BEN KWELLER – GO FLY A KITE

BEN KWELLERBen Kweller es uno de esos artistas que pasan desapercibidos no se sabe muy bien por qué. Quizás sea su falta de glamour o su carencia de extravagancias, pero lo que está claro es que si este muchacho fuera un guaperas o tuviera un reality que dejara al aire todas sus miserias, seguro que sería bastante más famoso de lo que es ahora mismo.

 

Lo que es inapelable es que a este “adolescente madurito” le sobra capacidad para hacer hits y discos digeribles, no en vano lleva desde los 9 años componiendo sus propios temas. Go Fly a Kite es ni más ni menos que su quinto trabajo (o sexto según dónde consultéis) con tan solo 30 añitos.
Vuelvo a lo que he planteado al principio de esta reseña. Es una paradoja que este chico no tenga más repercusión cuando su disco esta plagado de hits potenciales. Kweller posee la habilidad de salpimentar los temas de manera que quede un power pop al alcance de todos los gustos. Nada excesivamente refinado, nada excesivamente vulgar. Todo en su justa medida para no empalagar demasiado al oyente. Quizás sea ese su punto flojo. Lo discreto no levanta pasiones ni el revuelo suficiente.
¿Dónde colocamos Go Fly a Kite? Yo lo haría en el grupo de esos discos orientados al buen tiempo, que te ponen una sonrisa en la cara capaz de aguantar todo el día y que demuestran que muchas veces el colorido y la alegría residen en la sencillez y la efectividad. No todo es tan complicado, solo hay que darle al play y disfrutar de la música.
Mean To Me abre el disco y es posiblemente su tema principal. Aires de Rivers Cuomo, un solo que rompe la canción en dos y una sección de vientos perfectamente situada para cerrar el tema. Como comentaba, nada innovador, nada rompedor, solo power pop del bueno. Out The Door combina el folk y un toque country además de una letra esperanzadora (“There’s no need to know which way to go “) y positiva. En esa misma linea musical y compositiva se encuentra You Can Count On Me cerrando el disco (“When you’re locked up and need to be set free, You can count on me”).

Jealous Girl es también encantadora, balada al piano y otro hit para la saca. Con un toque más rockero se presenta FreeFull circle nos devuelve a un delicioso folk, elegante y sobrio, de nuevo Kweller hace gala de su habilidad innata para hacer canciones tremendamente correctas.

 

No dejo de recomendaros en todas y cada una de mis reseñas la joya escondida (o no tan escondida) del disco. En esta ocasión Time Will Save The Day es, en mi opinión y sin atisbo de duda, el mejor tema de Go Fly a Kite. Vuelven, al igual que en Mean To Me, las reminiscencias Weezerianas (si se me permite el palabro) y el estilo Rivers Cuomo. Risueña, desenfadada, perfecta para emocionarse, vivirla, cantarla desgañitándose y sentirla al tiempo que ella misma crece y desemboca en un final apoteósico.

 

Resumiendo, un disco que destila positivismo, buenas vibraciones, esperanza y colorido. Mezcla estilos sin presión y sin orden, se deja escuchar comenzando desde cualquier tema, no hay que ser un erudito para disfrutar de él y pasar un rato agradable. Por descontado no será un incunable, pero nos hará disfrutar al menos unas semanas antes de que pasemos a otra cosa.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10