Concierto de Patrick Wolf en Vigo: Hedonismo, lentejuelas y puro espectáculo.

PATRICK WOLF

Patrick Wolf , más allá del hedonismo, de la grandilocuencia de sus movimientos, de su vestuario de camisas horteras y lentejuelas plateadas, es puro espectáculo. Jodidamente brillante. Vibrante desde la línea más baja, más pequeña de sus canciones lentas hasta la teatralidad, fuegos artificiales y locura de sus canciones con más ritmo. Que nadie se espere en su gira por el país un concierto de folk íntimo. Patrick Wolf hace bailar a la gente. Le coge las manos al público, las besa y baja a la pista. Baja a la pista y sigue cantando y bailando con la gente. He estado pensando mucho si iba a poner que es un poco loca. Pero es que lo es. Es muy loca. Pero es que lo hace bien. Lo hace mirando a los ojos, con una gran voz, con un buen sonido, con una buena banda. Una banda con sección de vientos, piano, batería, bajo y parte electrónica que le secundan muy bien. Él por su parte toca todo lo que quiere, el arpa, el violín, etc.
Pero volvamos al principio. Antes del concierto. Conocíamos sus discos Lycantrophy, Wind In The Wires, The Magic Position, The Bachelor y Lupercalia. Sabíamos del pasado oscuro de Patrick Wolf en su colegio. Sabíamos que había construido su primer Theremin con 11 años, contactando con gente por carta para que le pasaran los planos. Sabíamos que tiene estudios clásicos. Que tiene predilección por los lobos. “Soy Patricio Lupo, and I love Spain“, dijo para despedirse. Pero también comentó que había estado estudiando un poco de español y al menos lo intentó en varias ocasiones. Él esperaba un par de parejas entre el público y se encontró con un lleno absoluto. Con algunos erasmus ingleses y todo. Pero yo al menos no me esperaba el pedazo de concierto que iba a dar.
Empezó con Amnistice, íntimo, en la oscuridad, tocando el arpa, acompañado de la banda, del clarinete, del bajo, de las bases y samplers electrónicos, de la batería, jugando con su gran voz, elevándola y bajándola tanto como quería. Amnistice la empastó casi con Bermondsey Street y el público ya se entregó y comenzó a saltar y bailar. La mayoría de las canciones fueron de su último disco, pero rescató varias anteriores como Accident and Emergency, del The Magic Position, y varias de Licantrophy.

Patrick Wolf se cambió la camisa con motivos hindúes y de un amplio aspectro de colores por las lentejuelas de colores para desatarse en el escenario y en la pista. Os dejamos un pequeño video de lo acontecido, para que os hagáis una idea:


Patrickwolf por likeamarmota

Agradecemos al Ciclo Galicia Importa por invitarnos y por traer tanta calidad. Patrick Wolf tocó ayer en Barcelona y esta noche en Rock Kitchen de Madrid. Si podéis, no os lo perdáis.
Escrito por
Más de CrazyMinds

The Killers estrenan video para “Shot At The Night”

The Killers lanzarán su recopilatorio titulado Direct Hits el próximo 11 de...
Leer más