Pony Bravo se vuelven voltaicos

Fecha: 11 de Noviembre de 2011

Lugar: Sala Mondo Club (Vigo)

Hay cierta luz que incide en cierta gente. Cierta luz que incide en cierta gente y enciende sus mentes y cuerpos. Cierta luz incide en ellos y generan electricidad. Son seres voltaicos. Y brillan. Pony Bravo son seres voltaicos. Generan electricidad. Seres que brillan y crean. No hacen música. Crean.

Después de más una hora de espera y de que la gente fuese completando el aforo poco a poco. Pony Bravo salieron al escenario e hicieron eso que saben hacer. Apelar al ritmo superlativo. A la experimentación. A la imaginación. Al ritmo originario. Al blues-flamenco, al kraut, al post-rock, al ragga. Toques de eléctrónica. Si bajo de espaldas no me da miedo (y otras historias) fue toda una ruptura dentro del panorama indie nacional, Un gramo de fé sólo es una muestra más de los distintos caminos por los que transitan Pony Bravo sin tropezar. Y en directo crecen sin fin.

No he visto un mal concierto de Pony en mi vida. Y he visto unos cuantos (dijo él vanagloriándose y riendo sarcónicamente). Saludaron al público y refirieron que se encuentran muy a gusto cuando vienen a Galicia, y sus hermosas viandas “Too much pulpo”, dijeron.

Daniel Alonso (voz, teclados), Darío del Moral (bajo), Pablo Peña (guitarra) y Javier Rivera (batería), abrieron con La voz del hacha dice la verdad y tocaron Noche de setas, Super broker, Fullero, El campo fui yo. La gran “rave de dios” y rescataron varias del primero El rayo, Trinchera, Guarda forestal… entre otras. Con los distintos cambios entre los músicos de instrumentos bajo, batería y guitarra, que solo reflejan la calidad de todos ellos.

Como curiosidades incluyeron la canción Ouija fest (que habían grabado con Za! para el Día de la Música) y su versión de la Macarena. Para finalizar tras los bises muy aplaudidos nos dejaron con buen sabor de boca. Una nueva canción, en voz de Darío esta vez, pseudo-rapeada sirvió para finalizar el concierto Ca-me-llo, ca-me-llo, ca-me-llo, yo. Brutal deconstrucción de la realidad nocturna y fauna variada que habita la noche o el indie, o las revistas tendenciosas y la mafia de los festivales. Alguien ha dicho mafia, No, creo que no.

Enormes, Pony Bravo.