Dan Millson, la joven promesa del folk español

Dan Millson

Dan Millson es un artista del que se ha oído hablar constantemente a lo largo de este año. Hemos oído su nombre en distintos medios, en la radio, en boca de otros… Y no es para menos. Con un EP y varios sencillos a la venta, Millson ha girado por toda España y fuera de ella, uno de sus temas más famosos –Shine A Light– fue escogido para una campaña publicitaria en televisión y cada vez encontramos más gente que le sigue.

Su música oscila entre el pop acústico y el folk, siendo un artista en solitario que se las apaña consigo mismo y una guitarra. Pero lo primero que se menciona al describirle es su origen inglés y eso es algo innegable nada más verle.

El miércoles 3 de octubre CrazyMinds tuvo la oportunidad de comprobarlo y pasar un tiempo conversando con el artista folk del momento sobre música, giras y nuevos proyectos:

Una conversación con Dan Millson

Eres un músico que ha hecho giras por Reino Unido, España, entre otros, estando presente en la escena de ambos países. ¿Qué diferencia dirías que hay entre ser músico en Reino Unido y en España?

Hay muchos ingleses ahí –risas–. En Inglaterra yo toqué en Londres, en Cambridge, entre otros sitios y es verdad que cuando tocas en pubs allí se ve que todo el mundo puede tener licencia de conciertos o no hace falta tenerla, entonces puedes tocar donde quieras. Como en esta cafetería. Te montas un altavoz y podrías tocar. Eso es algo que aún no tenemos aquí en España. Es algo que a mí me gusta. Comparando escenas musicales creo que allí es muy complicado. Hay mucha gente como yo, hay muchos músicos que van a buscarse la vida allí. Igual que en Madrid, pero multipliquemos por cien o por mil, incluso. Entonces es una escena más jodida, le das una patada a una piedra y salen mil [músicos]. La escena… es que es muy grande, claro. Eso sí, hay una calidad abismal en cuanto a músicos. ¿Me arrepiento de estar aquí? Para nada. ¿Me iría allí a buscarme la vida? Pues no sé qué decirte. Creo que hay una escena muy bonita aquí en Madrid que se está creando y que hay que apoyar más.

¿Con qué país te quedarías?

A lo mejor en verano me quedaría en Inglaterra y en invierno me quedaría en España. Porque en verano aquí en España la gente no está para ir a conciertos, la gente va a festivales y allí sí que van a conciertos.

Creo que en los festivales se pierde mucho la intimidad con el público y el artista tiene que hacer un espectáculo para hacerte bailar en vez de para hacerte escuchar.

Ya que mencionas los festivales, en España es usual ver cómo se llenan más los festivales en verano que las salas a lo largo del año. ¿Qué opinas sobre eso?

Pienso que es normal. Un festival te cuesta cien euros y ves a treinta bandas y un concierto te cuesta veinte y ves a dos. Por proporción económica es normal que la gente prefiera ir a un festival. Creo que en los festivales se pierde mucho la intimidad con el público y el artista tiene que hacer un espectáculo para hacerte bailar en vez de para hacerte escuchar. Algo con lo que no estoy completamente de acuerdo, pero también te digo, dame una oportunidad para tocar en un festival… No voy a ser un hipócrita.

Es cierto que muchos artistas se han dado a conocer tocando en festivales, pero también es verdad que es necesario apoyar las salas y los artistas en giras propias, no solo los festivales. ¿Qué piensas sobre este tema?

Creo que tienes toda la razón. Yo llevo trabajando en salas mucho tiempo. No sólo como músico, sino también como parte del equipo de sala, y el apoyo es necesario. Es necesario tanto para el artista como para las salas. Sin las salas el artista nunca llegaría a tocar en festivales.

Ya que tienes bastante experiencia tocando en distintos sitios… ¿Qué concepto prefieres, salas o festivales?

Nunca he tocado en un festival muy grande. Nunca he tocado para cuatro mil personas con este proyecto [Dan Millson], entonces no te podría decir. Pero creo que mi música llega mucho más en sala. Es más intimista. Ahora estoy montando concierto con banda y quién dice que cuando tenga banda a lo mejor no prefiera ir a festivales en vez de tocar en salas… Pero yo como solista prefiero tocar en sala.

Respecto al concierto presentación recientemente ofrecido en la sala Siroco, es tu primera vez en formato de banda desde que empezaste tu proyecto como Dan Millson, ¿ha sido complicado adaptar tus canciones al resto de músicos?

