Hallazgo hitchcockiano en Nueva Zelanda

ALFRED HITCHCOCK

Si, entre las muchas que tuvo, tuviéramos que señalar una virtud de Alfred Hitchcock a la hora de trabajar, ésa sería que el maestro nunca desperdiciaba un plano. De mente prodigiosa, en la cabeza de Hitchcock TODO estaba calculado al milímetro antes de empezar a rodar, aun cuando él no fuese el director.

Recientemente, la prensa de Nueva Zelanda informaba del hallazgo en los Archivos Cinematográficos de uno de los trabajos en los que Hitchcock comenzó a hacer su incursión en el mundo del cine. Prueba de su afán calculador es su polifacético trabajo: guionista, ayudante de dirección, montador, diseñador de producción… en una película dirigida por el olvidado Graham Cutts. Se trata de The White Shadow (La Sombra Blanca, 1923), el segundo film con el que Sir Alfred comenzó su andadura cinematográfica. Lamentablemente, no está completa. Sólo se han encontrado tres rollos de un total de seis. Éstos desaparecieron una vez fallecido su propietario, el empresario cinematográfico y coleccionista neozelandés Jack Murtagh (que también poseía obras como Upstream de John Ford), que los dejó en posesión de su nieto Tony Osborne, quien, a su vez, los mandó a los Archivos Cinematográficos para su conservación (labor que parece ser no fue correctamente ejecutada).

La cinta, basada en la novela Children of Chance de Michael Morton, está protagonizada por Betty Compson encarnando a las gemelas Nancy y Georgina Brent, de opuesta personalidad: una angelical, otra diabólica. En estos momentos, el material está en manos del centro de post-producción de Wellington. Esperamos ver pronto las imágenes, aunque inacabadas, pues tal como aseguró al canal TVNZ David Sterritt, presidente de la sociedad nacional de críticos de cine de Nueva Zelanda, “estos rollos nos ofrecen una oportunidad única para estudiar sus ideas visuales y narrativas cuando éstas empezaban a tomar forma”.

Escrito por
Más de Miriam Montero

KUNG FU PANDA II (Dreamworks, 2011)

En ausencia de una cartelera más atractiva, aunque no por ello poco...
Leer más