Los UFI coronan a Xoel López ¡Larga vida al rey!

XOEL LÓPEZ
XOEL LÓPEZ

Reconozco que suelo seguir las entregas de premios con cara de pocos amigos y párpados pesados a no ser que el Gervais se mofe del personal. Aun así, los veo. Tanta vanidad junta tiene que ser una combinación divertida. Con estos precedentes me colé en la gala de los Premios de la Música Independiente. Los UFI se presentaron ante mí en una entrada triunfal por la puerta de acreditados donde me preguntaron amablemente si era uno de los nominados. En ese momento, comprendí que la cosa no sería tan hortera cuando la propia organización no conocía el jeto de los protagonistas de la noche. Luché conmigo mismo para no hacer periodismo gonzo y colarme con los VIP e incluso aparecer en el escenario junto a una banda para recibir algún galardón.

La antesala del magnificente teatro Nuevo Alcalá es un hervidero de músicos, curiosos y medios de comunicación tratando de distinguir a los tres grupos anteriores para captar unas palabras. En efecto, no es una gala de esas de la tele. Busco el bar para aprovechar los privilegios de la prensa. Me tropiezo de camino a la barra con rostros conocidos. Los más veteranos posan con su cara de estar de vuelta de estas cosas y se muestran naturales y afables. Los más noveles componen una mueca de naturalidad pero se les ve con ganas de lucirse y ganar. Bueno, menos Xoel López que es más impasible que su nostalgia.

Ignatius, Chinarro, José El Chatarra, los raperos o El Canijo de Jerez rompen la estética dominante y se agradece. El ex Delinqüente lleva del brazo al mejor premio de la noche: su acompañante. Llamada al público. Hay que sentarse. La cosa se pone bien. La primera actuación a cargo de Dead Capo comienza a sonar sin presentación alguna y con medio público sentándose. Aparece Leo Bassi. Gracioso como siempre pero más condescendiente que de costumbre. Invita a los políticos a aparecer aunque sea en cartón pluma, referencias al IVA, a lo necesario de la música en la vida. Nada sobresale en su confeso debut como presentador.

Esto empieza fuerte. Premio Mario Pacheco. Un galardón creado para honrar a un productor irrepetible recae en otro productor imprescindible. Servando de Aviador Dro y uno de los responsables del maravilloso sello Dro recoge el premio emocionado y se lo dedica al propio Mario Pacheco, y a esos francotiradores que pretenden apostar por la buena música. Igualdad, libertad y electricidad. Más referencias al IVA.

Las emociones fuertes están al caer, Talabot parte como favorito a reinar en la noche con sus cinco nominaciones. El público ha dictado sentencia a través de sus votos. Alea Jacta est. Premios a la música en otras lenguas del estado. Betagarri en euskera, Els amics de les arts y no Antònia Font en catalán y un sorprendido Xuan Curiel en gallego. Mejor medio musical. Me dispongo a levantarme para recoger el galardón tan merecidamente ganado por Crazyminds cuando de repente ¡Sorpresón! Radio 3. La gente no sale de su asombro.

Hidrogenesse recibe su primer éxito de la noche en manos de la fotografía de Alicia Aguilera. A continuación, le dan el premio de mejor producción a la Bien Querida por su valoradísimo Ceremonia. Discursos breves muy enfocados a las dedicatorias y a la reivindicación de lo independiente. Esto va a una velocidad de vértigo.

Leo Bassi comienza a hacer de las suyas. Se prepara para estamparle un plato de espuma de afeitar a algún incauto asistente. Lástima que no sea el Bassi de siempre y exclame Aquí no hay ningún pijo. Los pijos no escuchan música independiente. Así que, como el único que va de traje soy yo, me toca estamparme esta mierda en la cara.

Porta ameniza un descanso que el público aprovecha para ir a mear. Qué cosas, se me ha pegado el lirismo del rapero asturiano presentado por Bassi como ¡Puerta! Regresan los premios. The XX, por segundo año consecutivo, es la mejor banda internacional. Nada que objetar. El representante de su sello en España argumenta acertadamente la necesidad de imitar el modelo británico en nuestro país y suprimir los beneficios de esa basura que rodea a nuestra música sin crear una sola nota. Amén.

Niños Mutantes
Niños Mutantes

Premio al mejor artista mexicano. La gran Chavela. DEP llorona. Viajamos al invitado de la noche: ColombiaBomba estéreo se lleva el galardón mientras viajan por el globo completando su gira mundial. Gran descubrimiento. Mejor sello para un habitual como Mushroom PillowNiños mutantes recogen el premio al mejor clip con mucha simpatía. La velocidad en la entrega de los galardones me colapsa la mente hasta que unos tipos ataviados con capas me sobresaltan con un beatbox medio improvisado y una capela de Kiss the future. Se trata de las chicas y el chico de Prin’ Lá Lá, ganadores de los 33 de Radio 3.

Betagarri pasea su Ska por el escenario. Vuelve Leo Bassi. Habla sobre su estética de banquero hijo de su madre. Quiere ser alternativo. Eso dice mientras suenan los primeros acordes de I Will Survive. Sublime el streap-tease. La cosa continua hasta que se queda en gallumbos con mensaje en el trasero. No al dichoso IVA criminal. Se viste de payaso haciendo un guiño a sus antecesores circenses. Al cabo de unos segundos, ya parece normal que un tipo vestido de payaso presida la gala. Llega el turno de los premios menos musicales. Diseño gráfico. Se lo lleva el precioso disco de Sr. Chinarro. Literatura musical. Recae sobre Postales negras.

El bloque de premios prosigue e indaga los diferentes géneros musicales. El de Música clásica es para una señora muy maja que hizo un disco sobre Bach: Eulalia Solé. Llega el turno al Jazz y Dry Martina se lleva el galardón. Músicas del mundo para el gran Canijo de Jerez que hace gala de su gracejo andaluz y vacila a Pontela de Radio 3. Le dedica el reconocimiento, entre otros, a su preciosa novia e invita a los nominados a beber hasta la extenuación en la posterior fiesta en la sala Sol.

José el Chatarra se lleva merecidamente un premio que se parece a una lata de sardinas. Lorena Álvarez y su Muñeira Indie hacen la transición al siguiente bloque. Bassi simula que se quema a lo gonzo aunque la cosa se queda en nada. No hay nada como un payaso psicópata.

El álbum de autor recae muy dignamente en Xoel López. Gran disco. El Dorado reivindica el Heavy y el Rock duro en España mientras recoge su lata de sardinas. El mejor disco de Electrónica nos da una alegría al caer en manos de los ausentes Hidrogenesse. Sin rastro de Talabot. La recta final decide los triunfadores de la noche. Havalina suben al escenario como mejor álbum Rock.  La Bien Querida se lleva el de Pop sumando su segundo trofeo de la noche. Porta rebaja el caché de la gala al llevarse el título de mejor rapero. Sorprendente que no se bucee más en este género. El chaval carga contra su antiguo sello aunque nadie le presta mucha atención. El mejor directo es un premio precioso que se lleva La casa azul. La apuesta por Izal como grupo revelación del año deja contra las cuerdas a Talabot, que algo se merece sacar de la gala.

Llega el turno de las tres categorías mágicas. La primera, mejor canción del año. Y la niña bonita del 2013 es para… Ayer de La habitación roja. Otro cartucho que se escapa a Talabot, quizás en una de las categorías donde más se lo merecía. El premio Gibson a mejor álbum se completa con el regalo de una hermosa Gibson Les Paul que disfrutarán Niños Mutantes por su comprometido Náufragos. Algo de agradecer que la música se involucre con lo que pasa en la calle. El nombre de Talabot sigue sonando tan solo en las nominaciones.

Y el premio gordo. El reconocimiento al mejor artista español para el año es para una sorpresa a medias: Xoel López. Los que escuchamos Atlántico hace meses sabemos que ese disco es mucho más que un simple LP. El hombre de moda hace alusiones a su regreso a España en noviembre y al peligro que sufre la música debido al incremento del IVA. Parco en palabras, prefiere expresarse con su música. El fin de fiesta en el teatro Nuevo Alcalá cuenta con la actuación de Havalina, una foto de familia con todos los nominados y la irrupción de un pato hinchable gigante que hace las delicias de los que todavía permanecen en la platea.La noche se completa en la sala Sol donde ganadores y triunfadores se funden en torno al calor de las copas y la buena música del local madrileño. Xoel López y Niños Mutantes se convierten en los referentes de unos premios muy repartidos que han maltratado al pobre John Talabot y que en línea general han dejado contadas sorpresas. Con alguna que otra cerveza encima abandono a los músicos en su fiesta y me vuelvo al mundo de los mortales deseando que alguna de esas reivindicaciones escuchadas esta noche sirvan para lograr una cultura más
accesible y menos Wertgonzante.

ufi 03

Escrito por
Más de David Arias

FUCKED UP – DAVID COMES TO LIFE

 Lo último de estos canadienses rompe con todo lo que te imaginas...
Leer más