Ha tenido su complicación, sí. Pero lo bueno es que yo llevo trabajando con bandas y en bandas toda mi vida. Este proyecto es mi primer proyecto en solitario, entonces a lo mejor la dificultad no ha sido tan grande, pero lo cierto es que lo que yo tenía en mente de mis canciones con banda (con teclado, con guitarra, bajo, batería…) desde que lo llevé con ciertas ideas ha progresado mucho. Lo que escuchasteis en Siroco no es lo que yo tenía en mente. Me ha costado más de lo que pensaba que me iba a costar.

¿Dirías que tus canciones han sufrido un gran cambio de ser para un artista en solitario a ser tocadas por cinco músicos?

Ha sido un cambio… Sí, yo creo que las personas que están acostumbradas a escuchar mis canciones como solista pensaron: “uf, esto qué es”.

Volviendo al tema de tu gira en Reino Unido, ¿qué reacción crees que provocas en el público de allí?

Creo que entienden la letra, que es bastante importante. Hay varias canciones que tienen mucha metáfora o a lo mejor la letra en sí puede ser un poco dispersa. Puede costar entenderlo de primeras si no entiendes muy bien el inglés.

De lo primero que me di cuenta es de que, claro, estaba cantando canciones para un público que sabe perfectamente lo que estoy diciendo. Eso fue algo que me gustó mucho. Creo que el público en Inglaterra, como he dicho antes, está más acostumbrado a ver a la gente con una guitarra y una voz cantando canciones propias que a lo mejor aquí. Pero la reacción que me llevé de ese público fue muy bonita. De hecho te puedo decir aquí en primicia que voy a volver a Inglaterra a finales de noviembre – principios de diciembre para seguir con la segunda parte de la gira.

¡Gran primicia! Además sabemos que vas a comenzar una nueva gira este mes, ¿qué nos puedes decir sobre eso?

Pues sí, el 10 de octubre me voy a Italia a probar suerte por ahí. A tocar, a enseñar mi música a los italianos… y me encanta porque poca gente lo sabe, creo, pero tengo parte italiana en mi familia. Mi padre de hecho es italiano (aunque se crió en Inglaterra) y tengo muchas ganas de visitarla y tocar mis canciones allí. En Italia nunca he tocado. He ido, pero nunca he tocado. Del 10 al 18 voy a estar en Italia y del 18 al 20 estaré en Palma de Mallorca, que tengo un concierto con The Prussians. Voy a abrir para ellos y después ya me vuelvo para que en noviembre me vuelva a ir a Inglaterra. Es un no parar.

Recientemente has sido un artista invitado para tocar en varios conciertos showcase en el festival sueco de Live At Heart. ¿Cómo fue tu experiencia?

Fue una PALIZA porque fueron tres conciertos en un día. El primer concierto fue: llegamos al aeropuerto a las 14:00, a Estocolmo. Entre que recogíamos la guitarra, las maletas y eso, tener que pasar por cierto control… A las 14:30 cogimos el coche y teníamos que estar a las 17:00 tocando en Laxa. El viaje era de dos horas y media. Fue entrar en el coche, irnos directamente a Laxa, bajarme del coche, enchufar la guitarra, hacer prueba de sonido y empezar.

Así empezó el viaje a Suecia. Me encantó, la verdad. Ese primer día fue un poco más de tranqui. Aunque empezó muy heavy, fue bastante tranqui. Fuimos a cenar, intentamos ver conciertos… De hecho encontré una banda que me encantó. Unos suecos que se llamaban RÅNDA.

El viernes por la mañana teníamos todo charlas sobre la industria de la música. Sólo había dos conciertos programados y a mediodía pedí un tercer concierto. Durante las charlas estuvimos ahí y Grace de 3Notes y la que me llevó a Live At Heart, coincidió con un promotor y dijo: pues vamos a montarle otro concierto para esta noche. Acabamos después de las charlas (sin comer), fuimos a las 16 a tocar hasta las 17, de 17 a 18 a una fiesta de promotores que había, de 19 a 20 a un concierto, de 20 a 21 fuimos a otro concierto y de 22 a 23 concierto. No cenamos.

Después fuimos a ver más conciertos. Yo acabé reventado, pero muy muy feliz. Fue un festival al que me gustaría ir de nuevo porque es algo que no estoy acostumbrado a hacer. Vas a conocer promotores, sellos, a tocar… Es como un Factor X pero sin ser Factor X. No hay jueces, simplemente gente que va a mirar y a intentar colaborar contigo en un futuro, como el BIME o el Monkey Week.

