Segunda Jornada del Cruïlla Barcelona 2011

MADNESS

Seguimos, y antes de repasar el resto de grupos que desfilaron por el Fórum, un par de apuntes sobre la organización del festival. En general todo fue en este sentido como un reloj, a pesar de la complejidad de coordinar cuatro escenarios, todo fue fluido. Tal vez sólo una pequeña crítica a la programación, y es que teniendo en cuenta la diversidad de estilos presentes, habría sido un detalle no solapar en horario directos que claramente compartían un mismo público, así tuvimos que elegir por ejemplo entre Delafé y las Flores Azules o Maika Makovski. Nos perdimos al proyecto Litoral (que nos despertaba mucha curiosidad) para poder ver a Madness. En cambio, inexplicablemente, grupos como Public Enemy disfrutaron del festival en solitario.

Aparte de estas pequeñas quejas (no todo va a ser perfecto), la programación resultó acertada, bien equilibrada y a mi parecer más completa que la de ediciones anteriores. Sigamos pues con los directos que sí pudimos ver:

Very Pomelo: Los chicos del sur de Catalunya fueron la gran sorpresa para cerrar la primera jornada de festival. Con una extraña mezcla de folk-punk, por decir algo, y unas letras surrealistas pero con una dosis de ironía muy fina nos alegraron mucho el final de la noche. Tienen algo de fiesta mayor, y con dos discos editados creemos que van a dar mucho de que hablar.

Calle 13: Empezamos la segunda jornada de festival con esta bestia puertorriqueña. Siendo sincero, llegamos a este concierto medio en broma, esperando bailar un rato y reírnos un poco de todo. Pero pasó algo curioso (aunque sé que esto no va a gustar a muchos), se convirtió en uno de los mejores directos del festival. El desconocimiento nos llevó a pensar que era un grupo de reggeaton sin mucho fundamento, y nada más lejos de la realidad. Calle 13 nos brindó un concierto lleno de ritmos latinos mezclados con hip-hop, con un plantel de músicos espectacular y una energía desbordante del primer al último tema. Además todo ello regado con una carga política y un mensaje de lucha muy potente. Residente tuvo un discurso muy coherente e incluso dedicó un par de temas al cantautor Facundo Cabral, asesinado en Guatemala hace unos días.

Madness: Llegamos con muchas ganas a escuchar a los ingleses. Estos chicos fueron la voz del Ska a finales de los 70 junto a The Specials y Bad Manners. Una leyenda viva vamos. El problema es que comprobamos que ya no son aquellos chicos de 20 años que llenos de energía hacían saltar al público con One Step Beyond. Monsieur Barso ha envejecido bastante y con ello se ha dejado la voz por el camino, y a pesar de que la instrumentación fue impecable, al concierto le faltó un poco de energía. A pesar de ello pudimos disfrutar de sus temas más famosos. Sonaron Baggy Trousers, Our House, House of fun, It must be Love y un largo etcétera de números uno.

Joan Colomo: Otra joya que nos ha dado últimamente la escena Indie catalana. Joan Colomo nos sorprendió con su primer disco El abismo de uno mismo que hacía una curiosa mezcla de folk-pop, influenciado (según el autor) por el punk y el hardcore. Cabalgando entre el castellano, el catalán y el inglés es un disco que no pasa indiferente. En el Cruïlla nos presentaba su segundo trabajo Contra todo pronóstico en que no baja el listón. Fue un concierto divertido, con muchos cambios de ritmo y mucha comunicación con el público. Pudimos comprobar que Colomo es un tipo muy excéntrico (como todo genio) pero con un directo de los que apetece repetir, tal vez en un formato más pequeño.

Tokyo Ska Paradise Orchestra: Y aquí la otra gran sorpresa de la segunda jornada. De pronto el segundo escenario se llena de japoneses y dan una lección de cómo se toca el Ska-Jazz. Los nipones convirtieron su concierto en una Master Class de ritmo haciendo saltar a todo el público a la vez. Hubo unanimidad, fue increíble. Ni un solo fallo en la instrumentación, destacando un saxo bajo que convirtió su instrumento en algo impresionante. Hora y media de intensidad y música en mayúsculas, para amantes del ska o para detractores, todos nos pusimos de acuerdo.

Y cerramos un año más el cruïlla de la mano de los Buffetlibre dj’s y su buenrrollismo habitual. Bailando cerca del mar, como una especie de gran ceremonia de bienvenida del verano. Cerramos con buen sabor de boca, y con una amalgama de estilos para digerir poco a poco, y hasta la próxima edición, porque esto da para muchas más.

Escrito por
Más de Albert Cobacho

THE JOY FORMIDABLE – THE BIG ROAR

Se abre el telón, de terciopelo rojo, por supuesto. Tras un espeso...
Leer más