Gaslight Anthem – Handwritten

THE GASLIGHT ANTHEMHandwrittewn es sinónimo de Bruce Springsteen y punk ligero. Una mezcla extraña que a mi se me acogota en la coctelera, aunque aprecio sus momentos brillantes. El nivel medio del disco es más que aceptable para los tiempos que corren, pero algunas canciones pecan de cierta indolencia cercana al punk californiano que me disgustan. Reflexión, ésta última, totalmente personal e intencionada.

Handwritten parte de una base made in Springsteen que le confiere cierto aire retro aunque previsible, un encanto ochentero que le confiere personalidad y un fusión divertida, en algunos temas, con el punk más comercial que le deterioran. A pesar de sus múltiples defectos, nuestros amigos de Nueva Jersey nos dejan un álbum ligero que se deja escuchar, aunque en tu lecho de muerte no estará entre los discos que te hayan dejado huella. Eso sí, llenará momentos de soledad en el metro o paseos por El Retiro con asiduidad. A veces, se hace preciso pegar la oreja a algo imperfecto.

45” es la canción que abre la veda del último trabajo de los Gaslight, un tema muy acertado para iniciar una travesía entre el indie garajero con aires de Bruce Springsteen y el punk comercial. Dos temas de cada género se hacen la corte y pasan el testigo al género siguiente. No es mala la intención, pero la dualidad corta momentos ascendentes del disco. Handwritten es otro de los temas de vertiente Springsteen, algo edulcorado y fiel reflejo de cierta indolencia que visita con demasiada frecuencia el LP. Here come my man tiene un perfil más rock, quizás por ello me parece uno de los temas más atractivos del álbum y uno de los reclamos para los directos. Mullholland drive continúa inspeccionando la melodía de Here come my man, aunque sin superarla. Keepsake nos suena más brit y tiene un aire indie muy descarado que le convierten en aspirante a tema estelar de este Handwritten. Esta especie de disco basado en nostalgia nos trasporta al lado festivo de la música con Howl, mientras el aire ochentero de Biloxi Parish nos encandila. Parece sacado del Born in the USA, aunque sin el Boss, evidentemente. Desire suena mucho a éste último tema, lo cual es de agradecer. Mae es otro de los temas de influencia rockera del Handwritten, pura morriña de tiempos musicales ya pasados. Este viaje en el tiempo se completa con National Anthem, tema acústico muy Dylan, Blue Dalila, punk comercial puro y duro; Silver, guiño a Nirvana incluido; y You got Lucky, un tema que recuerda una barbaridad a Lucky Town, del Boss, de quién si no.

En fin, un disco con altibajos que discurren entre temas con un rock refinado y con sabor añejo y una vertiente de punk californiano que le resta sofisticación al LP. Aunque el tono general y la producción del disco pasa el corte, no encaja con mis pasiones musicales habituales. A pesar de todo, me parece un trabajo interesante, cuya gran virtud es su excelente sonoridad que te invita a escucharlo de nuevo. Y te lo dice un profano en estas lides.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10

Escrito por
Más de David Arias

Plan B – Ill Manors

Ben Drew es un tipo de palabra. Advirtió que volvería a su...
Leer más