¿Cómo reaccionó a tu música el público de Suecia?

Pues es un público difícil de saber cómo reacciona. Hay que decir que los suecos son un poco tímidos. Eso sí, se acababa la canción y todos aplaudían y sonreían, pero durante la canción era como totalmente lo contrario a lo que estamos acostumbrados aquí en España.

Acabas de terminar una extensa gira de 40 fechas por ciudades de toda España y de Inglaterra, ¿qué destacarías de esta?

He aprendido mucho. Estaba acostumbrado a girar, como he dicho antes, con banda. Con una formación diferente y tocar solo… Aunque me he llevado a una fotógrafa y en alguna fecha he llevado a otros músicos, pero la extensa mayoría hemos sido yo solo y la fotógrafa. He tenido que aprender muy rápido cómo está el público, qué decir o simplemente encontrarme 100% cómodo en el escenario.

Creo que hay una diferencia abismal de personalidad y de mí como músico desde el primer concierto de la gira hasta uno de los últimos que di en una Basik Session. He aprendido mucho en la gira y obviamente tienes muy buenos recuerdos. Te lo pasas muy bien y hay momentos duros. Y multas, muchas multas. Pero bueno, merece la pena.

Tras haber dado tantos conciertos a lo largo de tu carrera y haber tocado todo tu repertorio, ¿cuál es tu canción favorita para tocar en directo?

Palm Tree. I Miss You My Friend también es una buena canción para tocar en concierto porque anima mucho al público y eso mola, pero sin duda Palm Tree.

En otras ocasiones has mencionado que en tu casa siempre se ha escuchado mucha música, ¿qué músico o banda era tu favorita cuando eras pequeño?

Uf, es difícil eso eh. Cuando era pequeño… Te puedo decir que Queen Live at Wembley, el concierto que tienen me lo tragué si no fueron 100 veces… Me ponía eso con mi hermano, que es batería. Nos tumbábamos en la cama y nos poníamos ese concierto repetidas veces. Eso de pequeño. Después cuando ya fui adolescente de quince a dieciocho años me encantaba System Of A Down, el grunge, Nirvana. Puede ser que Nirvana, System y Queen fueran mis grupos preferidos de más jovencillo. ¡Quién diría que después acabaría tocando folk!

Ya que lo mencionas, ¿cómo decidiste empezar a tocar folk en concreto?

Porque siempre lo he tocado. Siempre he escuchado a John Martyn, empecé tocando la guitarra con una acústica… Aunque yo tuviera bandas de metal y de rock todo lo que hacía era con la [guitarra] acústica. Después lo pasaba a la eléctrica en el local, pero yo lo hacía todo con la acústica. Aparte de tener bandas de ese estilo yo componía canciones que no eran para esas bandas, lo que pasa es que se quedaban en mi cuarto, no salían. Hasta que me fui a Valencia y, como no tenía banda, decidí irme a un bar a tocar yo solo. De ahí surgió Dan Millson en realidad.

¿Entonces podrías decir que tu proyecto Dan Millson empezó por coincidencia?

Fue coincidencia, sí. Que la gente lo supiera más sí.

También has mencionado anteriormente que tu padre tocaba la guitarra, lo cual admirabas, y que fuiste al conservatorio…

Sí, me enviaron al conservatorio de pequeño porque nos gustaba la música, entonces dijeron: pues si le gusta la música, vamos a llevarlo al conservatorio. De hecho, antes de eso me apuntaron a clases de teclado, ahora que me acuerdo. De muy muy pequeñito, pero no funcionó. Me llevaron al conservatorio pero nunca llegó a cuajar. De hecho, no me gustó la experiencia del profesor… Algún día si me lo encuentro me gustaría decírselo: Mírame, ahora soy músico, toco la guitarra. Casi lo dejo por su culpa. Ese conservatorio de Benidorm…  

Mi padre siempre ha tocado la guitarra en casa, entonces yo le veía tocar y me emocionaba lo que él hacía porque era diferente, no era hacer música clásica, todo lo que te enseñan en el conservatorio de pequeño. Que no es que no me gustara, es que no me llenaba igual y gracias a mi padre cogí la guitarra otra vez.

Ya que la guitarra ha sido una parte tan importante para ti, ¿destacarías algún guitarrista que te inspirase a tocarla?

John Martyn como guitarra acústica y Angus de ACDC me encantaba. De hecho mi primera guitarra fue una SG, una Gibson SG. No como la que tenía él, pero sí. No tenía el dinero para comprar el modelo exacto.

