miércoles, noviembre 20, 2019

Recomendamos… Moonrise Kingdom de Wes Anderson – El tiempo del amor, el tiempo de la inocencia

Cine Recomendamos... Moonrise Kingdom de Wes Anderson - El tiempo del amor, el...

MOONRISE KINGDOM
Como refugio del calor, de los últimos días de trabajo previos a las vacaciones o bien para aprovechar los días de vacaciones en casa haciendo aquello para lo que casi no tenemos tiempo, una buena opción es sin duda pasarse por una sala de cine a ver Moonrise kingdom.

Estrenada el pasado 15 de junio, se trata de la novena cinta del director norteamericano Wes Anderson, después de obras tan variadas y curiosas como Academia Rushmore, Viaje a Darjeeling o Los tennembaums. Una cinta que nos propone un viaje imaginario a la inocencia del primer amor, en un escenario idílico y lo suficientemente alejado de ningún lugar real como para poder albergarla en un tiempo pasado del cual extraer la estética y empapar con ella toda la historia.

Una historia de iniciación en el amor, dos niños singulares en el despertar de su adolescencia, que se enamoran y deciden huir de sus respectivos mundos para poder vivir su amor, vivir una aventura, desafiar lo establecido y fundar su propio mundo, su propio paraíso, ajeno a todo aquello que les atormenta, que no les permite ser felices.

Podríamos definirlo, así por encima, como un cuento, para ser más exactos, un “cuento indie” (con todo lo que el término podría conllevar). Porque es un cuento con personajes fuera de la normalidad, traumas infantiles, adolescencias difíciles, adultos complejos bajo una apariencia sencilla; todo ello en una isla imaginaria, años 60, una gran aventura. Reflejando la inocencia y la dulzura del primer amor, la búsqueda de un rincón aislado para encontrar la felicidad lejos de cualquier miseria, la ilusión por la vida bajo el prisma de esa misma inocencia.

Todo ello con un reparto adulto de lo más destacable, formado por actores como Bruce Willis, Edward Norton, Bill Murray, Frances McDormand o Harvey Keitel, acompañados por un estupendo elenco de jovencísimos autores. Y adobado en preciosas y coloridas imágenes, cuidadas al detalle, que le proporcionan la magia justa y complementaria a la sencilla historia que relata, nada que no se haya contado antes pero con muchísimo encanto.

Porque realmente la historia en sí misma no es el gran fuerte de la cinta, sino la manera cómo está contada, los escenarios y la cinematografía en sí. Todo un conjunto de elementos que hacen que se salga del cine con una enorme sonrisa y con la sensación de haber desconectado de todo aquello que nos preocupa y habernos dejado llevar por una sencilla pero tierna historia.

No deberíamos olvidar mencionar su banda sonora, protagonista también de la cinta. Empezando por la brillantísima escena inicial acompañada de una pieza clásica del compositor inglés del siglo XX Benjamin Britten, siguiendo con las composiciones originales de Alexandre Desplat y destacando el tema del año 1962 Le temps de l’amour de la mítica cantante francesa Françoise Hardy, que se mimetiza con el espíritu juvenil e inocente del film y protagoniza una sencilla pero bonita escena a mitad de la misma.

Una pequeña delicia para refrescar cualquier tarde de verano.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

 

Síguenos en Facebook: