lunes, septiembre 23, 2019

Purple Vs. Freakland: El Clásico

Noticias Purple Vs. Freakland: El Clásico

Cerramos el puente de la Constitución y con ello la trigésima edición de un Purple que dejó a los mods de León más entrepechados de lo normal, por aquello de que “no estuvo mal, pero pudo estar mejor”. Cosa fina que en la capital leonesa se escuchase más la polémica por la financiación de Estrella Galicia que el rugido metalizado de las Vespas.

Sin embargo, de la que unos se ponían la parka para asistir a un cartel un tanto frío y de tintes noventeros; en el Bierzo rompían –no sabemos si con carácter definitivo en su propuesta final- con ese papel de ramal que en otras ediciones venía repitiendo muchos de los grupos elegidos para el principal festival sixtie en territorio nacional.

De esta forma, From Timba to Tumba se confirma en el gusto por los botines de cuero, las melenas desgreñadas y las gafas de sol en la noche y nos devuelve la ilusión de ver que, una Semana Santa más, Ponferrada se hace fuerte y confirma la decimonovena edición de un festival pequeñito, pero matón.

Si no hay sorpresas, los próximos 18, 19 y 20 de abril volveremos a regar el baile vermut a golpe de chiles en el KingKong, a romper la siesta en la Tararí y aullarle a la luna en la sala La Vaca. Una experiencia muy animal con ruido de garaje.

Así, se confirman los madrileños Sex Museum en la fiesta presentación del 23 de marzo (Attica Club) con su álbum Musseexum; trabajo grabado en directo que culmina tres años de gira repartiendo cera.

Bronco Bullfrog, ingleses hasta las patillas; la alusión directa a la cinta de Barney Platts-Mills (1969) puede ponernos en situación. Pop británico de ayer y de hoy… yo por ellos me pongo un estampado geométrico y el corte bob.

Los Wavy Gravies, liderados por Martín y Jorge Lorre con un ajustadísimo compendio surf, garajero y rockabilly que ya ha desgastado los suelos del FunHouse y el Gran Café, entre otros.

The Peawees, desde Italia y pudiendo presumir de haber enamorado a América junto The Sonics, The Dictators, The Damned, Radio Birdman, Detroit Cobras… Sólo puedo decir que nos ponen los pelos de punta –y sin los pelos, también-.

Desde el futuro, los franceses The Scaners. Sabemos que tienen un theremín, pero si tuviesen una nave les pediríamos que nos llevasen. La vida extraterrestre suena a garaje, punk y sintetizadores.

Y, por último hasta donde puede leerse, los consagrados Muck and the Mires. Podría hacer mil juegos de frases a partir de la sentencia que sobre ellos lanzó Kim Fowley (productor de las Runaways y de ellos mismos) “Son Los Beatles de 1964 encontrándose con los Ramones”. Sin embargo, diré que suenan “a noche de frío polar antes de un examen de matemáticas y encontrándome a Jorge Explosion en la barra del bar” o, lo que es lo mismo, a mis conciertos de iniciación en el garaje, allá en los tiempos de universidad… Lo de siempre, pero con calidad.