Entrevista Crazyminds con… Nada Surf

Daniel Lorca, bajista de Nada Surf, nos recibe en su casa. Este madrileño afincado en Nueva York lleva años viajando por medio mundo con su música, aunque viéndole en su piso parece que nunca ha salido de la capital. Mientras termina de atender a una entrevista telefónica, nos sentamos en el sofá de su salón. A un lado Matthew (Mateo para Daniel), guitarrista de la banda, responde a otro periodista, mientras Ira hace lo propio al otro lado de la habitación. “Como una familia”, nos dirá más tarde Daniel. A pesar de todo, los nervios de los días de promoción parecen hacer mella en en el músico, cerveza y cigarro en mano. Son ya las ocho de la tarde y Daniel ha perdido la cuenta de las entrevistas que lleva en los últimos días.

Unas horas antes, Nada Surf presentaba sus nuevas canciones en la madrileña Sala Costello. The Stars Are Indifferente To Astronomy es el título de este nuevo álbum que llega ahora a las tiendas y en el que la banda mantiene el pulso con su rock vitaminado cargado de hits. Sin embargo, antes de meternos en faena, parece de obligado cumplimiento pasar revista a otros temas más profanos.

CRAZYMINDS: Lo primero que te quería preguntar: ¿cómo estás viendo todo lo que está ocurriendo en New York con el tema de Ocupy Wall Street? Como músico, ¿cómo lo ves?

DANIEL: Cuando empezó en todo el norte de África yo me quedé extrañadísimo de que no hubiera una movilización en España. Bueno, cómo podía ser en Francia, también. Lo que pasa es que en España yo lo siento más de cerca. ¡Pues anda que no tenemos también de que quejarnos nosotros! Es un desencanto y una sociedad en la que vivimos, un mundo, una política, todo este gualtrapeo que se llevan el sector del business con el sector del gobierno es vergonzoso. Me extrañaba que no hubiera un movimiento aquí. Y fíjate, lo hubo. Lo siguiente que pensé fue: pues anda que en Estados Unidos no vendría a cuento montarlo. Hay unas películas como Capitalism: A Love Story [2009, Michael Moore] o el documental que hicieron ahora… [piensa]

C: Inside Job [2010, Charles Ferguson]

D: Inside Job. Lo que pasa es que en Estados Unidos lo veo difícil que se consiga casi cualquier cosa, es muy difícil. Pero hay un poco de esperanza. En Estados Unidos lo veo complicado porque es un sistema todavía menos democrático que el que tenemos en Europa.

Yo conozco a una chica que es una de las coordinadoras [del movimiento Occupy Wall Street] y aprovechando que vamos a estar haciendo un vídeo dentro de 10 días…[le corrigen] la semana que viene… aunque vamos a estar poco tiempo, pero que si podemos hacer algo como ir allí a tocar algo en acústico o apoyarlos con lo que sea, lo intentaremos.

Yo me llevo quejando de Estados Unidos desde hace mucho tiempo. Al punto que, yo me fui de vivir en Nueva York después del 11 de Septiembre, ya no aguantaba más. Bastante que habían vuelto a reelegir a Bush. El 12 de Septiembre, decías cualquier cosa mala de George Bush y ya eras terrorista tú también. Yo soy español, con pasaporte español y me largo de aquí. Fue una decisión un poco rara, porque no estaba muy seguro de que pudiese seguir con el grupo. Pero lo pensé me reuní con Mateo, y le dije: “yo me quiero ir a París, ¿no sé que piensas? Cuando estamos de gira estamos juntos 24 horas al día. Cuando estamos escribiendo el disco, estamos juntos todo el día. Cuando lo estamos grabando, estamos juntos todo el día. Y luego, cuando no estamos haciendo esas tres cosas del grupo, yo lo primero que hago es largarme de Nueva York. O a Méjico, a República Dominicana, o a Madrid, o a París a ver a mi novia… Cuando no estamos currando nunca estoy aquí [en Nueva York]”. Y mantuve mi loft, que es donde hacemos todo.

Me preguntarás ahora: “ahora que han elegido a Obama, ¿vas a volver a Nueva York?” No creo que cambie mucha la cosa, pero por lo menos el tiempo que pasaré, lo pasaré mejor.

C: Ahora parece que todo está en crisis, pero, por ejemplo, la industria musical lleva en crisis mucho tiempo. Vosotros incluso tuvisteis problemas con discográficas.

