ARENAL SOUND (SÁBADO): Los grupos del sábado, con una calidad altísima

Foto: Olga Font

La tercera jornada del Arenal la comenzamos llegando tarde al concierto de The Albionauts en el escenario Desperados porque debido a problemas con la línea WIFI no nos podemos despegar del ordenador. Toda una pena porque a esas horas y en los escenarios pequeños de los festivales te puedes encontrar con auténticos grupazos. Como era el caso. Tan solo puedo comentar que con la calidad que tienen, la simpatía y la espontaneidad de Lorenzo Fraioli, no deberíamos tardar en oir su nombre más a menudo. Apuntadlos en la agenda y perseguidlos allá por donde toquen, te puedes encontrar un cierre de concierto con una versión del I bet you to look good on the dancefloor de los Arctic Monkeys introducido con un “Hola Don Pepito, hola Don José” por ejemplo.

A una hora demasiado temprana para muchos tocaban The Welcome Dynasty, otro de mis descubrimientos del Arenal, con el que estoy encantada. Por lo visto andan detrás de un nuevo disco que por lo que nos han dejado oir tiene muy buena pinta. Teloneros en el MTV Winter de este año, aquí una que ya ha apuntado las fechas que tienen programadas, y es que no pienso perder la oportunidad de disfrutar de otro de sus directos si me lo ponen medio fácil. De nuevo tenemos que mencionar los problemas de sonido. Esta vez, la tremenda voz de Bruno Gargallo, el cantante, rebotaba en los puestos de comida de enfrente con algo de retardo y en algunos momentos deslucía un poco. Razón de más para repetir.

Aún con el sol sin terminar de ponerse era el turno de We Are Standard, uno de mis grupos imprescindibles. Ya muchos conocéis el directo de WAS, que lo sé yo. Pues nada, lo que os imagináis, que las suelas de las zapatillas han acabado llorando y los pantalones has pasado a ser parte de la propia piel. Y todo esto con un Deu Txakartegi con el codo derecho vendado, el pobre no podía mover el brazo. Era un poco raro, pero no paró de animarnos a mover el cuerpo. Cuantísima diversión entre los que estábamos por allí. Si es que no me canso de verlos, bueno, me canso cuando los veo, porque es imposible estarse quieto, pero cada vez que hay oportunidad hay que repetir, da igual haberlos visto media docena de veces que docena y media. Por cierto, ¿pueden WAS hacer una canción que suene a años 60? ¡No van a poder! Nos están preparando nuevo disco y ahí comprobaréis cómo sí.

Escuchamos a El Guincho mientras trabajamos para contaros estas cositas y aún así resulta que me sobran. Demasiado playero, incluso para estar a cincuenta metros de la misma playa, demasiado tropical, llamadlo equis, pero a los que no lo tenemos como santo de nuestra devoción, aunque le hemos dado una oportunidad, no termina de convencer por mucho que el año pasado su disco Pop Negro se llevase un kilo de premios.

Con Miss Caffeina lo que pasa es que han tocado media hora. ¿Qué significa eso? Pues que el setlist era el obvio, no da para más, un público joven y principalmente femenino al que se le veía bastante entregado cantaba de memoria temas como Capitán. Éxito asegurado.

Después vino otra inyección potentísima de energía en vena con Delorean, junto con los WAS, dos de las bandas más importantes en Euskadi, fueron de los mejores de todo el festival. En este caso no por el entusiasmo del cantante, que a lo mejor no dice ni hola, pero es que la música habla sola y sobra para invitar al desmadre.

Vamos de nuevo tranquilitos al otro escenario para ver a Varry Brava, que estaban programados a eso de las doce de la noche. Al final metemos el turbo porque salen como media hora antes al escenario pero, ¿qué? ¿cómo?, resulta que eran Layabouts. De nuevo sorpresas te da la vida, y el Arenal Sound. Aunque al principio la gente no hizo demasiado caso poco a poco fue captando la atención del público más despitado con su derroche de energía sobre el escenario y el rock and roll cañero que hacen. Muy de agreceder la dedicatoria y mención a todos los que estamos en el camping, por lo visto nuestro tipo de vida de estos cinco días ha llegado a oídos de todos, no ha sido el único que nos ha querido agredecer el aguante. De nada chicos.

El siguiente concierto al que asistimos fue Varry Brava, menos mal que lo confirmaron al presentarse porque no los conocía y ya no me fiaba yo mucho. Concierto divertido y muy apetecible incluso para los que los veíamos por primera vez en vivo y no dominábamos sus temas. Eso sí, lo de los leggins marcando canzoncillos, regular, lo demás muy gracioso y mucho movimiento sobre las tablas.

A las dos y media la banda festivalera por excelencia del año pasado, y no sé si del anterior también, ¡Love of lesbian! ¿Hubo algún festi en el que no estuviesen? No creo. Vaya la de tiempo que llevan girando entre salas y festivales veraniegos. Se oía por ahí que los últimos conciertos no han sido como se esperaba y como habían sido en otras ocasiones. Lo cierto es que sí se nota la supergira que se ha pegado, pero vaya, que ayer hubo incendios de nieve en Burriana, en la zona de camping como Santi Balmes dijo, y en la explanada del escenario principal.

Después ya a sobar, que el cuerpo se va resintiendo y aún queda otro día, el más light para mi modo de ver, pero allí estaremos otro día más, torrándonos al sol.

Escrito por
Más de Lourdes Uñac

Remate se pasará hoy por Bilbao

Hoy en Bilbao tenemos un muy buen plan para pasar la tarde...
Leer más