jueves, diciembre 5, 2019

CHAQUETA DE CHÁNDAL – GIMNASIA MENOR

Discos CHAQUETA DE CHÁNDAL - GIMNASIA MENOR

Llevaban tiempo en el mundillo, pero nunca antes juntos. Pocho Méndez (lo:muêso), Natalia Brovedanni (Santa Rita) y Guillem Caballero (Els Surfin SirlesXavier Calvet) se han unido para formar Chaqueta de Chándal, una banda que, a través de la sátira y el humor inteligente, critica el panorama social actual. Su actitud rebelde y creatividad han dado como resultado un debut de nueve pistas titulado Gimnasia Menor.

Somos todos tan listos, tenemos tantos talentos”, así abre el disco. Inopia es una oda a la estupidez humana, a la moda millennial y la tontería de una prepotencia que no nos lleva a ninguna parte. La crudeza de su letra no rivaliza con nada, un sintetizador hace de colchón mientras una voz recita el mensaje. Y aunque parece que todo va a estallar al final, la conclusión no es otra que una carta de presentación de lo que está provenir.

Un crudo sintetizador abre El Amigo del Mal, punk dinámico en primera persona que narra una historia en la que la chulería está por encima de todo lo demás. El protagonista de este adelanto se deja llevar por impulsos y actúa como le da la gana aun por encima de la moral. Artículo Segundo llega en tercer lugar con un inicio brit-pop que pronto se llena del tinte underground que cubre todo el LP. Un ambiente garagero comparado por algunos con los inicios de Novedades Carminha. Se definen como herederos de Los Brincos y La Polla Records mas su refinada lírica los acerca más a bandas como León Benavente, Rufus T. Firefly e incluso, a los vallisoletanos Marranones Con Tomate.

A Moderno Resabiado No Le Mires El Dentado comienzo con otra nota mantenida de un distorsionado teclado. La letra ácida hace de este segundo sencillo una de las mejores pistas del álbum. Este tema se centra en definir lo suburbano entre camisetas de Zara y entradas del Primavera Sound rechazadas. Lo mundano y el “postureo” se hacen eco entre sus versos asumiendo al progre resabiado como abundante social de moda. El corte más kraut es Hablemos del Mineralismo, ya a mitad del tracklist visto y no tan distorsionado. El foco se planta ahora sobre los nuevos misticismos con letras mucho menos explícitas que las anteriores. Una reflexión más compleja y aleatoria cargada, una vez más, de un gran peso social. Señor, Llévame Pronto opta por una versión nihilista del panorama, una mofa de la realidad en la que los jóvenes se ven inmersos y que deja sin esperanzas a cualquiera. La voz torna agria cuando dice la palabra “revolución” y juega melódicamente al hablar de “honor”, “ser mayor” … punk de visión juvenil sin pretensiones y bien medido. Es una reflexión madura con impulsos controlados con el fin de plasmarlos correctamente en cuatro minutos y medio de canción.

Ya en el último tercio, Bajón en el Masnou es el último adelanto escuchado de corrido. Siete minutos de pista con una larga intro, un solo final de casi dos minutos y un ambiente ocre y lo-fi, como cuando a Abraham Boba se vuelca sobre su sintetizador tras dejarse la voz con un punto de saturación. Una vertiginosa vorágine que pudo dar un revuelto final, pero queda allanada por El Espíritu de Luis Moya. Una comparativa entre el automovilismo agresivo y un tierno viaje en pareja con el mejor copiloto posible. La “balada” de este grupo revolución que precede a un cierre ochentero de más de ocho minutos. De nuevo se atisba la influencia directa de León Benavente y ese característico riff de bajo constante en el final del álbum. La voz irrumpe armonizando con fuerza desde el principio en Maldito Parné, la conclusión de Gimnasia Menor. El contraste con la canción anterior es evidente, la confianza en el compromiso se ha perdido y ni la institución, ni el objeto, ni las personas son ya suficientes. Defraudar da energía y velocidad a este tema que cambia a largos y repetitivos fragmentos instrumentales con la misma facilidad con la que relaja para dejar paso a un narrador.

Un gran debut para un conjunto emergente que habrá que ver cómo defiende en el futuro sin sonar monótono, pues el sonido general es muy claro desde el primer tema y no hay cambios notables a lo largo del largo. Son las letras las que pretenden llevarse el protagonismo ante una estructura rock agresiva y directa de principio a fin.