Lista Crazyminds – Lo mejor de enero 2015

Playlist Lista Crazyminds - Lo mejor de enero 2015

Sin pausa, sin respiro y sin tregua. Enero ha visto un aluvión de adelantos y alguna novedad discográfica de aquellas que esperábamos en ascuas.

La primera novedad no llegó a tiempo para entrar en la lista de diciembre: nos sorprendió a todos con las uvas ya preparadas en la mano, así que decidimos dejarla como primerísima novedad de la lista de enero. Only One marca el regreso de Kanye West con una colaboración de lujo, la del legendario exBeatle Paul McCartney (aunque el salto generacional con los fans del rapero dejó al mundo atónito con esos “who the f*ck is this McCartney?” que salpicaron las redes sociales). Esta colaboración no es anecdótica: Only One aúna modernidad y tradición, transgrediendo la frontera, aún pronunciada, entre el rap y el pop, y traspasa generaciones con el homenaje a la hija de West, North, cantada a través del punto de vista de la madre de West, que falleció en el 2007. Emotiva y transgresora, candidata desde ya a mejor canción del año.

Otros que han decidido explorar nuevos territorios son los glasgowianos Belle & Sebastian. El segundo sencillo extraído de Girls in Peacetime Want to Dance (Matador, 2015), The Cat With the Cream, recupera la melancolía marca de la casa, en contraposición con la cadencia dance que nos ha sorprendido en su noveno largo.

Enero también nos trae el disco debut de los canadienses Viet Cong, uno de los platos fuertes del próximo Primavera Sound. Silhouettes es su tarjeta de presentación, un lo-fi recio, ruidoso y electrónico sometido al gobierno estricto de la melodía.

Noel Gallagher vuelve a darle voz y alas a su proyecto High Flying Birds y, tras In the Heat of the Moment presenta el segundo single de Chasing Yesterday (Sour Mash, 2015), previsto para el mes de marzo. No cuenta con ninguna sorpresa, cosa que sería de extrañar, pero sí cierta convicción y desparpajo que lo alinea con el sonido más eléctrico de The Jam que con el revival beatlemaníaco habitual en Oasis.

De violento podemos calificar el regreso de los británicos The Prodigy. Y es que Nasty tampoco supone ningún cambio drástico en un discurso que ya no innova, pero que sigue siendo igual de efectivo e inquietante que cuando apareció Firestarter. Bajad el volumen del iPod si no queréis sufrir daños irreversibles en el sistema auditivo.

Quien, en el terreno de la electrónica, no sólo sorprende sino que no cesa de innovar es Aphex Twin. Su regreso tras trece años son el excelente Syro (Warp, 2014) no ha tenido que esperar ni un año para conocer un sucesor, el EP Computer Controlled Acoustic Intruments pt2 (Warp, 2015), del que se extrae este diskhat ALL prepared1mixed 13, una tensa canción que se mueve entre el ambient y la tensión del sonido industrial, que lo dota de una textura orgánica y casi se diría que estival.

Otro regreso anhelado: el dúo canadiense de electropop Purity Ring. La candidez vocal de Megan James, impulsada por el sonido noventero de los samplers, hace de begin again una delicia para esos momentos de intimidad en el reservado de la discoteca.

The Wombats ya son veteranos, pero en abril debutarán con una major, la Warner Bros., con Glitterbug, del cual se extrae este primer adelanto, Greek Tragedy (título muy adecuado en estos momentos que vivimos). Ironía desopilante y servida en electrorockeras que ahonda en la senda de los de Liverpool, a medio camino entre el candor de The Beatles y la experimentación estructural de Wire.   

Peace presentaron I’m a Girl como adelanto para el siempre comprometido segundo disco de una banda revelación: Happy People (Columbia, 2015). Por el resultado, estamos seguros de que será todo un éxito. Guitarras a medio camino entre la psicodelia y el garage, contundencia, ironía, melodía pegadiza y un solo con sabor a festival hippie. Una delicia.

