimo uno de los debuts de pop del año.

27. Jack White – Boarding House Reach

(…) Es innegable que estamos ante uno de los mayores talentos de la actualidad y que ha dado rienda suelta a toda su creatividad. Pero no podemos dejar de afirmar que se echa de menos un mayor protagonismo de las canciones en detrimento de algunos desarrollos instrumentales desmesurados o de los excesivos devaneos que el músico afincado en Nashville tiene con cada uno de los juguetes que encuentra en su estudio.

26. SOPHIE – Oil Of Every Pearl’s Un-Insides

Después de tantos años esperándolo, al fin salió el primer álbum de estudio de SOPHIE. Y minutos después de su lanzamiento, ya se convirtió en una obra clave de la avantguarda pop y electrónica. Como ya venía haciendo con sus pasados temas, SOPHIE no deja de deconstruir el pop para crear un nuevo sonido dentro del género. Composiciones complejas, llenas de cambios de ritmos fuertes, pero, a la vez, con mucho color, vida y, también, belleza y melancolía. Una muestra, además de la brillante técnica de producción de la artista, de cómo géneros que se creían cerrados están evolucionando como los que más y haciendo avanzar a la música hasta nuevos niveles.

25. The 1975 – A Brief Inquiry Into Online Relationships

(…) Como os avanzábamos, el disco contiene muchos estilos y numerosos temas. Quizás no todos gusten, pero lo que está claro es que The 1975 han echado el resto con este nuevo CD. Os recordamos que la propia banda confirmó que a este nuevo CD le seguiría otro en el próximo año. The 1975 no parar de darnos sorpresas.

24. Shame – Songs of Praise

(…) Además, este Songs of Praise de Shame tiene espacio para la crítica, la denuncia y el vacile en sus letras. Críticas que van hacia la prensa musical, esa que tanto les está elevando sin que la banda todavía no haya levantado vuelo, hacia las relaciones sexuales cuasi pederastas y lascivas como en Gold Hole o hacia el suicidio como en el último tema, Angie, el más lento y melódico. Shame y su primer disco muestran que actitud, juventud y talento suelen ser la tría daperfecta para desatar nuevas pasiones y apostar por discos que remuevan un poco una escena musical a la que le falta inmediatez y le sobra mercadotecnia y hype.

23. Spiritualized – And Nothing Hurt

(…) Creo que “hold” es una palabra recurrente en la discografía de mr. Pierce. Sólo con ella podía finalizar este nuevo disco. Sail on trough cierra una obra mayúscula desde la desnudez, con coros. Con una sensibilidad para la belleza tan poco usual en los tiempos de instagram y los filtros valencia que aún le dota mayor valor al servirnos como oasis (..) mi conclusión es clara, es su mejor trabajo hasta la fecha.

22. Franz Ferdinand – Always Ascending

(…) Cuando las diez canciones llegan a su fin aparece, en último lugar, Slow Don’t Kill Me Slow, el cierre perfecto a este quinto larga duración de la formación de Glasgow. Se bajan las revoluciones y, con una crepuscular pieza, retomamos la esperanza de que Franz Ferdinand continúan en plena forma y son capaces de seguir ofreciéndonos discos interesantes, aunque por el momento no lleguen a regalarnos canciones tan imperecederas como las de sus primeros trabajos. Cabe preguntarse si el error no será nuestro por tender siempre a comparar cada nuevo material con sus mayores hitos. Lo importante es que podemos volver a confiar en ellos.

21. Gorillaz – The Now Now

(…) Hay que considerar, eso sí, que el afán por experimentar está presente (característica de Gorillaz desde sus inicios) y que han comenzado su nueva etapa tal y como la acabaron: con dos discos consecutivos y poco distantes temporalmente, pero diferentes siendo el segundo más introspectivo que el anterior. Siendo así, que nadie espere temáticas de amor desesperado y excesivo romanticismo ya que igual se encuentra referencias al Brexit, al panorama armamentístico de Reino Unido y a otros temas de actualidad procesados por la mente, el puño y el pentagrama de uno de los líderes de la banda.

