ERRORS – HAVE SOME FAITH IN MAGIC

Tercer LP de este trío escocés formado en Glasgow en 2004 por Simon Ward, Greg Paterson y Stephen Livingstone, fichados por la propia discográfica de la banda Mogwai, llamada Rock Action Records.

Posteriormente, y para convertirse en cuarteto, se uniría el baterista James Hamilton. Desde luego, este proyecto es mucho más que rock, de ahí que en algunos medios hayan sido etiquetados como post-rock y electro.

El aviso que haremos sobre el disco es que es muy instrumental, muy poco cantado, y cuando aparece la voz es muy secundaria y utilizada casi como un instrumento ocasional. Asimismo, el minutaje es extenso en cada tema, y se alejan del formato radiofónico fácil y directo en cualquiera de sus cortes.

Tusk abre perfectamente el álbum, con reminiscencias a la primera electrónica de los años 70, tanto en el tratamiento de los sintetizadores como en los arreglos y sonidos que desprende la puntual guitarra eléctrica.Teclados y más teclados, melodías frías y melancólicas mezcladas con una buena base de batería acústica.

 

Magna encarta son loops de sintetizador para ir desarrollando una atmósfera. Melodía vocal a mitad de canción, pero utilizada más como un arreglo instrumental o loop que como una canción propiamente dicha. Diversos sonidos de sinte, muy a lo Vangelis.

 

Blank Media comienza con más guitarras que las anteriores, procesadas con efectos flanger y reverb.Es un tema más lento, con la voz en un segundo plano y con influencias de Mike Oldfield y unos primeros Depeche Mode, salvando las distancias, en detalles de las líneas de bajo y la sección rítmica.Es una bonita canción.

 

Con Pleasure Palaces vuelve el tempo bailable. Techno, sintetizadores orientales y voces de caverna. Un single en potencia que nos devuelve a los años 80 en su parte más radiante.Tema destacable.

 

The Knock enlaza con la anterior bajo una extraña introducción, y entra la parte más experimental hasta ahora. Lo que más destaca es el tratamiento de los sonidos de sintetizador y la fusión con la batería acústica. Aquí nos transportan al frío polar para cerrar la cara A del vinilo.

 

Canon abre la cara B. Intro con un poco de suspense en su ambientación sonora, con retazos orientales y ecos profundos que da paso a Earthscore, más vigorosa y percusiva, algo tribal y con un tratamiento vocal muy escondido y cíclico, el cual me recuerda ligeramente a Dave Gahan de D.M. Canción destacable con gran protagonismo del baterista.

 

Cloud Chamber es muy oscura en su planteamiento pero con luminosidad interna. Ochentera a más no poder, en toda su esencia, desde el tratamiento de la voz, hasta el bajo eléctrico y los sintetizadores.

 

Barton Spring tiene más peso en las guitarras y en unos arreglos de teclado girando en ciclos o loops.La voz sigue en un segundo plano y, bajo ese manto de reverberación tan característico en el cómputo del trabajo, aquí la melodía vocal y la armonía de la canción nos recuerda ligeramente a Interpol pero bajo un prisma más suave y slow.

 

Holus-Bolus es un buen cierre de disco, resumen de todo lo acontecido en él, desde sus patrones rítmicos, sintetizadores, experimentación, sonoridades de las guitarras y de las voces, como esa sensación entre la melancolía y la esperanza que desprende gran parte de Have Some Faith In Magic. Esperamos encontrarlos bien pronto en los festivales a ver qué tal suena esta propuesta tan polar ante estaciones más calurosas.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6/10