Francisco el Hombre y el arquetipo de concierto perfecto

FRANCISCO EL HOMBRE

Quizá sea el ADN. El movimiento hecho genética. El tempo llevado al cuerpo y materializado en movimiento. Quizá sea eso lo que hace que ellos se muevan así y tu te agites como un pez fuera del agua. Ellos los de arriba del escenario y los de las primeras filas. La evolución. Francisco, El Hombre es un arquetipo del folclore latino, del colombiano creo. Un arquetipo del músico-trovador que va por los pueblos tocando y contagiando a las gentes del lugar con su música. Un contagio “bueno”, de alegría y baile. Pero hay tiempo para todo. Hasta para luchar con Satanás, me sigo refiriendo al arquetipo.

Hola somos Francisco, El hombre y este es nuestro primer concierto en Madrid. Respuesta. Hola, somos Francisco el hombre y esta es nuestra primera vez en . Respuesta más elevado, ciertos gritos, silbidos. Hola, somos Francisco El Hombre y es nuestra primera vez en Madrid. Sonido del público gritando. Las cosas empiezan así. Con los músicos tocando por debajo, guitarras (2), bajo, batería. Las voces corren a cargo de Juliana Strassacapa y Mateo Piracés-Ugarte, que se muestran con sus caras puntadas t toda la actitud del mundo para que el concierto no pare. Del folclore, al ska a la explosión festiva, con algún pequeño toque de psicodelia.

El grupo hace un repaso a su carrera discográfica, como los temas incluidos en su último trabajo, un directo de 2017, en el que se incluyen Calor da rua y otros éxitos que funcionan y empatizan con el respetable. Tú y yo, y ellos, todos los que estamos abajo, que obedecemos y dejamos una fila en medio, y repetimos las himnos, y pasamos de un lado al otro y ahora ellas todas delante, y ahora todos abajo y ahora subimos. Hace calor. Sudamos. Contagiados ya de eso, que tan bien saben hacer.

Hay tiempo para ponerse serio y hablar bien claro de feminismo: “E um homem não me define, minha casa não me define, mina carne não me define, Eu son meu propio lar“, canción que lleva por título Triste, Louca ou Má y que puedes escuchar aquí. También para opinar sobre Bolsonaro, hay muchas formas de luchar contra los radicalismos, como bailando (y votando también, claro). Auténticos himnos sociales compuestos por los paulistas en su último trabajo de estudio titulado Soltasbruxa.

Una auténtica celebración de baile, caras alegres y entusiasmo. Un arquetipo de cómo animar un concierto, quizás excesiva coreografiado, pero con un buen resultado. Da tiempo a presentar O tempo é sua morada (escucha aquí) y a hacer bises. Y a decir que luego bajan y hablan y abrazan a todos. Y a tomar una o dos.

Escrito por
Más de Alexandre C.M.

He visto a Jeff Buckley en sus ojos. Nothing places.

Foto: Alexandre Casal. 27 de noviembre de 2013. Teatro del Arte (Madrid)....
Leer más