Un informe demuestra los bajos ingresos de los artistas frente a la industria musical

Industria musical

Un informe reciente de la empresa Citigroup ha revelado que los músicos cobran una cifra muy por debajo de la mitad de ingresos que genera la industria musical.

El informe, llamado Putting The Band Back Together (juntando a la banda de nuevo), explica que los ciudadanos de Estados Unidos emplean una media de 20.000 millones de dólares en música al año y la industria recauda 43.000 millones de dólares en el mismo periodo de tiempo. Pero esto no impide que el artista en cuestión reciba unos ingresos de 5.000 millones de dólares, de los cuales gran parte van a parar a las plataformas de distribución y a las discográficas. Esta cantidad es equivalente a un 12% del total de beneficios que recauda la industria, por lo que esta se queda con un 88%.
A través del informe que presenta, la empresa Citi ha llevado a cabo una propuesta perfectamente estructurada y pensada para aportar una alternativa al concepto de industria musical, además de reestructurarla por completo para adaptarla a los nuevos tiempos.

El problema

El grupo de trabajadores encargados de esta tarea identifican dos cambios o problemas en la sociedad: primero, los clientes están sustituyendo paulatinamente la compra de música por su “alquiler” al utilizar las principales plataformas de streaming como Spotify o Apple Music. Segundo, el declive de la música en físico, que ha obligado a los músicos a embarcarse en giras más a menudo, ya que, según parece, es la única manera que tienen los artistas de ganar ciertos beneficios. Por medio de los conciertos, aunque el porcentaje de sus ganancias ha aumentado un 5% desde el año 2000 precisamente por la música en directo.

Las discográficas actúan como intermediario entre las plataformas de subscripción como Spotify o Apple Music, pero no entran en el negocio de los conciertos. Están excluidas de él. Es por esto que a los artistas les beneficia más vender todas las entradas de un concierto que arrasar en las ventas de discos.

También explican que, al igual que los hábitos de consumo de los clientes están cambiando, la estructura de la industria ha permanecido exactamente como era antiguamente. Lo mismo pasa con los distribuidores de música y con los promotores de conciertos.

Su propuesta

Es por esto que proponen tres formas distintas de evolución en la industria musical: la integración vertical, la integración horizontal y por último, formas orgánicas de integración vertical.

En la integración vertical podríamos ver, por ejemplo, promotores de conciertos uniéndose a una plataforma de distribución, como se propone en el informe. La integración horizontal consiste en fusionar distintas firmas de distribución, y por último las formas orgánicas de integración vertical tratan de transformar firmas de distribución online en discográficas orgánicamente dirigiendo a artistas más jóvenes, lo que –dicen los creadores de la propuesta– permitiría a los artistas recoger más beneficios de la música mientras que los distribuidores online ganarían la parte que anteriormente se llevaban las discográficas.

A través de este enlace podrás acceder al desarrollo de la propuesta presentada por la empresa Citi.

Escrito por
Más de Eli Gringer

Devon Welsh anuncia álbum en solitario y publica un nuevo adelanto

El cantante canadiense Devon Welsh, frontman de la banda actualmente descompuesta Majical...
Leer más