Taylor Hawkins (Foo Fighters) responde a su predecesor: Dave Grohl no es un bully

Además de ser uno de los artistas con más talento de la escena musical, siempre se ha dicho de Dave Grohl que es una de las personas más amables y simpáticas de la industria musical. Sin embargo, el año pasado William Goldsmith, quien fuese batería de Foo Fighters entre los años 95 y 97, acusó a Grohl de haberle tratado realmente mal durante su tiempo en la banda y, entre otras cosas, le acusó de hacerle bullying y también haberle hecho dudar de su propia capacidad como baterista, ya que después de haber grabado todas sus partes de batería para The colour and the shape, segundo trabajo de Foo Fighters, descubrió que decidió regrabarlas por su cuenta y no usar las registradas por él.

Sin embargo, en una entrevista, Taylor Hawkins, su sucesor, ha dado una visión muy distinta del asunto. Según el actual baterista de Foo Fighters, Grohl nunca despidió a Goldsmith de la banda, sino que éste no pudo aguantar la presión y decidió retirarse, por mucho que ahora intente culpar al cantante de su decisión. Lo que sí admite Hopkins es que no fue fácil arrancar su aventura en la banda, ya que al principio él interpretaba en directo las baterías de sus predecesores y aquellas grabadas por el propio Dave Grohl, que como sabéis hacía este rol en Nirvana, y no fue hasta All my Life dentro del disco One by One cuando Hawkins se sintió importante, cómodo y protagonista en su instrumento.

Por tanto, al menos según su compañero, podemos seguir considerando a Grohl como uno de los personajes más simpáticos y agradables del mundo de la música.

Escrito por
Más de CrazyMinds

Prophets of Rage están a punto de estrenar el primer adelanto de su nuevo disco

Estamos a punto de escuchar el primer tema extraído del nuevo disco...
Leer más