Nuevos Valores: Bum Motion Club

Nuevos Valores Nuevos Valores: Bum Motion Club

Menos de un lustro de vida tiene la banda madrileña Bum Motion Club, un quinteto que pese a su corta trayectoria ya ha sufrido alteraciones en su formación. Pablo Vera (voz y guitarra rítmica) y Alejandro Leiva (guitarra solista) son las dos piezas clave de este proyecto. Ambos repasan y explican el germen de un grupo cuya iniciación en la música se ha dado de manera autodidacta. “Ensayo, error”, argumentan que ha sido su forma de aprendizaje para encontrar su propio sonido.

Llegar a tal punto no ha sido sencillo, pero sí rápido. En 2017, antes incluso de sacar su primer single al mercado, recibieron la propuesta de telonear a sus paisanos Sundown Wolves en Aranjuez. Por entonces, el objetivo de Vera y Leiva no era otro que matar el rato sin objetivos a largo plazo, pero decidieron aceptar la oferta y reunir a unos amigos “para darle forma a esas canciones acústicas”, como por ejemplo “Summer Ends”, que dos años después se incluye en su primer EP ‘Delta’. Ese fue el comienzo de la historia de Bum Motion Club, aunque como advierte Vera, “la idea no se consolidó hasta que sacamos nuestro primer single ‘Palo Alto’”. En dos años, el quinteto ha variado, y de su primera actuación solo se mantienen tres integrantes: Vera, Leiva y Alberto Aguilera (guitarra y teclados). A ellos se han unido recientemente Pablo Salmerón en la batería e Iris Banegas al bajo.

Juntos se encuentran proyectando en directo su primera publicación oficial, ‘Delta’, llegada este 2019. Un repertorio de cinco canciones que apuntan hacia un dream pop lo-fi y luminoso cantado en castellano y en inglés, para posibilitar el alcance a mercados internacionales. Los ambientes envolventes y los riffs distorsionados son la guía de un trabajo que no evita coquetear con el afterpunk. De hecho, los teclados y guitarras de “April” o “La Luz” retrotraen más hacia los 80 que al shoegaze noventero que menciona Leiva como influencia musical. Los muros de sonido emocionantes se quedan en este caso débiles y acorazados, a falta aún de poderío que quizá evidencien mejor en directo. Destaca “Amnesia” como cierre juguetón y melancólico entre Slowdive y Beach House.

Al resultado final ayudó la participación de Víctor Cabezuelo, conocido líder del proyecto psicodélico Rufus T. Firefly. El músico acudió como espectador a uno de los conciertos de Bum Motion Club y le invitaron a producir su primera colección de piezas. “Aceptó encantadísimo” comentan y resaltan que fue “una experiencia muy enriquecedora”. Él se encargó de la pre-producción antes de juntarse en el estudio y rematar ideas. Hay Zeelen, experimentado ingeniero de sonido afincado en Mallorca que cuenta con una empresa independiente desde hace más de 20 años, fue el encargado después de masterizar ‘Delta’.

En cuanto a los cinco temas que integran el EP, cada uno tuvo su historia compositiva. “Summer Ends” fue la primera canción que escribieron, antes de formar la banda; “April” surgió en 2018 y le dieron forma en directo antes de grabarla en el estudio; en el verano de 2018 también nacieron “Fuentebravía”, compuesta por Vera, y “Amnesia”, por Alberto Aguilera, quien dio forma junto a Leiva a “ese riff del que tan contentos estamos”; y por último, “La Luz” salió de una antigua idea que tenía Leiva menos de un mes antes de entrar a grabar ‘Delta’. “Fue una idea muy rápida de desarrollar”, explican.

Bum Motion Club
Foto: Sharon López.

El conjunto tiene como objetivo “generar una movida nostálgica o de evasión de la realidad actual”. Según los miembros de Bum Motion Club, la intención de ‘Delta’ es hacer sentir cosas “sinceras” y “reales”. Todo ello sirve para definir la dreamwave en la que se enmarcan, “nuestra forma de entender el momento actual”.

Precisamente, en este presente ven importante mantener un feedback con el público mediante las redes sociales. “Te permiten mover tu proyecto de una manera fluida”, aseguran. Este contacto directo también lo prefieren vivir en las salas antes que en los festivales. “Esa cercanía nos da la vida. Los festivales nos permiten llegar a más gente, pero nos gustan mucho las salas”, se decantan Bum Motion Club.

En los últimos meses han actuado en alguno de estos eventos festivos y el 13 de noviembre tienen fijada la fecha que cierra su gira de 2019 en la Sala Siroco de Madrid. También andan inmersos en un segundo EP, en el que buscarán “nuevos sonidos” sin dejar de lado la dreamwave. Además, precisan que su siguiente reto es llegar a ciudades en las que no hayan estado antes y seguir disfrutando con lo que hacen. No en vano, para ellos no es más que “una manera de salir de la rutina”.

En cuanto a la escena madrileña, la ven con fuerza. “Se está renovando con personas jóvenes con talento y ganas de cambio”, comentan Bum Motion Club, que no dudan en citar entre sus recomendaciones particulares a sus primeros valedores Sundown Wolves, pero también a Blue Boredom, Homegirl, Dharmacide, Tourjets o Carrera. Bandas que “no hay que perder de vista”.

El guitarra solista Alejandro Leiva ha sido el encargado de responder a nuestros pequeños rankings. Cita ‘Loveless’ de My Bloody Valentine, ‘Pure Mood’ de Ringo Deathstarr y ‘Dirty’ de Sonic Youth como sus tres discos favoritos. Y en una playlist de 10 canciones, Leiva metería las siguientes en estos momentos: