Fuel Fandango inflama una fría noche en la Sala Karma

FUEL FANDANGO

Fecha: 26 de noviembre de 2011.

Lugar: Sala Karma (Pontevedra)

Llegamos temprano a la zona donde se encuentra la sala Karma, así que nos fuimos directos a una bocatería al lado de la misma y, cuál es nuestra sorpresa, encontramos allí a los únicos clientes sentados a una mesa; los chicos de Fuel Fandango.  Tuve la ocasión de hablar con Nita, la vocalista ( y alma del grupo), que me comentaba cómo les había ido el día anterior en A Coruña. Estos chicos no sólo son una gente humilde, sino que además tienen muy claro lo que hacen y el resultado que esperan  de su trabajo. Me comentaba Nita que el día anterior a la actuación en la sala Karma, la gente había estado un poco parada y, como hacía un frío considerable, pues me quedé expectante. Nada a ver con lo que me contaba Nita, creo que ni ellos mismos eran conscientes de lo que se iban a encontrar en la Karma, una sala abarrotada de gente que sabía muy bien dónde estaban y lo que venían a hacer.

Es increíble como una banda formada por tres personas es capaz de encender desde el primer minuto a una sala entera que sólo quería disfrutar, bailar y cantar (sí, mucho se cantó) siguiendo la fuerza que le imprimen estos tres artistas, rodeados de flores, a su fusión de funk, electrónica y flamenco que no deja indiferente a nadie. Tocaron sin descanso uno tras otro los temas de su álbum que lleva el mismo nombre de la banda, Fuel Fandango.

Lo cierto es que la combinación de ritmos que fusionan y la voz de Nita que los envuelve deja atónito al oyente. La cantante cordobesa hace un alarde de gallardía en cada nota que pronuncia, moviéndose entre las modulaciones del soul y el flamenco más visceral que pone los pelos de punta de tal forma que no lograba entender lo que me decía Nita, de que el día anterior la gente estaba muy parada. Todo guiado por Ale Acosta (Mojo Project) que no paró de un lado a otro entre la guitarra y el macbook, y Carlos, que es el batería que acompaña en las giras al grupo y despliega sus golpes con maestría. La gente en la sala mientras a lo suyo, entonando los temas que se sabían de memoria y en cada final ovacionando al grupo que lo agradeció una y otra vez con sinceridad.

Por supuesto, mención aparte para los que son ya hits de la banda que causaron el delirio y la explosión de alegría de la gente que se venían arriba con cada tema y en especial con Shiny Soul, Just, Talking, The Engine o Uh Uh (especialmente las dos primeras mencionadas causaron auténtico furor). Aunque lo que más levantaba a la gente eran los arranques flamencos que están en casi todos los temas y ponían los corazones en vilo con cada salida (y me incluyo).

En definitiva, por la reacción de los chicos del grupo, felices por la respuesta del público, parecía que no se esperaban una actuación tan efectiva y tan divertida, ya que dieron las gracias en innumerables ocasiones al final del concierto que terminó después de un brevísimo respiro con el tema Always Searching para rematar bajándose a retratar en foto de familia con el público de fondo. Hay mucho de donde sacar en este grupo y Fuel Fandango para rato. ¡¡Olé y olé!!