Of Monsters And Men – My Head Is An Animal

OF MONSTERS AND MENIndependientemente de mi gusto personal por los grupos nórdicos, a nadie sorprende ya el hecho de que Islandia es una mina en la que siempre hay que tener un ojo puesto. Muestra de ello son bandas como Björk, Sigur Rós, Gus Gus o The Sugarcubes por ejemplo, todas nativas de la isla. A esta lista hay que añadir ahora a Of Monsters And Men.

El sexteto nació en 2010 como ampliación del proyecto en solitario (Songbird) de Nanna Bryndís Hilmarsdóttir (la voz femenina de OMAM) para presentarse (y ganar) el certamen de batalla de bandas islandes Músíktilraunir. Tras triunfar en su Islandia natal, fichan por Universal para publicar a nivel mundial el álbum que hoy nos ocupa: My Head Is An Animal (2012)

Se trata de un disco muy amable, fácil de escuchar y al que se va cogiendo cariño, salpicado con algunos hits (como el single Little Talks que llego a estar en lo más alto de las listas europeas). Como ellos mismos han declarado, los seis han colaborado en el disco de una u otra manera, sea musical o líricamente, y de ahí la variedad de temas, sin salirse, eso sí, del genero indie folk que les acerca mucho a bandas como Mumford & Sons y Noah & The Whale o, por citar otros grupos nórdicos, a los suecos Lacrosse y I’m From Barcelona.

Pero sin lugar a dudas, el punto fuerte de My Head Is An Animal esta en las voces: en lo que cantan y en como lo cantan. Líricamente, y lejos de los tópicos típicos, las canciones de Of Monsters And Men narran muy hábilmente historias fantásticas, casi como cuentos de hadas. Es el caso por ejemplo de From Finner que cuenta la historia de una ballena que viaja con una casa en el lomo (la que aparece en la portada detrás del personaje que se parece escandalosamente a Eli ‘Paperboy’ Reed) o del single Little Talks que es la conversación entre una mujer y su difunto marido. Musicalmente, la voz femenina de Nanna y la masculina de Ragnar dan muchísimo juego: se doblan, se alternan (al más puro estilo de The XX como en Dirty Paws o Yellow Light), dialogan (como en Little Talks en la que interpretan ella a la mujer y él al difunto marido), todo ello casi siempre acompañado (a veces abusivamente) de coros multitudinarios y “hey’s” (como ocurre con los anteriormente citados I’m From Barcelona).

El orden de las canciones es también un acierto y sin duda otra de las bazas del álbum. Se alternan los hits más pegadizos (Little Talks, Mountain Sound,…) con canciones mucho más lentas (Slow and Steady, Love Love Love,…), otras que van in crescendo (Dirty Paws, King and Lionheart,…) y alguna que otra menos acertada muestra de épica (Your Bones, From Finner,…). Si acaso, el único inconveniente son los casi 60 minutos que dura el disco en total, cuando una duración más moderada lo haría mucho más fácilmente digerible.

Notable debut el de estos islandeses que encandilará a los amantes del género sin desencantar a los que bailaron al ritmo del single. Habrá que seguirles muy de cerca, pero por ahora (y citando parte de Little Talks) su primer trabajo esta full of life and full of love.

 

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10

Escrito por
Más de Marcos Vicens

BEST COAST – THE ONLY PLACE

El apabullante éxito de su álbum debut Crazy for You (2010)  había levantado...
Leer más