Crazyminds descubre a… Poomse

Poomse es de esas bandas de largo recorrido, más o menos silencioso según los círculos musicales de cada uno, con la que un día te tropiezas por casualidad en una revista y te preguntas cómo puede ser que no la esté escuchando ya todo el mundo. Quizás porque, como ellos mismos dicen, es difícil salir de las islas –vienen de Mallorca–, pero menos mal que internet llega a todas partes. Surgidos en 2005, entonces como un proyecto personal de Llorenç Roselló, Poomse fue sumando cabezas pensantes y refinando su sonido con el tiempo y la experiencia hasta ser lo que os traigo hoy: Poomse vs The kingdom of death, su segundo disco. Sí, segundo disco, no son una banda emergente al uso como es común en este espacio pero si, aún así, no les conoces, bien se lo merecen y te pongo en antecedentes porque estos chicos tienen carrera hecha.

Los miembros de Poomse vienen de bandas como Poal, Rutina, Petröleo, Conan Keaton o Petit –cultura musical mallorquina para todos en una sola línea– y como no paran quietos, un día acabaron en Poomse. Y lo que empezó como un proyecto unipersonal con “toneladas de samples” fue desarrollándose y evolucionando. Todos empezaron involucrarse en las canciones, hasta el punto casi de deconstruirlas si hablamos de este último disco, a aportar sus influencias… “No nos preocupamos mucho en si lo que hacemos será del agrado de la gente, o de si se parece demasiado a esto o aquello, o de si encajará en lo que se espera de nosotros”. ¿Sería esto lo que llamó la atención del sello Foehn Records en la época de Myspace?

No sé si esto será lo que esperas de ellos pero sí sé que será de tu agrado, por eso te recomiendo darle una escucha a su trabajo. ¿Empezamos por su última referencia? Poomse vs The kingdom of death, además de continuar la tradición de títulos largos, es un disco de primeras oscuro, pero que siempre ve la luz al final. Un refugio para hacer frente a los momentos difíciles desde la música como medicina, con la buena mano de John Golden (Sonic Youth, Low, Chris Isaak, The New Year, Wye Oak, The Secret Society, etc) en la producción, vídeos tan geniales como el de August 2011 y alguna que otra referencia seriéfila que seguramente pillen los fans de Twin Peaks.

Crazyminds: Poomse surgió en 2006 como un proyecto de Llorenç. Contadme un poco cómo fue aquello…

Poomse: En 2005, Llorenç volvió a Mallorca después de 11 años viviendo en Barcelona. Llevaba mucho tiempo haciendo canciones, solo o tocando con otra gente. Una vez instalado en Mallorca, empezó a grabar en casa, sin tener ni idea, de manera muy rudimentaria y con un equipo muy amateur. Los resultados eran canciones bastante extrañas, construídas a partir de toneladas de samples. Fue colgando canciones en myspace y a la gente de Foehn le picó la curiosidad.

C: Desde entonces la banda ha ido incorporando miembros y afinando su sonido. ¿Cómo os veis ahora?

P: El hecho de tener cuatro cabezas pensantes en el grupo multiplica las opciones a la hora de hacer cualquier cosa. Todos nos involucramos en mayor o menor medida en las canciones y en lo que no son las canciones. Cada uno aporta sus influencias y su personalidad al grupo.
Creemos que estamos en un momento dulce. Con poca repercusión en medios y sin excesivos conciertos, como siempre, pero tocando mejor que nunca, componiendo canciones nuevas y con nuevos proyectos para el futuro.

C: La evolución de un proyecto más personal hacia una banda ha tenido que afectar a la dinámica de trabajo, ¿no? ¿O seguís trabajando las canciones de la misma manera que cuando empezó todo?

P: Al principio de la formación actual trabajábamos sobre canciones ‘acabadas’, sólo modificando algunos arreglos para llevarlas al directo, pero durante la grabación de Poomse vs the Kingdom of Death aumentó la implicación de la banda en el desarrollo de las canciones, llegando incluso a transformar/deconstruir alguna de ellas.
Actualmente, en las canciones nuevas, trabajamos sobre ideas o pequeñas improvisaciones que vamos trabajando entre todos.

C: ¿Qué da forma al sonido de Poomse? ¿Qué soléis escuchar en casa?

P: Creo que el sonido Poomse surge de no preocuparnos demasiado por si lo que hacemos será del agrado de la gente, o de si se parece demasiado a esto o aquello, o de si encajará en lo que se espera de nosotros. Todos escuchamos cosas muy diferentes en casa (y que no suenan a Poomse, precisamente) y cuando nos juntamos, se trata de incorporar el bagaje de cada uno a las canciones, que son lo realmente importante.