D: ¿Qué crisis tiene la industria musical? Pero si nunca ha estado mejor. Si ahora puede grabar todo el mundo, tienes la web, tienes un millón de veces más fácil disponer de nuevos grupos que no conocen casi nadie. Tienes Spotify, tienes de todo. Que estas multinacionales que tiraban el dinero por la ventana y que era ridículo lo que hacían, que ya no tienen pasta para en Nueva York ir en limusina durante tres cuartos de hora lo que en metro tardas cinco minutos; me alegro. Menos mal que eso ha cambiado. No sabes lo que era estar en un sello como Elektra.

C: Entonces, ¿piensas que el sistema que tenéis vosotros de grabar un disco y luego contratar con las distribuidoras, crees que es el sistema que puede dar tranquilidad a un grupo?

D: Incluso creo eso está anticuado ya. Creo que ahora tienes que basarte mucho más en la web. Antiguamente una entrevista que era para una web hace tres años era un poco: “te las pongo al final porque no es un medio de verdad”. Yo cuando dejé mi trabajo porque tenía que dedicarme a ir de gira por el grupo, yo era programador, y justo en ese momento estaba en reuniones con los sellos gordos de discos para presentarles el modelo de descarga y de mp3 y programarlo nosotros. Te hablo del 93… 92. Y cada reunión que teníamos con un sello de discos, se reían de nosotros: “Pero si descargar una canción tardas una semana”. “Bueno, eso ahora, pero dentro de nada se descargará una canción en 3-4 segundos. Porque es una cosa que se llama streaming.” Por eso les ha pillado en calzoncillos.

Yo creo que el futuro es eso. Va a hacer unos medios más establecidos que otros, pero desde luego el modelo va a cambiar totalmente. Incluso, yo te diría que somos, en ese sentido, tradicionalistas. Nos gustan los álbumes. Sobre todo en vinilo. Pero yo creo que cada vez más y más va a ser cuestión de sacar un par de canciones cada par de meses.

C: Por ejemplo, escuchando vuestro último disco, si que es un disco, como decirlo, como muy equilibrado. Tiene sus diez canciones, tiene temas cortos, temas tranquilos. Si que es un disco muy, muy equilibrado y que tiene un poco de todo.

D: Pero hoy en día cada vez, más y más, la gente joven van escuchando simplemente una canción de este, otra canción del otro. El concepto de sentarte y poner la aguja, que suene la cara entera y luego le des la vuelta, y escuches la otra cara, así todo de golpe, eso está desapareciendo. Entonces, dentro de 10 años, 15 años, ¿quién va a estar haciendo la música? La gente que se ha criado escuchando una canción y luego otra.

C: Pero un grupo no puede vivir sólo de una canción.

D: Nosotros no vamos a seguir haciendo álbumes toda la vida. Dentro de 15-20 años, la gente que va a estar componiendo y sacando música rock va a ser gente que se ha criado escuchando nada más una canción del grupo, y luego otra del otro y luego otra de ese mismo grupo que a lo mejor es de otro disco. No un compendio, no una obra. No es como un libro que tiene sus doce capítulos, sino que simplemente van a ser historias cortas que va sacando la gente porque se han criado así. Yo estoy seguro de que el concepto de lo que es un álbum, como un libro entero que tiene su sentido, su final y sus doce capítulos, va a desaparecer. Luego habrá los tradicionalistas como nosotros que seguiremos haciendo discos. Pero un momento dado, yo creo que eso va a desaparecer.

C: ¿No crees que dentro de 10 diez años estaréis haciendo discos?

D: Pues a lo mejor nosotros decidimos en un momento dado probar a ver cómo es esto. ¡Qué tampoco es un concepto nuevo! Los Clash en los años setenta tenían como reto sacar un single al mes todos los meses y luego hacer un disco entero. Yo creo que puede volver ese concepto, pero quitando el concepto de luego hacer un disco entero.

C: Yo creo que sigue siendo importante contar una historia, ¿no?

D: Para nosotros también.

C: Creo va a seguir habiendo un público para ese tipo de discos que cuentan una historia y que tienen un principio y un final, tienen unas canciones que no son simplemente singles.

D: Sí, pero yo creo que eso es una cosa que va a cambiar.

C: Bueno, hablemos de tu disco. Quería preguntarte, ¿cómo surgió la colaboración con Doug Gillard [guitarrista de Guided By Voices]?

D: Cuando habíamos decidido que íbamos a hacer el disco de versiones [If I Had A Hi-Fi, 2010], en ese momento, estaba Mateo en un concierto y estaba en el backstage. Le presentaron a Doug y al cabo de unas cuantas cervezas, le viene a Mateo y le dice: “Oye, tío, si en el próximo disco quieres que te ponga unos licks [punteos]”. Y cuando hicimos el disco de versiones, tocó el tres [canciones].

