martes, noviembre 19, 2019

Estrenos… De los creadores de Pequeña Miss Shunsine, llega a las salas Ruby Sparks

Cine Estrenos... De los creadores de Pequeña Miss Shunsine, llega a las salas...

RUBY SPARKS
Seis años después del éxito logrado con la divertida Pequeña Miss Sunshine, el debut en la dirección cinematográfica del matrimonio formado por Jonathan Dayton y Valerie Faris, estos profesionales del vídeo musical regresan a las pantallas con Ruby Sparks. La cinta podría ser clasificada como comedrama romántico, pero como es habitual, enmarcar una obra dentro de un género es meterse en un terreno farragoso y la simplificación ignora parte de la esencia del film, en el que hay bastante más que un romance con puntos cómicos y momentos dramáticos.

Sin ir más lejos, el argumento del film tiene más de mito frankensteniano (salvando las distancias, claro) de un genio creador obsesionado y superado por su obra, que de historia de amor. El doctor Víctor Frankenstein sería aquí Calvin Weir-Fields (Paul Dano), un joven y prestigioso escritor que atraviesa una fase de sequía sentimental y creativa. Calvin vislumbra la salida de este estancamiento cuando en sus sueños empieza a aparecerse una chica perfecta que le sirve de inspiración para plasmarla en el papel. Embebido en su nueva obra, el escritor comienza a mezclar en su mente realidad y ficción, y la chica nacida de su inconsciente acaba por materializarse. El monstruo en este mito no lo es tal, el personaje creado mágicamente es una encantadora pintora de Ohio llamada Ruby Sparks (Zoe Kazan). Los problemas comienzan cuando Calvin averigua que tiene poder para moldear a la joven pelirroja a su imagen y semejanza. Verse convertido en una especie de deidad es una espada de doble filo y, al final, termina por volverse en su contra.

Ruby Sparks juega constantemente con el concepto de ficción. El libro de Calvin, basado en sus fantasías y vivencias reales, funciona como alegoría de la propia película. A través de varios diálogos, los autores dejan patente su idea de cómo debe ser una obra de ficción: libre y flexible. El guión se permite licencias relacionadas con la concepción de libertad para una narración de este tipo. No es necesario que todo tenga una explicación verosímil o, si quiera, una simple explicación, ya que la magia es posible en la ficción.

Paul Dano, el que fuera el hermano misántropo de la pequeña Olive (Abigail Breslin) en la película de 2006, vuelve a ponerse a las órdenes de Dayton y Faris, mientras que su compañera de reparto, Zoe Kazan, nieta del director Elia Kazan, firma el guión de la película. La implicación de ambos actores en el proyecto es palpable y se manifiesta en una gran interpretación. A esto contribuye, sin duda, la química entre los protagonistas que, no en vano, son pareja en la vida real. Un grupo de personajes secundarios, en su mayoría extravagantes y peculiares, entre los que se incluye Antonio Banderas en el papel de excéntrico novio de la madre de Calvin (Annette Bening), completan el elenco de Ruby Sparks.

Como ya hicieran en Pequeña Miss Sunshine con una familia americana disfuncional, los cineastas convierten en sátira todo lo que tocan, y es en este punto, en la habilidad para reírse de todo, donde reside el mayor atractivo de las películas de Dayton y Faris. Aquí, el blanco de las parodias es, desde la comedia romántica, la industria editorial o la terapia emocional, hasta el propio género de ficción.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 07/10