lunes, octubre 14, 2019

Crónica del B- Side festival 2015: lo que hace grande a Vetusta Morla

Noticias Crónica del B- Side festival 2015: lo que hace grande a Vetusta...

Llegó septiembre, el fin de las vacaciones, la vuelta a la rutina, el mes de cambios, nuevos propósitos, comienzos y del B- Side Festival made in Molina del Segura, en Murcia city.

Cuando en una edición el cartel de un festival lo peta (literalmente), el listón queda suficientemente alto como para que, al menos, al año siguiente resulte ser algo igual de bueno.

Que vale, que no debe de ser fácil para un festival de pequeñas dimensiones en un pueblecito de la huerta murciana tener a sus espaldas la edición que tuvo el año pasado. Y es que vaya edición: 2 días de festival con artistas como Fangoria, Love Of Lesbian, Dorian y León Benavente, entre otros. El desembolso económico que todo esto supuso y que supone en cada edición para el ayuntamiento premia aún más esta iniciativa, pero a pesar de que el cartel de este año no ha tenido el mismo nivel que el anterior, y además coincidir en fecha con el DCode, que hemos vivido también aquí, la huerta murciana se llenó de barbas, Stan Smith y gafapastas en lo que no ha sido ni mucho menos un mal festival. Te lo contamos:

La jornada dio comienzo con Automatics. Muchos habréis puesto la misma cara que los asistentes del sábado al leer ese nombre, pues la inmensa mayoría iban a ver a Vetusta Morla y lo único automático que se les pasaba por la cabeza era el movimiento del brazo que les acercaba el cubata a la boca. Para sorpresa de muchos, los andaluces, ya veteranos en el arte de dar marcha, inauguraron la edición al ritmo de guitarras distorsionadas que acompañaron a las melodías características del mejor pop venido de las islas británicas. Eso pensaba yo y otros pocos privilegiados, el 70% del festival era un “solo quedan 2 para Vetusta Morla”.

Después de Automatics hubiera sido el turno de Gavin James, que se marcó un “Sam Smith” en toda regla. Una enfermedad a última hora le impidió participar en el B- Side y los horarios tuvieron que ser modificados en el último momento.

Julio Ródenas, presentador del programa de radio Turbo 3, en Radio 3, fue uno de los encargados de hacer que no decayera la fiesta entre actuación y actuación, y ocupó el espacio que dejó Gavin James en el cartel (y en nuestros corazones).

Turno de La Habitación Roja y su 20 cumpleaños. Solo queda 1 para Vetusta Morla, aún para muchos desafortunadamente. No sabemos si fue por el acento murciano, por las ganas que tenía la gente de B-Side o porque a Jorge Martí pocas cosas le motivan más que un “Acho pijo”, o eso suponemos, porque la Habitación Roja se dejó la piel sobre el escenario de Molina del Segura. Con Ayer la locura se terminó de desatar tanto en el escenario como fuera de él. En los 20 años de trayectoria del grupo, probablemente no habrán tenido mejor coro que los de los asistentes del B- Side, que aun viendo como la banda se disponía a empezar una nueva canción, no podíamos parar de corear el tema emocionando a Jorge. Con Indestructibles, La Habitación Roja prácticamente ponía fin a una actuación que ni ellos ni nosotros queríamos que terminara, dejando finalmente a Jorge Martí solo en el escenario agradeciendo el calor y disfrutando de los aplausos más que merecidos.

Al fin, turno para los cabezas de cartel. El recinto se llena de repente hasta los cimientos y el escenario se tiñe de negro al ritmo de los primeros acordes de La Deriva, seguidos con Pucho dándolo absolutamente todo y acompañado de tambores en su último concierto de gira en un festival. Fue una actuación perfecta: cuidaron cada acorde, la escenografía, cada luz y cambio de canción. No faltaron agradecimientos por todo lo bueno que les ha traído esta gira, los premios, reconocimientos y todos esos aplausos, cada uno de ellos más merecido que el anterior. Hicieron un repaso de su último disco y comprobamos hasta qué infinito punto puede jugar Pucho con su voz.

Con Fiesta mayor, la banda aprovechó que el fin del mundo no hacía noche en el B- Side para desatar la locura. El concierto estaba siendo espectacular y poco importaba lo que sonaba cuando lo hacían con tanta fuerza, hasta que llegaron Valiente y Copenhague como un huracán. Los pelos de punta.

Como todo lo bueno, el concierto y su gira por los festivales también terminaron, esta vez ellos con Los días raros y el público entendiendo que lo que hace grande a Vetusta Morla no tiene un cómo ni un porqué, como dicen en su tema.

Una vez terminado el concierto, la mitad del público salió pitando para no volver. El B- Side se quedó en un tercio de los asistentes en el turno de los eléctricos Cycle.

Buffet Libre y los últimos supervivientes del festival murciano ponían fin a la edición del 2015 acompañados de la mejor música de los 80’s.

Como decíamos, no fue un cartel a la altura del anterior, pero no por ello el festival fue menos especial. No se sabe muy bien qué es lo que hace grande al B- Side, como diría Vetusta Morla, pero pocas cosas pueden hacer sombra al sabor de boca que cada año deja Molina del Segura en noche indie por excelencia.