The Loud Residents te invitan a su última fiesta adolescente llena de rock efervescente

Me atrevería a decir que The Loud Residents es la banda joven malagueña que más ha gustado desde sus inicios, y fe de ello da la MondoSonoro cuando eligió la primera maqueta del conjunto como el quinto mejor trabajo de 2013. Lo que uno percibía en aquellas canciones algo desgarbadas era el increíble potencial de una banda que ha ido midiendo sus pasos con cautela para ir perfeccionando su fórmula lanzamiento a lanzamiento, labrándose un pequeño espacio en la escena, dejando grandes temas por el camino. 

El sonido de un grupo que empezó siendo más garajero con tintes de psicodelia que te dejaba sin aliento pasó, en dos años, a destilar elegancia rock. Los riffs pesados y ahogados dejaron paso a los punteos más sutiles del rock alternativo a caballo entre el emo y el power pop de los primeros Weezer. La voz sin control de su vocalista Sixto consiguió madurar y encontrar su lugar entre lo íntimo y lo desgarrado de un dolor romántico. Por todo ello, con apenas cuatro canciones en For You, Lovers and Sinners (trabajo que cumplió tres años hace escasos días) dieron un golpe sobre la mesa y The Loud Residents elevaron su apuesta con temas como Verlaine Prozac, auténticas delicias dentro de aquel trabajo.

No ha sido hasta este 2018 cuando el grupo ha estrenado propiamente su álbum debut, un The Last Teenage Party que se antojaba más que deseado y recoge las dos caras de la música del grupo: la parte que invita al pogo y al sudor en un concierto por medio de rasgueos cañeros y divertidos (basta ver temas como Ralph o E.S.A.) y la que invita a la reflexión con una ligera calma en las revoluciones pero con la misma efectividad en su ataque (Still Friends o la más que pegadiza Soft Dream). Para presentar todo esto se valen de un trabajo conceptual cuya cara A representa esa última fiesta adolescente llena de energía y libre de preocupaciones, mientras que su cara B sería la mañana siguiente, la resaca, la reflexión y, en cierta medida, el arrepentimiento por lo sucedido.

The Loud Residents se sirven de un sonido que mira al rock juvenil del continente americano mientras asienta sus raíces en el garaje del que parece vienen grandes formaciones del estilo como Perro, Jamie 4 President o La URSS. The Loud Residents es tu nuevo grupo imprescindible y tú aún no lo sabes. Puedes escuchar The Last Teenage Party aquí.

 

Escrito por
Más de Mané López

Gibson, la marca de guitarras, al borde de la quiebra

Gibson, uno de los gigantes dentro de la fabricación de guitarras, podría...
Leer más