The Layabouts y The Welcome Dynasty suenan por todo lo alto en Valencia

THE WELCOME DINASTY
Foto: Olga Font

Ayer actuaron Layabouts y The Welcome Dynasty en la sala Wah Wah de Valencia. Una pena que hubiera tan poca gente, tal vez la crisis, tal vez las fechas. En cualquier caso, la actuación de The Welcome Dynasty, para empezar, fue magnífica. Repasaron algunos de los temas de su primer EP, Underwater Meetings, siendo Markus, Christine, Wanda y In Heaven de las más coreadas, y algunas canciones nuevas de su próximo disco que saldrá en diciembre o enero. Muchas, muchas ganas de escuchar sus nuevas canciones, variadas, con cambios de ritmo, estupenda guitarra y coros pegadizos que dan muchas ganas de seguir. Todos tocan de modo impecable, el batería es un fuera de serie y tanto la guitarra como el bajo suenan de fábula, pero se ve a Bruno, cantante y guitarra, como la esencia del grupo, ya que aparte de la emoción vocal unas veces y el berrido salvaje otras, saca de su guitarra sonidos novedosos y muy particulares.

 

Después de un bis requerido por la audiencia, escasa, pero buena, aparecieron los madrileños Layabouts con su potente rock guitarrero. Ante un público que se mostraba sorprendentemente frío, empezó el “batería mutante Vito”, así le llamó el líder Jon, cantante y bajista, aporreándola del modo más brutal, haciendo imposible que los pies estuvieran pegados al suelo más de dos segundos. Sí, explosivos, potentes y muy, muy ruidosos, repasando su trayectoria de tres discos, dando más importancia a su última publicación, Savage Behaviour, título de lo más apropiado, ya que escenificaron un comportamiento salvaje, al menos encima del escenario. Con temas como River of the moon, Rollercoaster o Chevy, que sonaron de fábula, casi me atrevería a decir que más efectivos en directo que enlatados. También repasaron varias canciones de sus dos discos anteriores como Corrupted Scene Behind the Stage, Desertica o Fine for Me. Por si sus estridentes instrumentos fueran poco, el guitarrista empezó a tocar los teclados, después de ser presentado por Jon como “el latino Richie”, aunque se llama Javier, pero al parecer cambia de personalidad delante de tal instrumento. Fue entonces cuando por fin consiguieron camelarse al público que se movía muy poco para la música que sonaba; por fin Jon se los metió a todos en el bolsillo y les hizo saltar, darse empujones y sudar de lo lindo, llegando a meterse entre ellos en los últimos temas. Bis correspondiente por supuesto requerido, y una gran retirada, con todos los honores y aplausos igual de ruidosos que su estilo.

 

No acabo de comprender por qué el público fue un tanto pequeño, ya que me esperaba un concierto más concurrido, tal vez el hecho de que muchos les viéramos en festivales cercanos como el Arenal ha contribuido a esto. También se trataba de una audiencia a la que le costó entrar en calor, menos mal que cuando lo hicieron fue a tope.

 

Ambos conciertos valieron mucho la pena, a ver si la próxima vez que Layabouts se pasean por aquí la gente está más animada y cuando The Welcome Dynasty presente su nuevo disco en Valencia, su propia ciudad, estemos todos los que somos. Muchas ganas de repetir.

Escrito por
Más de Olga Font

THE DEPRECIATION GUILD – SPIRIT YOUTH

Es cierto que The Pains of Being Pure at Heart, a pesar...
Leer más