¿Hay algún artista con el que te gustaría colaborar en un futuro próximo?

¿Artista de hoy en día? Me encantaría colaborar a nivel nacional con Morgan. Si están leyendo esto o algún día lo leen, me encantaría colaborar con vosotros. Me parece increíble la voz que tiene y las canciones que hacen. Y a nivel internacional hay tantos… Lo dejo con Morgan.

Por último pero no menos importante, ¿qué puedes contarnos sobre tus próximos proyectos?

Pues las giras que he mencionado antes y la idea es sacar música nueva. Estoy colaborando con dos productores de música electrónica. Tendrían que haber salido ya las canciones porque una ya está 100% acabada y a la otra le falta nada, pero entre una cosa y otra no han podido salir. Tenemos esas dos cosas en mente por sacar, que es completamente diferente a lo que estáis acostumbrados. Es algo que he dicho: va, ¿por qué no? Saldrá en colaboración con… Y después la idea es sacar un single o un álbum. Me encuentro ahora mismo en un proceso un poco de cambio a nivel de sello, editorial… Estamos viendo qué hacer. Cuando se solucionen todos esos inconvenientes podré decir más. La intención es sacar un single propio. Se verá.


El relato de esta entrevista no sería completo sin hablar de su sonado primer concierto con banda en la sala Siroco de Malasaña, del que pudimos ser testigos. El artista sería teloneado por la cantante Eva McBel y acompañado por grandes músicos como lo son Carlos Bueno, Kike Parra, David Adkinson y Rafa Rivilla.

Todo sobre el concierto

Nada más entrar al local pude notar que no cabía ni un alfiler allí. Nunca había visto una sala como aquella tan llena de gente entusiasmada por ver lo que estaba a punto de acontecer.

Comenzó Eva McBel tocando unos temas y dejando al público asombrado por su voz rasgada y su sentimiento, aunque eso no es nada comparado con lo que sucedería más tarde. Entre estos se encontraban Sunflowers, su cover de la canción Home, perteneciente a Gabrielle Aplin, o el nuevo single de la cantante, The Clock.

Después de unos minutos, por fin salió al escenario la nueva formación temporal de Dan Millson y, tras ellos, él mismo.

Recibió una cálida bienvenida por parte del público, que se mostraba deseoso de escuchar y cantar sus temas. Pudimos oír canciones como Shine A Light, Undress You Slow… Todos sabían la letra de cada una y las cantaban a voz en grito. Entonces, Dan invitó al escenario a su telonera y amiga para tocar juntos Bruises de Lewis Capaldi, algo que nadie se esperaba pero que hizo que la sala al completo enmudeciera. Se podía oír cómo los asistentes contenían la respiración al escuchar la voz de Eva junto con la guitarra de Dan, algunos “pff” y otros “madre mía”. Se me puso la piel de gallina sin entender muy bien cómo era posible que sonara tan bien.

Dan Millson
Fotografía tomada por Cristina Jul

Más tarde –tras despedir a McBel y unas palabras para animar el ambiente–, venía Palm Tree. Dan no la tocó como sus fans estaban acostumbrados, sino que se desconectó de los altavoces, bajó a la pista y, como si se tratase de una reunión entre amigos, tocó la canción con todos los ojos expectantes sobre él y su guitarra. Siempre es agradable que un artista toque de tú a tú, y no subido a una plataforma como si fuera distinto en algún aspecto al resto de mortales.

Se acercaba el final y Millson tocó por primera vez en directo Wake Up, una balada digna de escuchar en vivo. Entonces comenzó a sonar I Miss You My Friend y el público enloqueció. La sala parecía otra con los brazos de todo el público en alto. No había ni un alma que no se supiera la canción y la cantara a viva voz.

Tocaron dos temas más, a pesar de que lo programado era un solo bis, y finalmente Dan Millson y sus cuatro compañeros se despidieron, no sin antes agradecerle a todo el que hizo posible el concierto su gran labor.

Sin duda fue un concierto para recordar. Existe la creencia generalizada de que Dan Millson llegará lejos en el mundo de la música antes o después y en eso estoy de acuerdo, pero por ahora sólo espero que él haga una colaboración junto a Eva McBel en un futuro próximo que nos deje a cuadros.

Escrito por
Más de Eli Gringer

The Magic Gang se estrenan en Madrid

La banda de Brighton The Magic Gang actuará por primera vez en...
Leer más