jueves, noviembre 21, 2019

Llega la ley Sinde, sin Sinde.

Noticias Llega la ley Sinde, sin Sinde.

SAENZ DE SANTAMARIA

Hace apenas nada, a principios de mes, os contábamos cómo la ley Sinde se había quedado sin aprobar al extinguirse la legislatura socialista y cómo era uno de los asuntos que quedaban pendientes para el nuevo gobierno popular.

Pues bien, ayer, en el que fue el segundo consejo de ministros de los populares, se aprobó una buena ración de medidas presupuestarias, supuestamente enfocadas a solventar la crisis económicas por la que pasa el país. Las medidas han sido muchas y de muchos ámbitos, y no queremos aquí detenernos sobre todas y cada una de ellas, no porque no sean importantes, que lo son, sino porque esto es una publicación dedicada a la música y no sería lícito que habláramos de según qué temas. Sin embargo, en esa ración de medidas se ha incluido la nueva ley anti-descargas, aquella que inició Sinde, y que se aprueba ahora, sin Sinde y con algunas diferencias notables respecto a la original. Como esto sí que nos incumbe, vamos a intentar esbozaros los principales puntos de la ley anti-descargas que se aprobó ayer en consejo de ministros.

ADIÓS AL CANON DIGITAL, LLEGA LA COMISIÓN DE PROPIEDAD INTELECTUAL.

El nuevo ejecutivo ha decidido retirar el conocido por todos como “canon digital”, es decir, el recargo que se aplicaba a todos aquellos que comprábamos soportes que se pudieran utilizar para almacenar contenidos, ya fueran música, películas, libros en formato digital, etc. Este canon, que fue instaurado por la ex-ministra de cultura Ángeles González-Sinde, será ahora sustituido por lo que ha dado en llamarse “Comisión de Propiedad Intelectual”. Esta comisión promete ir a ser más o menos esto: el órgano del gobierno ante el cual cualquiera, autor, espectador, mediador, etc, podrá denunciar una infracción de los derechos de autor. Por ejemplo, si alguien siente que -es un ejemplo, insisto- hay una web que vulnera los derechos de autor de los creadores de una serie, podrá denunciarla ante la Comisión, quien será la encargada de cerrarla, y para ello nacerá como órgano mixto entre el sistema administrativo y el judicial.

Puede que todo esto nos suene a nuevo, pero en realidad la creación de esta comisión ya estaba en el texto de la ley anti-descargas que Sinde dejó sin aprobar, y era precisamente uno de los puntos que más indignación y revuelo había causado entre el público, ya que con esta medida muchos tendrán que decir adiós a páginas que hasta ahora les servían cine, música, series, libros y demás material sujeto a derechos de autor.

Sin embargo, en compensación al ingreso que suponía el canon digital en las arcas de la SGAE, el gobierno destinará una cantidad de los Presupuestos Generales del Estado a ello. El importe, no obstante, está todavía por determinar, a falta de una reunión entre miembros del ejecutivo y responsables de la SGAE. Pese a ello, desde la SGAE, ya empieza a temerse por una posible pérdida de beneficios a consecuencia de la eliminación del canon.

A POR EL QUE SE LUCRA

Dicen los populares que su verdadero objetivo será perseguir a aquellos propietarios de webs que se estén lucrando gracias a la difusión ilegal de contenido intelectual. Por ello, en principio, aunque sí que ha aprobado la impopular ley Sinde, se han encargado de repetir que no pretenden cargar contra el consumidor individual, sino contra aquellos que sacan beneficios económicos con esas webs ilegales. En palabras de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, “Solo se va a actuar, y siempre, con la correspondiente protección judicial, frente a quienes indebidamente se lucran de los derechos de propiedad intelectual de otros. Sólo contra los que hacen negocio de esas descargas ilegales”.

EL ESTÁNDAR INTERNACIONAL

Desde el nuevo gobierno, también nos aclaran que con la aprobación de esta ley España pasará a ubicarse dentro de los parámetros internacionales de la lucha contra la piratería intelectual. La misma Sáenz de Santamaría lo ha indicado así explícitamente, aclarando que con estas medidas “España entra en el estándar internacional de lucha contra la piratería. Cumplimos nuestros compromisos electorales, pero también nuestros compromisos internacionales”.

UNA LEY SOBRE LA PROPIEDAD INTELECTUAL QUE NO VIENE DEL MINISTERIO DE CULTURA

Si bien anteriormente toda la gestación, defensa y distintos aspectos sobre la ley Sinde fueron tratados estrictamente desde el Ministerio de Cultura encabezado por Ángeles González-Sinde, conviene recalcar que ahora no ha sido así. Todos sabemos ya que la cartera de cultura ha quedado fusionada con educación y deporte en lo que es el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y que el ministro al frente del mismo es José Ignacio Wert. Sin embargo, tampoco ha sido Wert quien haya intervenido para aclarar estas nuevas medidas, sino que han sido expuestas como parte de las medidas económicas anti-crisis tomadas por el nuevo ejecutivo con carácter general sobre distintos aspectos, y por ello han sido la vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Soraya Sáenz de Santamaría, respaldada principalmente por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quienes la han expuesto a los medios en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros.

LO QUE SUCEDE AHORA

Ahora mismo, la ley tendrá que ser puesta en vigor, y deberá pasar una serie de trámites más para ello, pero con la luz verde del ejecutivo está garantizado que en un plazo no muy largo va a ser puesta en marcha. Sin embargo, no parece tener muy contentos ni a los espectadores ni a los autores, paradójicamente. En primer lugar, los autores ven un gran peligro en la eliminación del canon digital, que les aportaba ganancias aseguradas, ya que no saben en qué va a ir a parar esa compensación que parece ir a ofrecerles el gobierno. En segundo lugar, y en el otro bando, el público, especialmente aquellos que se mueven por internet, los consumidores del producto intelectual, han celebrado la eliminación de un canon que muy frecuentemente pagábamos todos incluso por almacenar contenidos de creación propia, pero temen que la llegada de la Comisión dé con el cierre de numerosas webs que permitían el libre acceso al material intelectual.

Todo está por verse, pero las protestas de unos y de otros están servidas, y acalladas tan sólo por la adopción de otras medidas de mayor calado que han ido en el mismo paquete y que también salieron ayer del consejo de ministros.