White Lies en el Wembley Arena

Fecha: 17 de Diciembre de 2011

Lugar: Wembley Arena (Londres)

Amanece despejado en Londres un sábado 17 de diciembre de 2011, aunque pronto aparecen unas nubes amenazando con mojarnos el día. No importa, en mi tierra hace peor, somos todoterreno. Salir del hotel y tener el estadio de Wembley y el Wembley Arena a la vuelta de la esquina es una gozada, más que nada porque están reestructurando el barrio y en la zona no hay casi bares ni restaurantes a los que ir en caso de necesidad.

Al grano, el concierto en sí comienza con una impuntualidad impropia del lugar, hubo un retraso de unos 20 minutos que se hicieron eternos para quienes estábamos en la calle pues hacía horas que había anochecido y hacía un frío increíble.

The Chevin fue la primera de las dos bandas de hicieron de teloneros a White Lies esa noche. Es una banda originaria de Leeds (cosa que repetía constantemente su cantante) que cuenta con un EP en el mercado bajo el título de Champion EP, y gracias a que han teloneado a gente como The Pigeon Detectives o The Airborne Toxic Effect, poco a poco se van haciendo un hueco en el panorama musical del Reino Unido.

El cantante de The Chevin tiene una voz rota al más puro estilo americano. Su sonido, para que os hagáis una idea, tiene claras reminiscencias a The Killers. La banda de Leeds desgrana sus canciones a base de guitarrazos mientras su cantante, un tipo llamado Coyle, se mete al público en el bolsillo retándonos a cantar con él. The Chevin tienen un buen directo, nada que envidiar a las bandas consagradas con miles de conciertos a la espalda. Altamente recomendables.

The Chevin dan paso a The Duke Spirit, los segundos teloneros de White Lies. Lo primero que uno piensa al escucharles es que su cantante, Liela Moss, le ha robado las cuerdas vocales a Bonnie Tyler o algo por el estilo. Los londinenses cuentan ya con tres álbumes en su carrera, siendo el último de ellos uno titulado Bruiser, que salió en septiembre de este año. Yo no les conocía, pero no me esperaba que tuvieran la energía que tienen en directo. Su cantante no paró quieta un momento, salvo para tocar un par de baladas al piano. Dieron más espectáculo visual que musical, porque en realidad no planteaban gran cosa en su repertorio.

Terminado el concierto de The Duke Spirit comenzamos a sentir los nervios ante lo que habíamos estado esperando toda la noche: el directo de los White Lies. Al trío de Ealing he tenido la oportunidad de verles tres veces, siendo Wembley la tercera de ellas, aunque gracias a la tecnología y esas cosas, había visto muchos directos via streaming, youtube y demás. Temía que Harry (McVeigh, su cantante) no tuviera la voz en condiciones, ya que la mayoría de las canciones de White Lies son bastante complicadas de cantar. Sin embargo, cuando empezó a sonar Strangers y después con To Lose My Life demostró no sólo que estaba en plena forma, sino que además estaba muy por encima de las expectativas.

Tanto los tres componentes oficiales de White Lies (Charles Cave y Jack Lawrence-Brown acompañando a Harry McVeigh), como sus dos componentes extraoficiales (Tommy Bowen a los teclados y sintetizadores y Rob Anthony Lee a la guitarra, percusión adicional y sintetizadores) estaban felices y cómodos en el Arena, el público cantó todas y cada una de las canciones que sonaron esa noche: Is Love, E.S.T., Streetlights, The Price of Love, Farewell To The Fairground, From The Stars (esta fue probablemente una de las canciones más coreadas), A Place To Hide, Peace & Quiet, Taxidermy, Come Down y Death compusieron el grueso principal de canciones que los White Lies nos fueron regalando de una forma magistral, suelta, relajada y brillante. Lista de canciones aderezadas con fuegos artificiales que nos llovían de todas partes, ráfagas pirotécnicas que se disparaban cada vez que comenzaba el estribillo de Streetlights y que incluso resultaron ser causantes de la anécdota del concierto cuando Charles, el bajista, por poco se quema (debió de haber olvidado dónde estaban puestos los cañones, pero por suerte reaccionó a tiempo).

Las canciones de White Lies hablan de luz y de oscuridad, pero en el concierto del pasado sábado sólo sentíamos la luz, la oscuridad quedó atrás, cuando empezaban y sus hermanos mayores les hacían hueco en sus conciertos: comenzaron teloneando a dEUS, han teloneado a Muse, Coldplay, Snow Patrol o Kings of Leon, se han pateado toda Europa y Estados Unidos a base de festivales y conciertos en salas pequeñas. Ahora ya no les hace falta nada de todo eso, con una brillantísima Unfinished Business seguida de The Power & The Glory, que resultó muy emotiva y con Bigger Than Us, canción con la que el Arena se vino abajo, dieron por finalizado uno de los mejores conciertos a los que he tenido la oportunidad de asistir y la prueba de que el trío londinense han aprobado con sobresaliente el examen a vida o muerte que supone tocar en el Wembley Arena, tal vez dentro de no mucho toquen en el Stadium, cosa que hicieron gracias a Coldplay, pero esta vez como cabezas de cartel.

Escrito por
Más de Paula S.

Escucha el primer single del nuevo proyecto en solitario de Cian Ciaran (Super Furry Animals)

El teclista de los Super Furry Animals acaba de anunciar que el...
Leer más