De L.A. a Luis Albert Segura, pasando siempre por Mallorca

El pasado 1 de octubre y en mitad de la que por ahora ya ha sido su última gira, L.A. lanzaban un comunicado que a muchos nos pillaba por sorpresa: la banda se tomaba un descanso indefinido. Se cuidaron mucho entonces de evitar la palabra separación y así lo ha aclarado Luis Albert Segura en varias de sus entrevistas posteriores. Se trata de un parón para experimentar y probar cosas nuevas por caminos diferentes, pero en ningún caso quiere decir que la banda no se vuelva a juntar en el futuro

Y es que son ya más de 10 años desde aquel Heavenly Hell que en el 2007 nos dio a conocer a la banda mallorquina. 10 de años de discos y de no parar de girar por España pero también por lugares lejanos como México y EE.UU. Precisamente de este último país son muchas de las influencias que L.A. nos han ido enseñando a lo largo de estos últimos años en sus discos. Rock-pop mezclado con folk americano y combinando siempre nuevos sonidos pero sin dejar de tener en el punto de mira sus orígenes. Así lo demostraron en su último trabajo, King of Beasts. Era el disco de la vuelta a los sonidos de Mallorca.

Aquel  1 de octubre muchos nos sentimos un poco huérfanos de una de las voces más bonitas que tenemos en este país. Sin fecha de vuelta clara y sin muchas más explicaciones que las de aquel comunicado nos quedamos a la expectativa de lo que estaba por venir. ¿Sería larga la espera? ¿Qué sería lo siguiente? ¿Qué nuevos sonidos estaban por llegar?

Y la espera no se hizo esperar. El 1 de enero por la tarde Luis Albert Segura anunciaba a través de sus redes sociales su vuelta el 21 de este mismo mes con un adelanto de su nuevo trabajo. El 9 de enero anunciaba también su incorporación a Hook Management y desde entonces hemos contado los días para descubrir el nuevo estilo con el que nos iba a sorprender.

El 21 de enero puntual a la cita se estrenaba El Cielo se Rompe y con ella muchas de las que creemos serán las nuevas señas de identidad de la carrera en solitario de Luis.

La principal: el cambio de idioma. Es curioso lo que puede llegar a cambiar una voz con solo pasar de cantar en inglés a cantar en español. Pero lo hace, suena distinto y le da a la voz del cantante mallorquín un nuevo registro si cabe aún más personal. La canción, inspirada en la película Melancholia de Lars Von Trier, describe un fin del mundo muy particular y especial. Es un sonido íntimo y muy trabajado, grabado íntegramente en el estudio que desde hace poco posee el artista en su casa de Mallorca.

Si en L.A. nos encontrábamos con un sonido más rockero, más contundente, parece que ahora la delicadeza y los detalles van a marcar el futuro de Luis Albert Segura. Y es que sin duda estamos ante un músico que lo es por vocación. De él sabemos a través de las entrevistas que ha dado en los últimos años que su primera guitarra se la compraron sus padres en un anticuario después de una visita al dentista cuando era niño. Que es fan incondicional de The Beatles y Tom Petty. Que debido a una fractura que tuvo en la mano no puede tocar tantos acordes de su guitarra como le gustaría pero que aun así es parte fundamental de su día a día. Que empezó tocando la batería con Los Valendas y que busca tanto un trabajo cuidado que era él mismo quien hasta ahora grababa todos los instrumentos de sus temas. Que con ese estudio en su casa ha cumplido uno de sus sueños, que confía en gente que cree en él y que le transmite algo más que lo profesional y que su máxima inspiración es su familia.

Si juntamos todo lo anterior es una certeza decir que lo que está por llegar sin duda va a merecer la escucha.  Y estamos deseando que llegue ese momento.

Escrito por
Más de Isa Fomperosa

Estreno en octubre de un documental sobre Jorge Martí de La Habitación Roja

En octubre se estrena el documental In the middle of Norway con...
Leer más