20. David Byrne – American Utopia

(…) Precisamente ese es el punto fuerte del álbum, la facilidad que tiene el artista para conseguir que en un disco de canciones a priori heterogéneas se acabe imponiendo un discurso y todo vaya por un camino marcado. Según el propio artista, el álbum va sobre cuestionarse el mundo en el que vivimos, sobre preguntarnos si todo lo que nos rodea no podría ser de otra manera y al menos en ese aspecto parece que Byrne es honesto y transfiere su perplejidad a la música. A pesar de estar devuelta de todo, se aprecia una cierta candidez en las letras a medio camino entre el niño impresionable y el genio adulto, entre lo naïf y lo sarcástico.

19. Low – Double Negative

Double Negative es un viaje a páramos desérticos y dolorosos. Retazos de sangre y melancolía aguardan en cada esquina mientras el álbum avanza a paso marcial con juegos de producción contundentes y ruidosos con los cuales elevan al oyente a una nueva dimensión. Álbum complicado pero necesario en la trayectoria de un grupo que deja de lado las instrumentaciones usuales para abrazar de lleno la experimentación en un trabajo redondo.

18. Big Red Machine – Big Red Machine

Big Red Machine es la historia de dos grandes músicos (Justin Vernon y Aaron Dessner) que se reúnen con un gran grupo de amigos para crear música desde la necesidad de evadirse y abandonar su zona de confort. El resultado es un álbum de comunión lleno de artificios electrónicos y sinceridad primitiva, donde los gritos y el autotune de Vernon se complementan a la perfección con los arreglos de Dessner. ¿Había que esperar otra cosa detrás de las mentes pensantes de Bon Iver y The National?

17. Greta Van Fleet – Anthem of the Peaceful Army

(…) Mucho que mejorar, consolidar un estilo propio y reconocible, pero conservando sus influencias… Hagamos con Greta Van Fleet y sue xquisito Anthem Of The Peaceful Army lo que algunos gurús futbolísticos han pedido con Messi y Ronaldo. No los comparemos, simplemente disfrutémoslos.

16. Muse – Simulation Theory

(…) La dualidad del álbum hace que nos planteemos cómo será su puesta en escena. ¿Aparecerá Matt en una especie de Delorean? Lo que también genera controversia cuando la música queda en segundo plano, por la espectacularización de esta misma. Algo para que lo que tendremos que esperar, al menos en España, hasta julio para comprobarlo.

15. Yves Tumor – Safe In The Hands of Love

(…) Tumor habla en primera, segunda, tercera persona; masculino, femenino, lo hace de forma amenazante, cariñosa, tierna o fría… parece querer plantearle al oyente tanto todas las variables que encuentra dentro de sí, como las que rodean y colapsan el mundo relacional en el que debe expresarse y componer su música. Pero también parece querer expresar una gran sensación de alteridad y comprensión. Sus canciones son más conciliadoras, globales y comprensibles que nunca. Esta incertidumbre conceptual que no se despeja por más y más escuchas que le dediquemos a Safe In The Hands of Love, no hace otra cosa que elevar la estima que podamos sentir por su contenido musical. Yves Tumor ha conseguido realizar un LP breve, fresco, atrevido, sugerente, y… Aunque no adelantado a su tiempo, un disco que sí que aúna con gran maestría los elementos más avanzados de nuestra música. Uno de los discos del año.

14. Nine Inch Nails – Bad Witch

(…) Tras años de cambios de formaciones, de cambio de discurso y de mucha experimentación creativa quizá el engranaje haya logrado un cierto equilibrio de elementos a priori dispares después de la catarsis y la extenuación con un lenguaje que ha costado casi 20 años comprender para ellos mismos. Impresionante la evolución interna que han desarrollado en apenas dos años desde que se decidieran a lanzar la trilogía deeps. Así que si estas son sus primeras palabras aglutinando todos los elementos del universo creado por Reznor, Ross, Finck, Cortini y Rubin me parece un fabuloso renacimiento del proyecto personal de una de las mentes más increíbles de la música de los últimos tiempos que siempre ha buscado su propio lenguaje para expresar sus emociones e inquietudes alejado de la autocomplacencia. Elviaje ha sido increíble hasta llegar aquí, el resultado sorprendente por lo bien que fluyen todos los elementos y que nos acompañe el sentido de la palabra y el aire de aquel inconformista Bowie me parece como para otorgar a este álbum que nació como ep la categoría de obra de arte mayúscula.

