The Horrors triunfan pese a las adversidades

THE HORRORS

Fecha: 2 de diciembre de 2011.

Lugar: sala Rock Kitchen, Madrid.

Foto: Víctor W.

Poco queda ya de aquella banda que debutó en 2007 con Strange House y destrozó la Sala Moby Dick en su primer concierto en la capital. Desde entonces, The Horrors han crecido, han evolucionado, y han sacado dos discos sobresalientes, maravillosos, Primary Colors en 2009 y Skying, este mismo año.

A pesar de ello, a veces tengo la impresión de que en nuestro país no se les da el crédito que merecen, pero amigos, nos encontramos ante una de las bandas más importantes y con una propuesta más interesante del panorama actual. Pero aquí no parece que The Horrors puedan ni siquiera llenar una sala de tamaño medio, pues la ubicación del concierto no era otra que la Rock Kitchen. Y ya se sabe lo que ocurre en esa sala, reducidas dimensiones y mala calidad del sonido.

Pero señores, eran The Horrors. Precedidos por unos frenéticos Cerebral Ballzy. Nada menos que The Horrors. Ya su simple estampa sobre el escenario impresiona. Faris Badwan es alrededor de 2 metros de puro hueso vestido íntegramente de negro. A su derecha, un Joshua Hayward que hace maravillas con la guitarra mientras se esconde tras su melena y se muestra ausente durante todo el concierto. A su izquierda, un Rhys Webb que no para de moverse pausadamente al ritmo de su bajo y un absorto Tom Cowan en los teclados. Y a su espalda, la intensidad en la batería de Joe Spurgeon. Sinceramente, ya en la primera canción tenía la sensación de estar ante algo grande, ante una banda que será recordada. Precisamente, lo contrario de lo que pensé cuando se dieron a conocer al comienzo de su carrera, cuando estaba convencido de que serían relagados al olvido una vez el hype que les rodeó se hubiese disipado. Afortunadamente, con Primary Colors me demostraron que estaba equivocado.

Los conciertos de The Horrors no se caracterizan por su duración o por su largo setlist. Pero el viernes eso dió igual. Incluso mejor eso que conciertos que se extienden sin pena ni gloria con canciones de relleno, que haberlos los hay. Y, como era de esperar, ni un solo tema de su debut, algo que no tendría sentido teniendo en cuenta que ya ni siquiera la distribución de sus miembros es la misma que en esa época (Rhys Webb y Tom Cowan se intercambiaron sus roles en bajo y teclados tras Strange House).

Todas y cada una de las canciones escogidas fueron temazos. Se fueron sucediendo una tras otra: Changing The Rain, Who Can Say, I Can See Through You, Scarlet Fields o Dive In. Después, llega un poco de pausa con la maravillosa intro de Endless Blue, antes de dar paso de nuevo a las intensas guitarras.

Pero parece que no puede haber concierto de The Horrors en Madrid sin accidente, y aunque afortunadamente en esta ocasión nadie salió herido, sí que el sonido decidió dejar de funcionar en el momento del clímax de Sea Within A Sea. La banda lo intentó una segunda vez, pero nada. Una pena pues nos quedamos sin esta canción. Sin embargo, sí tocaron correctamente Still Life antes de la pausa, tras la que volvieron al escenario para despedirse con Mirror’s Image, Three Decades y Moving Further Away.

Llegó el momento de abandonar la sala con el convencimiento de haber visto a una gran banda, con todavía mucho potencial que explotar. Y preguntándome qué tal habrían sonado en una sala con mejores condiciones, pero claro, ese sigue siendo uno de los temas pendientes a mejorar en el circuito musical madrileño. Espero que los Badwan & co estén en algún festival de verano por estos lares. Ya estoy deseando verles de nuvo.

Escrito por
Más de Jorge Híjar

THE COURTEENERS – FALCON

Cuando The Courteeners comenzaron a despuntar allá por 2008, la prensa especializada...
Leer más