jueves, diciembre 5, 2019

Nuevos Valores: Lunáticos

Nuevos Valores Nuevos Valores: Lunáticos

Hoy en Nuevos Valores te traemos a una de esas bandas que parecen tener claro cuál es el camino a seguir para poder llegar a ser pronto una de las referencias en la escena nacional. Ellos son Lunáticos y su primer disco, Lo que Somos, va a estar muy prontito en tu cabeza, ya que contiene auténticos temazos como Deja de Pensar, con ese estribillo infeccioso o ese bonito medio tiempo que es Natural, al que han sabido dotar de intensidad. Vamos a contarte un poco más sobre ellos, porque pronto podrás decir que tú los conociste antes de que fueran famosos.

Lunáticos llevan ya tres años como formación, ellos son tres amigos que se lían la manta a la cabeza y se lanzan al duro y complicado proyecto de crear una banda. Alejandro Gil (compositor, cantante y guitarrista), Guillermo García (baterista), y Javier Sánchez (teclista), son el nucleo principal que configura a estos Lunáticos hasta que Luis Muñoz (bajista) y Enrique Moya (guitarrista) completan la formación.

2017 es el punto de inflexión de la banda, consolidándola como un proyecto de futuro y, sobre todo, de presente. Finalistas del Emergenza 2017 y ganadores del premio del siempre exigente públicos del Sonorama, lanzan en octubre de ese año el que es su primer EP, llamado como el grupo, lo que les coloca en la escena musical madrileña.

2018 es un año en el que se lo pasan girando, dándose a conocer, curtiéndose mientras van preparando y componiendo el material del que será este Lo Que Somos, en el que podemos ver reflejado como el quinteto da rienda a suelta a sus influencias y a su proyecto musical propio con un “denominador común, (,,,) dejarnos llevar por la locura.” Entre sus influencias podemos encontrar cosas como Coldplay, Shinova o Izal hasta Café Quijano, según nos han contado, aunque por mucho que rastreemos en su música, nos cuesta encontrarlas.

Lo Que Somos nos ha mostrado un disco en el que hay un proceso compositivo elaborado y que va más allá de la inmediatez y la urgencia pero que no desdeña fabricar buenos singles y temas de pop infeccioso que, sin duda, te hará bailar. Para construir estas canciones, Alex, el compositor principal elabora un armazón con la acústica sobre el que el resto de la banda empieza a trabajar para acabar llegando a sonar como querían para este Lo Que Somos. Uno de los aspectos más a tener en cuenta es que antes de grabar el tema, no han parado hasta conseguir reproducir el sonido que querían, haciendo un enorme trabajo de preproducción de cada uno de los temas de los que se compone este disco. Esto da como resultado una música que tal y como definen es “(…) pura fiesta y locura. Somos carne de festival” algo que sin duda no querremos perdernos . Pero no abandonan tampoco el cuidado de las letras en sus canciones. Eso lo podemos descubrir si escuchamos atentamente y veremos que Lunáticos no se cortan en hablar de todo, “desde experiencias personales hasta crítica social. Todo el mundo puede encontrar una canción que le represente en el disco.”

Una de las particularidades de la música en estos días extraños es la gran importancia divulgativa y expositiva que tiene las redes sociales y las nuevas tecnologías y plataformas de distribución, los chicos de Lunáticos no reniegan de ellas y las ven como una plataforma esencial para llegar a todo el mundo posible, pero apuntan a que también pueden ser un problema. La sobreinformación y la inmediatez pueden hacer que propuestas musicales y culturales de gran calidad no acaben de llegar a su público y languidezcan esperando su momento, momento que a veces o tarda demasiado en llegar o no lo hace, simplemente.

Otro problema con el que han de lidiar las bandas que empiezan, es entrar en el circuito de salas y festivales sin dejarse la vida en ello o incluso ganando algo de dinero, algo que parece una entelequia. Lunáticos nos confirma que “los alquileres cada son más caros y las condiciones peores, pero es algo necesario y tocar en directo es algo que amamos.” Pero es triste que las bandas toquen por amor a lo que hacen y no como medio de conseguir armar una carrera musical. Pese a ello, también son conscientes de la oportunidad que ofrecen, en cuanto a visibilidad y darse a conocer a cada vez más gente, los festivales como el Sonorama, que siempre ha cuidado mucho a las bandas emergentes y a nuestros nuevos valores.

Y es que las bandas emergentes tienen, antes que nada, una concepción romántica de la música, no como un negocio, pero eso no impide que se pueda llegar a un acuerdo beneficioso para industria y artistas, como bien dicen Lunáticos, la música: “Es un lenguaje universal con el que se transmiten emociones de todo tipo, puede cambiar tu estado de ánimo… Para nosotros es un modo de vida tanto como grupo como individualmente.” Ese poder que tiene la música, no lo tienen otras artes y es por eso que no entendemos como muchas veces la consideramos como un mero pasarratos o un sonido de fondo.

Es el momento ahora de que Lunáticos nos presente o nos refresque a bandas con las que pueden compartir público y que no debemos dejar de prestar atención, como son Shinova, Siloé, Olivia, S.I.X., o Nixon , bandas todas ellas de una indudable calidad y de un sonido bastante afín a lo que hacen nuestros chicos. Pero también nos recomiendan discos que les han marcado como Copacabana de Izal, 24K Magic de Bruno Mars o Un Día en el Mundo de Vetusta Morla, obras que han trascendido su propio lugar y ya forman parte del acervo generacional de una gran masa de gente. Esperamos que Lunáticos pueda llegar a ello algún día, porque mimbres para ello sí que tienen.