Recomendamos… El Club de la Lucha (1999) de David Fincher

EL CLUB DE LA LUCHA
Película de culto rodada por el siempre sorprendente David Fincher (Seven, The Game, The Social Network, Zodiac, Millenium) basada en la novela Fight Club opera prima de Chuk Palahniuk. Todo un suceso en la cultura underground la cual podrás amar u odiar pero no te dejará indiferente. Si es cierto que algunos de los detractores de Fincher lo tachan de excesivo y de tener tendencias hacia el videoclip (de hecho ha rodado mas de treinta para artistas de la talla de Madonna, Nine Inch Nails, The Rolling Stones o Aerosmith) en esta película acierta con cada plano, cada secuencia, cada travelling o plano cenital de forma excepcional.

El argumento gira en torno a Jack (Edward Norton) que padece de insomnio y lleva una vida aburrida y monótona. En un viaje de avión conoce a Tyler Durden (Brad Pitt), un vendedor de jabón que cree que la perfección sólo se alcanza mediante la autodestrucción personal. Juntos crean un club de la lucha secreto cuyo éxito llegará a sobrepasarles. Para redondear la faena irrumpirá en sus vidas Marla (Helena Bohanm Carter), un ser depresivo y cínico.

Los tres actores principales se muestran soberbios. Ninguna destaca por encima del otro en su interpretación de unos individuos hastiados, superados por la monotonía, desesperados por sentirse vivos sin importarles los medios para llegar a tal fin. Este película supone la segunda colaboración (de un total de tres hasta el momento, El asombroso caso de Benjamin Button) de Brad Pitt con David Fincher después de rodar anteriormente la espectacular e inquietante Seven.

 

El film, tan sorprendente como polémico, es una ácida crítica a una sociedad, cada vez más abocada a la cultura del consumo. Un intento de sacudir la conciencia de una sociedad rendida a la fama, la belleza y el dinero. Donde la felicidad cada vez va más ligada al exceso. No exenta de polémica, ciertos sectores conservadores la tacharon de ultraviolenta y de querer difundir un mensaje anarquista

 

Fincher, uno de los directores más acertados de los últimos tiempos, vuelve a hacer gala de su impactante estilo visual que envuelve al espectador desde la primera toma inicial hasta uno de los más sorprendentes e inesperados finales cinematográficos. Si a todo ello añadimos una banda sonora bajo la tutela de los Dust Brothers y el Where is my mind? de los Pixies el éxito está asegurado.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 10/10

Síguenos en Facebook: