Los Borgia; cuando el papado era aún más corrupto que ahora

LOS BORGIA I Y II

 

Los Borgia I y II, de Alejandro Jodorowsky y Milo Manara

Editorial Norma
Cómic
¡Dos grandes del noveno arte por fin juntos! El chileno Jodorowsky y el italiano Manara aúnan sus fuerzas para dar forma a una historia digna de ser contada: la de una familia de valencianos, de apellido Borja (o, por su versión italianizada, como pasaron a la historia: Borgia), una familia que emigró a Roma para dominar no sólo Italia sino todo el mundo. ¡Y cómo lo hicieron! Si es cierto lo que nos cuentan estos dos dioses del cómic: a base de robar, extorsionar, chantajear, matar, asesinar y, sobre todo, fornicar.

Al lado de la obra de Manara y Jodorowsky, la serie canadiense dirigida por el irlandés Neil Jordan resulta algo parecido a las aventuras de Esther (¡y eso que hay quien acusó al director de la serie de copiar a nuestros hombres!) y no sé por qué, pero me parece que el chileno y el italiano están más cerca de la realidad. ¿Será porque ambos son latinos?
Esta primera parte de la obra (formada por los volúmenes subtitulados Sangre para el papa y El poder y el incesto) nos habla de un tiempo en el que la institución papal estaba todavía más corrupta que hoy en día, si cabe; en la que la Iglesia católica hacía lo que fuera por mantener su poder y sus cabezas visibles no dudaban en asesinar a cientos de personas y después culpar a cualquiera, con tal de que la institución que dirigían no sólo no perdiera su prestigio sino que cada vez tuviera más, y la prueba de que lo lograron es simplemente ver que aún siguen ahí.  Tampoco, según los autores, dudaban en quitarle la sangre a jovencitos para dársela a un decrépito papa que quería tener un poco más de vigor. En resumen, esta primera parte de la obra nos muestra Roma como una Sodoma o una Gomorra donde el incesto, la homosexualidad, la corrupción, el asesinato, el robo y muchas otras formas de mal eran utilizados por la cabeza de la Iglesia para conseguir sus objetivos terrenales.
En su madurez como dibujante, el pornógrafo Manara alcanza cotas de calidad altísimas en el trazo y, en este caso, se beneficia del buen hacer de Jodorowsky, pues el italiano no es un buen guionista y siempre ha realizado sus mejores obras cuando ha contado con guiones ajenos, en especial en el caso de Hugo Pratt y Federico Fellini, creadores cuyos universos se adaptaban como anillo al dedo al del erotómano Manara. No sé si este es el caso de Jodorowsky, que más que por su erotomanía, ha destacado por la profundidad psicoanalítica de sus enfoques, pero en todo caso, lo que está claro es que estamos ante una combinación ganadora.
La obra se completa con otros dos tomos (subtitulados El veneno y la hoguera y Todo es vanidad), el último de los cuales fue presentado a lo largo del 2011 en diversos eventos comiqueros y que ya se encuentra en las librerías especializadas de la mano de la editorial barcelonesa Norma. En breve os informaremos del fin de la saga.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10