C: No es muy común hoy en día que un sello apueste por una banda desde su primera maqueta, como os pasó con Foehn. Suelen esperar a que tenga cierto recorrido. Para vosotros supondría un gran indicador de que estábais en el camino correcto, ¿no?

P: En su momento, el interés de Foehn supuso una gran motivación para el proyecto. Es probable que sin su ayuda, Poomse hubiese continuado existiendo pero, seguramente, no hubiera salido de la habitación de Llorenç.

C: En vuestro primer disco versionasteis a Codeine. ¿Os gusta hacer versiones o fue algo puntual? ¿OS gustaría versionar a algún otro artista? A vosotros ya os han versionado, si no me equivoco…

P: Pues la verdad es que nos encanta hacer versiones. Lo que más nos interesa es coger el ADN de la canción y desarrollarla como si fuera nuestra. Llevarla a nuestro terreno. Hemos hablado alguna vez de versionar a los Bee Gees, Scott Walker,…
El grupo canadiense Evening Hymns versionó nuestra canción The Lost Years para el recopilatorio Pecan Pie Vol.2 . El resultado nos gusta mucho. Es interesante escuchar una canción tuya interpretada por otra gente.
También hemos hecho una versión de un hit de los 60 de Irma Thomas, Anyone who knows what love is (will understand).

C: Vuestro último trabajo está masterizado por John Golden, que tiene en su haber a grupos como Sonic Youth. Esto ya son palabras mayores… ¿Cómo acabasteis en sus manos?

P: Al empezar a barajar opciones , desde Foehn nos sugirieron que mirásemos estudios de masterización en el extranjero. Hicimos una búsqueda a través de Internet y al ver el listado de discos que había masterizado John Golden, empezamos a pensar seriamente en él para masterizar el disco. Había trabajado con algunos grupos que nos gustan mucho (Sonic Youth, Low, Chris Isaak, The New Year, Wye Oak, The Secret Society, etc) y la relación calidad-precio era muy buena. Todo el trato se hizo a través de correos electrónicos. Contactamos con él, nos mandó una prueba y sonaba tan bien que aceptamos enseguida. Estamos encantados con el resultado final.

C: Parece que os gustan los títulos largos… Vuestro primer LP se titulaba Tomorrow will come & it will be fine. Muy bien no estará el mañana cuando ahora os enfrentáis en un Poomse vs The Kingdom of Death… Hasta hay una referencia con Tomorrow will come en el último disco. Aunque si lo vemos por el lado positivo, quiere decir que todavía estáis aquí peleando.

P: El título del disco y la mayoría de las canciones hacen referencia a circunstancias personales difíciles, a hacerte mayor, a perder a seres queridos, a saber que luchar contra la muerte es una batalla perdida pero, aún así, hacerlo de manera digna; la música como medicina/ terapia… Los temas que sobrevuelan el disco son oscuros pero creo que siempre se vislumbra una salida hacia la luz.

C: Por cierto, tenéis vuestro particular homenaje a Twin Peaks en este Poomse vs The Kingdom of Death. ¿Sois seriéfilos? ¿A qué le pondríais banda sonora?

P: Sí, los somos. Es un tema de conversación recurrente en los ensayos. Nos encantaría hacer bandas sonoras de series o de pelis. Aceptamos ofertas. Algunas de nuestras preferidas podrían ser: Breaking Bad, The Wire, Game of Thrones, Black Mirror, Broadchurch,…

C: Personalmente hay un tema del disco que me gusta especialmente: Invisible wars. ¿Cuál es la “guerra invisible” que tienen los músicos?

P: También es uno de nuestros preferidos. Nuestra lucha sería mantenernos un poco al margen de todas las cosas que envuelven y controlan la escena musical, aunque es prácticamente imposible.

C: Contadnos algo que tengamos que saber de la escena musical mallorquina porque desde la península parece que tenemos olvidadas a las islas.

P: En Mallorca siempre ha habido un gran nivel. Actualmente hay muchos grupos y algunos muy buenos, como Petröleo o Los Chicos de John Deere por nombrar alguno, pero tenemos el gran problema de la insularidad. Y ya no hablamos de ganar dinero, sino de cubrir gastos. Es difícil darse a conocer fuera si no puedes salir a tocar de manera regular.

C: Cada cierto tiempo llega una banda mallorquina a oídos de la península: Sexy Sadie, L.A… ¿Es vuestro turno?

P: Desgraciadamente, eso no depende de nosotros. Hay muchos grupos mallorquines con más proyección en la península que nosotros. El hecho de llegar más o menos lejos depende, no sólo de la calidad de los proyectos musicales, sino también de aspectos del ‘negocio musical’ que controlamos muy poco, todo lo que envuelve la música y no es música.

Escrito por
Más de Silvia Tinoco

Nudozurdo anuncian disco para abril

Nudozurdo vuelven al estudio en acústico. Durante el pasado otoño, la banda...
Leer más