13. Editors –Violence

(…) Este trabajo acaba con un digno final titulado Belong. Es un paso más en la carrera de los británicos que mama de un montón de sonidos adquiridos a lo largo de los años y tomados por las influencias del grupo. Es el reflejo de un conjunto de músicos liderados por una voz muy particular que queda balanceada con la instrumentación gracias a un gran trabajo de producción que da momentos densos y brillantes durante tres cuartos de hora.

12. U.S. Girls – In a Poem Unlimited

(…) IAPU es una declaración de lucha, es un llamado a la revolución en busca de equidad y es a la vez una gran declaración de sonido pop de calidad, decorado con diversidad de recursos tomados de otros géneros: Disco, Techno, Elecctronica, Funk, Noise, Trip Hop, Jazz… Ejemplifica además, que el contenido fuerte, crítico, crudo; no siempre tiene que estar envuelto en un empaque áspero y ruidoso; al contrario, este trabajo está diseñado para enviar su mensaje colándose entre sonidos amigables y hasta bailables. Es más, si no percatamos las letras, nunca pensaríamos que trata temas como el abuso hacia las mujeres, la igualdad de género, el intervencionismo militar o las taras de la religión. Un gran álbum para disfrutar y reflexionar nos ha dejado U.S. Girls.

11. Interpol – Marauder

(…) Desde luego que se aprecia y acoge la apuesta, es bien recibida y deja ver que si Interpol se propusiera hacer un gran álbum ambiental e instrumental podrían dar bastantes y gratos resultados (…)Marauder suena arriesgado, renovado y maduro; con apuesta directa en las técnicas de grabación y propuestas dispares 

10. Father John Misty – God’s Favourite Costumer

(…) Todo aquel que se enamorara hace unos meses de Pure Comedy, en God´s Favorite Customer encontrará nuevas razones para seguir creyendo en su idilio. La demostración de que Father John Misty es actualmente uno de los creadores más interesantes del momento está aquí, ajeno a modas y estancamientos artísticos. Un cantautor del siglo XXI, que no pierde de vista sus raíces, con un pie apoyado siempre en sus referentes, en los maestros del oficio. Y otro pie en el presente, en una realidad que a veces se orna oscura, pesimista o demasiado agria, pero que con voces como la de Josh Tillman, se encuentran remansos de paz, esperanza de salvación y,sobre todo, una empatía que ayuda a identificarnos en el día a día.

9. Let’s Eat Grandma – I’m All Ears

(…) En definitiva, Let’s Eat Grandma, el dúo formado por dos colegas desde la infancia que empezaron en esto a una edad muy temprana, han catapultado su sonido creando una madura, contemporánea, e incluso futurista,colección pop y expeditiva. Sin duda, uno de los trabajos más destacados y maravillosos del 2018.

8. MGMT – Little Dark Age

El cuarto LP del dúo estadounidense es posiblemente el mejor que han hecho. Después de encontrarse subyugados por las pretensiones de su sello y su identidad “popera”, MGMT han aceptado que no tienen ninguna “integridad artística” que reivindicar. Esto da lugar a un disco repleto de hits, letras ácidas y referencias a los 80, que, una vez se renuncia a las otras pretensiones (las del oyente), completan un álbum delicioso, fresco y accesible.

