lunes, septiembre 23, 2019

ARENAL SOUND 2012 VIERNES: Menos sintetizadores y más guitarras

Conciertos ARENAL SOUND 2012 VIERNES: Menos sintetizadores y más guitarras

kaiserchiefs

Segunda jornada de festival, todavía hay fuerzas y empezamos a tener colorcito. Después de disfrutar de un arroz en los chiringuitos, nos plantamos en el recinto con el mismo atuendo playero para ver a Annie B. Sweet a la caída del sol. Musicalmente no esperamos un gran espectáculo pero, como dice su nombre, es dulce, mucho, tanto que nos tenemos que quedar embelesados de cómo la malagueña toca la acústica, canta con su delicada voz y de su acento cuando habla entre canción y canción, enamora.

Con la intención de ponernos guapitos y guapitas volvemos al camping pero nos resulta imposible, una marea de gente corre hacia el escenario Desperados. Tocan Supersubmarina, así que le damos una oportunidad dado el alboroto formado. Pero nos defraudan un poco, este tipo de pop te lo tienes que traer preparado de casa porque si no conoces las canciones te puedes llegar a aburrir. Aún así tienen bastantes seguidores que parece que lo pasaban muy bien y tenían bien empolladas todas las letras.

Sidonie, una buena forma de calentar motores para una noche de rock. Canciones muy alegres y un directo muy ensayado. Hicieron un repaso de lo mejor de cada disco, desde Fascinado hasta Fluido Garcia, el más reciente. El público no paró de saltar y corear el rock psicodélico de estos catalanes más que asentados ya en el panorama nacional y con un directo digno de cabeza de cartel que nos hizo disfrutar.

Dada la proximidad de los escenarios casi sin movernos podemos ver a Chinese Christmas Cards, una de las últimas apuestas de la discográfica Mushroom Pillow. Se les ve cómodos en el escenario y tienen un directo potente, dos ingredientes básicos en una banda, por lo que seguramente si siguen en esta linea den mucho que hablar a unos años vista y pasen de la segunda fila a la cabeza de cartel. Una grata sorpresa.

Nos encaminamos al Desperados para ver al torbellino rubio, Maja Iverson, que entra en escena con un vestido rojo holgado que iba a dar poco lugar a la imaginación. Y digo para verla a ella porque el resto de la banda no aporta mucho en el escenario a pesar de que el guitarrista se marque un punteo a los hombros del teclista. Sino hubiera sido por Tony The Beat, Painted By Numbers y la energía que desprende la front-woman, el concierto habría quedado bastante “light”. Eso sí, para puesta en escena la de Monarchy. Trajeadisimos y con las mascaras negras que les caracterizan dieron un concierto de electrónica exquisita y elegante donde no faltó ni sobró nada. El culmen llegó cuando sonó su hit Love Get Out Of My Way, que encandiló al público. Otra grata sorpresa del día, aunque fue una pena que también cayeran en el escenario “Fugaz”.

Después de unos minutitos de descanso, ya que empezamos a enlazar actuaciones sin paradas entre ellas, toca correr para coger sitio para ver a los esperados Kaiser Chiefs, y no es en vano. A pesar de que Ricky Wilson sale un poco apagado, conforme van sonando clásicos el frontman va despertando hasta llegar a colgarse de la torre de altavoces y desde ahí pedir al público que grite más y más fuerte. Con los últimos discos no han sabido aportar nada nuevo pero siempre se puede sacar un par de himnos de cada uno. Si a estos les añades los que ya tienen de los primeros como Every Day I Love You Less And Less, Ruby, I Predict A Riot o Modern Way y los ordenas en un setlist coherente queda un directo que no deja insatisfecho a nadie, y así fue.

Aún quedaba noche para los que querían más. Los italianos Crookers se dedicaron a pinchar pero simplemente a eso, aunque, eso sí, temazo tras temazo que harían mover el esqueleto hasta del más parao’. Después, lo de siempre: escenario Coca-Cola y amanecer en la playa, casi nada.