Luego cuando salió el disco, hicimos tres conciertos bastante especiales. Tres noches seguidas en tres sitios distintos en los que, a parte de tocar las canciones de If I Had A Hi-Fi, tocábamos un disco entero de principio a final en el orden, y en general con la gente que había hecho contribuciones. Entonces, en casa ensayando para esos conciertos, nos dijo: “también me sé algunas canciones vuestras”. Como hacía falta para esas canciones suyas y empezó a tocar para los conciertos que no estaban lejos de New York, poco a poco ya se las sabía todas y tocaba en todas las canciones nuestras. Entonces, este disco, como sabíamos que podíamos contar con él, desde un principio le hemos dejado espacios para que haga un punteo, Mateo se ha preocupado menos de ciertas cosas porque sabía que podía contar con él. A Mateo le ha dado cierta libertad. Ahora como resulta que ha tocado en todas las canciones, tocarlo en vivo sin él sería una tontería.

C: Se nota bastante toda la influencia del pop británico del que él viene. Sí que se nota en casi todo el disco.

D: Claro. Yo es que lo veo más como un disco de rock. Es que tiene el doble de rock, porque el rock es la Gibson. En vez de tener una Gibson Les Paul tiene dos Gibson Les Paul. O sea, tiene el doble de rock.

C: Ayer presentásteis las canciones en Madrid y realmente todavía queda para que llegue la gira, ¿qué esperáis de este disco? ¿cómo esperáis que llegue a la gente?

D: Nosotros estamos supercontentos. Yo me di cuenta de que nos había salido un disco bastante rockero hace poco tiempo. Habíamos dicho que las giras nos las íbamos a tomar con más pausa, pero ahora con el disco que ha salido estamos superentusiasmados y vamos a hacer una gira de cinco meses. Es el momento. Estamos sacando un disco que hacía falta sacar, no hay más cojones que salir de gira.

C: De momento sólo tenéis tres fechas en España, pero tenéis pensando en el futuro…

D: Ahora mismo estamos hasta Mayo, pero la gira de este disco va a durar hasta Octubre por lo menos. En España hay que tocar más. Sin contar If I Had A Hi-Fi, en el anterior me parece que hicimos 18 conciertos en España, y no vamos a ir a menos. Quizás un poquito menos por lo que contaba. Pero, no sé, tocamos en Toledo, que no habíamos tocado nunca y fue alucinante.

C: En las Jack Danniel’s Sessions, ¿no?

D: Eso es. Tocar en Granada, el sitio es genial. Hay que tocar en Bilbao. Hay que hacerlo.

C: Con España, a parte de tú ser español, hay algo especial. ¿Por qué decidís en España editar con Ernie y en el resto de Europa editar con otro sello?

D: Pues porque en España siempre nos han puteado toda las multinacionales. Estábamos en una indie, pero resulta que en España lo lleva V2, el disco entero lo había sacado Virgin y no hicieron nada. Y yo en España me entero si mi hermano va a la Fnac y no tienen el disco. Y luego, había una tienda, no sé si en Murcia o en Valencia, que hablé con el tío de la tienda, que había ido a un concierto, y me dijo: “estoy harto de pedir vuestro disco. Pido el de Bloc Party. Pido el doble vuestros que de Bloc Party. El vuestro no viene y no me dan explicación. Los de Bloc Party llegan en dos segundos y los vuestros no hay manera.”

A partir de ahora vamos a tener un sello español. Yo prefiero distribuir seguro mil discos, que supuestamente tres mil y luego resulta que nadie los puede comprar porque es mentira, no han distribuido ninguno. ¿Por qué crees que hemos hecho 18 conciertos en España de Lucky? Porque nos hemos marchado de la agencia en la que estábamos que es donde están todos los demás grupos guiris. Después de años diciéndonos que sólo podemos tocar en Madrid o en Barcelona, es mentira. Los Enemigos son amigos míos. Si Los Enemigos hacen giras de 40, 50, 60 bolos en España, ¿cómo yo no puedo hacer más de dos? Y nos lleva las giras de España uno que era enorme fan de Nada Surf y que nos dijo: “yo os llevo los bolos”. Y el tío lo está haciendo de puta madre.

C: Sí parece que habéis llegado una situación en la que por fin habéis encontrado vuestro sitio.

D: Yo creo que sí. Mientras la gente pueda comprar el disco. Es que no te imaginas, es para volverse loco. […] Menos mal que tenemos las riendas de todo y podemos hacer lo que nos dé la gana. Todo es como una familia. Ese señor [señala a Matthew] es un amigo. Yo me fío de él plenamente. No hay nada firmado.