7. Janelle Monáe – Dirty Computer

(…) Dirty Computer da a conocer un poco más de la musicalidad de Janelle Monáe y la genialidad que la ronda, así como su capacidad para componer con sentimiento, originalidad y a la vanguardia de los estilos en los que ella se mueve. Es difícil definir porqué Janelle Monáe no tiene más reconocimiento del que goza. Actúa, canta, rapea y escribe sobre múltiples temas con gran ingenio y actitud, otros artistas se ven obligados a abordarlos, aunque no tengan opinión propia y se dejen llevar por la “actualidad”.

6. Courtney Barnett – Tell Me How You Really Feel

Un más que notable trabajo como sucesor de su primer LP de hace tres años, Sometimes I Sit and Think, and Sometimes I Just Sit. Una mirada más introspectiva y emotiva, con unas melodías que te atrapan, gracias a unos pegazidos riffs de guitarras, y las letras que tanto hacen destacar a Barnett con otros artistas del género. La cantante se ha abierto, mostrándonos su interior, su vulnerabilidad, pero también los pequeños detalles que hacen bonita esta vida.

5. Car Seat Headrest – Twin Fantasy

Will Toledo es, sin duda alguna, uno de los compositores más excelentes que tiene el indie en la actualidad. Y su álbum de estudio número 11, una regrabación del Twin Fantasy del 2011, una brillante muestra de esto. Ha conseguido algo muy complicado, renovarlo completamente sin perder el sonido del original. Un disco en el que predomina su desgarrada voz con un guitarreo magnífico lleno de cortes,momentos excitantes y clímax que te dejan sin aliento. Todo esto es el complemento perfecto al auténtico protagonista de este álbum conceptual: unas letras cargadas de ingenio, cinismo y juventud.

4. Florence & The Machine – High As Hope

(…) El maravilloso homenaje que se hace a la figura de Patti Smith en Patricia ola canción que celebra el centenario de la legalización del voto de la mujer en Reino unido, 100 Years, son piezas claves para entender la naturaleza femenina del álbum. Mientras que canciones como Hunger nos conectan con el pasado de su autora de la manera que mejor sabe hacer, con dramatismo y épica. Florence Welch es inspiradora y con este trabajo lo ha vuelto a demostrar, con más verdad que nunca.

3. IDLES – Joy as an Act Of Resistance

(…) mientras que Rottweiler supone el mejor cierre posible al disco, llegando a un clímax que transmiten de la misma forma en directo. De este modo, se trata de un conjunto que agradará a sus seguidores gracias a la continuidad de su sonido y su acertado discurso (…) En definitiva, una reválida de Idles que profundiza en la “vulnerabilidad” de la que tanto habla Talbot en las entrevistas.

2. Arctic Monkeys – Tranquility Base Hotel & Casino

(…) El sexto disco de los Arctic Monkeys es un ejercicio de pura madurez, desmarcado lírica, técnica y conceptualmente de todos sus predecesores, con unas pretensiones narrativas exclusivamente basadas en las obsesiones privadas de su compositor y en la trayectoria vital de los componentes del cuarteto (…) Cansados de ser arrastrados por emociones juveniles, los Arctic Monkeys estructuran de forma inteligente e intuitiva un LP sofisticado, sencillo y efectivo. Aunque cabe decir que será más intrascendente (por su ausencia de singles) que el resto de sus trabajos, es aquí, una vez más, donde los de Sheffield nos demuestran que hay más cosas de las que son capaces que un puñado de melodías rabiosas y memorables para el vulgo. 


1. Beach House – 7

(…) Su sonido está dimensionado entre los destellos del shoegaze y el sonido Dream Pop, casi que paradigmático. La evolución que se evidencia en este último trabajo los hace ponerse en punta de vanguardia, como uno de los representantes más importantes del género en esta década (…)7 es un álbum en el que Beach House alcanzó su zenit. Es el álbum mejor creado y desarrollado de la banda y, sin duda, uno de los mejores del Dream Pop de la década. Sus primeros tracks son emblemáticos de género…

Escrito por
Más de CrazyMinds

John Hassall (The Libertines) presenta su nuevo proyecto

Los integrantes de The Libertines no pueden estarse quietos. Mientras el mítico...
Leer más