Una novedad de Ryan Adams no es novedad en sí, pues el año pasado sacó tres EPs con su discográfica, Pax-Am. Este No Shadow, del cual os traemos la canción que le da nombre, se grabó en apenas un par de sesiones con Johnny Depp (sí, ese Johnny Depp) a la guitarra y en los créditos de la canción. Como dice Adams, true rock and roll con sabor a paisajes sureños, a corazones curtidos y a soledad.

Leaf Off/The Cave es otro de los adelantos del tercer disco del sueco José González, a quien tendremos la oportunidad de ver en concierto la próxima semana. Folk intimista con ecos tanto de la pradera norteamericana como de las ciudades portuarias del río de la Plata, una delicia acústica para paladares exquisitos.

Tras vivir dos años en Los Angeles, Laura Marling ha regresado a Londres para acabar la producción de su quinto álbum, Short Movies (Virgin, 2015). Su segundo adelanto, False Hopes, añade más octanos a su folk incendiario y visceral, y muy seguramente asistamos al espaldarazo definitivo, en cuanto a popularidad se refiere, de su carrera.

Ojalá estuvieras muerto, o La Bien Querida escondiendo su voz en capas de electrónica, bases rítmicas distorsionadas y samples agazapados que revisten de tensión un mensaje escueto e inquietante. Cambio de estilo pero no de actitud. Abrupta y directa, sin sutilezas, directa al bazo. Punch y KO.

The New Raemon es más t de estructuras clásicas. Reina del Amazonas, primer single del novísimo álbum Oh, rompehielos (BCore Discs, 2015), suena pulcro, diáfano, sin ases trucados; pop-rock clásico, sincero y efectivo. Directo, esta vez, al alma.

FKA Twigs se mueve en coordenadas radicalmente diferentes: el nuevo single de su álbum de debut es una pequeña canción de porcelana trip-hop que amenaza con romperse y saltar como metralla, perfecta metáfora del amor obsesivo y no correspondido.

Hablar de The Vaccines es hablar de pop-rock pegadizo, de hits de consumo rápido, de noches de baile y desenfreno. Mientras cocinan un nuevo Post Break-Up Sex que los vuelva a poner en boca de todos, disfrutemos sin complejos de Handsome, adelanto de su tercer largo.

Death Cab for Cutie también tienen pendiente refrendar tiempos de mayor esplendor. Black Sun es la intrigante tarjeta de presentación del próximo Kintsugi (Atlantic, 2015), un medio tiempo que intercala versos donde domina la guitarra eléctrica y puentes en los que irrumpe una electrónica reverberante que conduce a un terreno borroso e inquietante. Una indefinición que, quién sabe, igual se deba a la marcha del guitarrista Chris Walla el año pasado.

Otros que vuelven por sus fueros son los británicos The Cribs. An Ivory Hand es el adelanto de For All My Sisters (RED, 2015), una canción cargada de melancolía, de homenaje a los grupos que los influyeron y de cierto aire a nostalgia.

Con veinte años de trayectoria, The Mountain Goats (es decir, John Darnielle) son capaces de sorprender a propios y extraños. Su próximo disco, Beat the Champ (Merge, 2015) , tiene como hilo argumental el mundo de la lucha libre (¡de verdad!), aunque según Darnielle se trata de una metáfora sobre la muerte y la lucha interna. De momento, The Legend of Chavo Guerrero sirve como suculento aperitivo: un vigoroso tema de folk con marcado acento college rock, fibroso y agudo.

2014 ha sido el año de St. Vincent, y este 2015 parece que la fiebre no arrecia. Poco antes de llevarse el Grammy al mejor álbum indie, el homónimo St. Vincent se reeditó en formato deluxe. Bad Believer es uno de los extras de esta nueva edición: un single aún más anguloso y lleno de beats disparatados de lo que le habíamos oído el año pasado.

Y cerramos el mes con el segundo estreno en solitario del pequeño de los hermanos Butler, un Anna que nos invita a bailar despreocupadamente mientras, fuera, el invierno arrecia antes de sus primeros estertores.