PARIAH – HERE FROM WHERE WE ARE

Imagina que el sonido ambient y el techno tienen un affaire dulce y peculiar. Así es como se presenta el nuevo proyecto de Pariah, pseudónimo que utiliza el músico y DJ Arthur Cayzer, nacido entre bandas de hardcore y punk y reconvertido al dubstep a su llegada a Londres. Tras hacerse un merecido hueco en la escena techno europea y transformar su alta capacidad creativa en múltiples proyectos inacabados, por fin ha logrado dar cuerpo a su primer LP debut bajo el amparo del sello Houndstooth.

Anteriormente fueron tres EPs los que fraguaron su figura dentro del techno, pero parece ser que con la publicación de su primer álbum Pariah deja atrás ese estilo y se lanza a una etapa mucho más madura sin dejar de lado su capacidad experimental.

Here from Where we Are es una pequeña colección de reflejos personales, respuestas y reacciones del autor frente a la vida. Un álbum que nace tras 8 años de trabajo e incuestionable evolución. Desde el primer tema ya podemos decir que se trata de un disco para re-descubrir a Pariah, y que no deja indiferente a ningún seguidor, por lo distinto de su estilo. Y es que bien parece que Arthur ha decidido centrarse en comunicar su obra tal y como la siente, sin preocuparse por lo que se espera de él, siendo fiel a sí mismo.

Un viaje formado por 9 temas, cada uno de los cuales va mutando en el siguiente lentamente sin pausas entre ellos. Una sesión continuada que nos introduce en un entorno abstracto, con una variedad de texturas y armonías fuera de lugar, como dispuestas de manera aleatoria pero concienzudamente estudiadas.

El tema inicial, Log Jam, es digno de ciencia ficción, un tema nacido de la esencia Aphex Twin o Brian Eno, que forma una intro muy vivaz y deja paso a Pith, detacable por una calmada atmósfera que se ve prolongada al entrar el tercer corte, Seed Bank, donde conviven sampleos y sintetizadores. Se escuchan leves sonidos de aves, que se transforman en gotas de lluvia, un recurso sonoro que aparece repetidamente a lo largo del álbum. Pariah juega con nuestros oídos como quiere. En Linnaea, los oídos más ávidos descubrirán varios estratos de sintetizadores, que comienzan en un segundo plano y van sonando cada vez más prominentes. Es como si cada capa sonora llevase un camino separado del resto hasta terminar uniéndose de forma tangencial, sin llegar a empastar del todo. Sin duda Linnaea es uno de los puntos fuertes del LP.

Y seguimos el viaje con At the Edge, que nos evoca el trabajo del conocido compositor griego Vangelis. Suena como a free jazz interpretado por ordenadores. Soberbio. El sencillo tema Conifer, en el que un órgano toma las riendas, se torna una complicada pieza difícil de gestionar, que casi nos saca del viaje. Pero llega la calmada Rain Soup que, como su título indica, bien podría dar vida a una escena de lluvia cinematográfica.

Durante el penúltimo corte, Drug the Lake, descubrimos casi lo más interesante de este álbum. Y es que Arthur Cayzer es un virtuoso que nos deja intrigados con el uso de loops provenientes de una cinta de cassette, la cual parece someter a un bucle sin cuidado, pero que obviamente a juzgar por el resto de temas del disco es producto de un trabajo minucioso y meditado que tiene el fin de confundir al oyente. Esa “suciedad sonora” tiene un porqué. Con Here from where We Are da punto final a este viaje. Un debut que bien parece el nacimiento de un nuevo músico, que nada tiene que ver con el Pariah de antaño. La revelación de una faceta hasta antes insospechada entre sus seguidores.

Un viaje a repetir tantas veces como queramos relajarnos o volver a esas noches de otoño. Si bien es cierto que tanto relax puede llegar a resultar monótono. Un consejo de servidora: escuchar sin expectativas pero sí con minuciosidad auditiva, como diseccionando cada nota. Buen álbum para entrenar el oído y perder el miedo a nuevos estilos.

6.5
6.5
Escrito por
Más de Sonia Escudero

JAIN – SOULDIER

El respeto y amor profundo por la diversidad de culturas es una...
Leer más