martes, noviembre 19, 2019

Nuevos Valores: Avtocracia

Destacados Nuevos Valores: Avtocracia

Sevilla se mueve. No dejan de salir nuevas bandas con una futuro más que prometedor debido al enorme talento que atesoran y a la calidad musical de sus propuestas. Si hace un tiempo os traíamos a Rednails, hoy es el turno de otra banda de la capital andaluza, que nos trae su particular visión musical. Ellos son Avtocracia.

La banda la forman por Jogalmar (guitarra, teclados y voz), Álvaro Saura (guitarra), Isaac Ramos (bajo y guitarra) y Álvaro Montero (batería). Todos ellos procedentes de diferentes entornos y con edades dispares, lo que provoca que haya una gran diversidad en el seno del grupo. Avtocracia se forman por la necesidad de Jogalmar de dar salida a algunas de las canciones que ya tenía compuestas y para ello convence a Álvaro, compañero de fatigas en los scouts y deciden formar una banda de rock a la vieja usanza, poniendo un anuncio para buscar músicos con los que completar el grupo. Así aparece Isaac, que buscaba otra banda que le permitiera nuevas experimentaciones musicales. La conexión entre estos locos surgió desde el principio, debido a las ganas que tenía los tres de salirse del indie más encorsetado y de esta conexión surge la necesidad de hacer canciones: “(…) La experimentación quedó relegada a un segundo plano, en pos de la creación, en hacer canciones que disfrutaran todos.” Tras probar diferentes baterías, dan con Álvaro, la pieza que faltaba por encajar en Avtocracia

Preguntados por las influencias a la banda les gusta recordar que en una entrevista dijeron que iban desde Rosalía a Beni de Cai, afirmado con esta declaración que todo tiene cabida en Avtocracia. Se autodefinen como una banda sin prejuicios, algo que quieren que se note en su música, haciendo que haya pinceladas de todo en su música. Su intención no es imitar a las bandas que les gustan sino intentar hacer las mejores canciones posibles :“(…) con la premisa de no poner ningún obstáculo artístico por prejuicio, dentro de nuestras limitaciones naturales, que no son pocas.” Para ello a Avtocracia les gusta dar muchas vueltas al proceso compositivo. Si bien al principio era Jogalmar el que traía una idea a la que el resto de la banda empezaba a darle vueltas y a modificarla dejándose llevar sin prejuicios hasta que se han convertido en canciones prácticamente diferentes. De todos modos, pese a que en el estudio también les gusta dar vueltas a su música, sí que tenían claro que para su primer EP, Distorsión y Olvido, querían contar con Raúl Pérez ,de La Mina, a los mandos: ” (…) Raúl es un tío genial y un crack, todo lo bueno que se diga de él es poco. Es un tío muy natural y muy profesional, cero pamplinas y todo lo bien que pueda sonar nuestra obra, sin duda, es gracias a él. ” Trabajar con él, les ha permitido abrirse a un mundo de experimentación y arreglos que puede verse reflejado en el disco. Un sonido que es un reflejo de una banda que está a medio camino del rock, del indie, del rock alternativo y de lo que haga falta.

Avtocracia, como toda banda emergente, empieza el camino de buscar su público, gente que pueda estar harta de escuchar siempre lo mismo, pero reconociendo que España no es un buen lugar para músicos arriesgados. De todos modos, la tecnología hace que puedan encontrar cabida fuera de nuestras fronteras, en México o Portugal, donde empiezan a aparecer en publicaciones. Algo complicado cuando su premisa musical es: “(…) el arte por el arte. No hay pretensiones. Intentamos volcar los que nos pide el cuerpo con cada canción, con cada momento.” Sin intentar hacer música con la intención única de que le guste a la gente, sino que esta llegue por su calidad y por que sea el público el que se acerque de manera activa a su propuesta, buscando sentir intensidad y dinamismo. Que no aburran al oyente ni a ellos cuando las tocan.

Avtocracia nos habla también de la revolución tecnológica que está llegando a todas partes, no solo la música, sino en el trabajo o en la vida. Musicalmente, que es lo que nos importa, hacen hincapié en la diferencia entre internet y los medios masivos, en los que parece que siempre es el mismo bucle musical. Las plataformas de streaming o la apertura de internet hace que podamos acceder a: (…) series y documentales maravillosos, cine independiente, gente súper interesante con podcast autogestionados, etc. Quizás con la música pasa lo mismo, los grandes medios están un poco estancados en el pasado, arriesgan poco y en la calle está pasando otra cosa y no se están enterando, pero el público sí. Hay múltiples opciones para todo, sólo hay que mirar un poco. Pero esta diversidad entre medios y la multiplicidad de ofertas en internet hace que abrirse un hueco no sea tarea fácil, sobre todo económicamente.

Esto se liga con la dificultad de acceso al circuito de salas para el músico o para la banda emergente: (…) El músico que empieza debe invertir mucho al principio. Y por lo que oímos, los que llevan mucho tiempo, tampoco lo tienen mejor. ” Y esto hace que entrar sea dificil. Por otro lado, pese a que hay ciertas salas y festivales que buscan salir de la uniformidad, opinan que hay muchos que no dejan de ser el mismo festival repetido una y otra vez. Avtocracia aboga por el retorno a la cultura de salas, por bien que en un festival puedas descubrir cosas interesantes a las que de otro modo igual no te acercarías. Pero tal y como dicen: “(…) una vez escuché a Isa, de TAB, decir que en este país si le das a elegir a la gente entre pagar por un cubata o por ir a un concierto, elige cubata.

Preguntados por qué bandas de su escena y de su ciudad debemos tener en cuenta nos comentan algunos nombres que debemos apuntar, si no lo hemos hecho ya, más allá de los ya consagrados Pony Bravo, Pájaro, La Mala o Maga , como son Derby Motoreta, Bronquio, Quentin Gas y Los Zíngaros, Vera Fauna, María Yfeu y muchas otras. Porque como hemos dicho al principio, Sevilla se mueve.