Amaral y Los Coronas en La3 de Valencia, con DesConciertos Verti.

amaral

 

Fecha: 24 de noviembre de 2011

Lugar: La3, Valencia

No pasa nada, a veces las cosas son así, hay conciertos aburridos… y éste lo fue, terriblemente. Anunciado como una grandísima innovación por parte de la campaña de DesConciertos Verti, a mí acabó produciéndome un gran desconcierto, pero creo que no tenía nada que ver con lo que se pretendía. Os lo cuento.

 

Supongo que todo el mundo estaba allí principalmente por ver a Amaral, dudo que hubiera muchos seguidores de Los Coronas. Pero Los Coronas abrieron fuego, marcándose tres canciones con comentarios entre ellas, del cabecilla del grupo. Entre esos comentarios a veces tan pesados y previsibles y el vestuario (lo sé, esto no es una revista de moda, pero hay que decir las cosas como son) de los miembros del grupo, todos uniformados con camisa roja en la que había una corona bordada, aquello a veces me hizo dudar si estaba en una verbena de fiesta de barrio. Fans de Los Coronas, podéis lanzaros sobre mí. No puedo callarme, los chascarrillos superaban la línea de lo rancio, y si es verdad que musicalmente potencia, lo que es potencia, no les faltaba ni un poquito, también es verdad que parecían una orquesta de fiestas patronales. Lo siento.

 

Pero superadas las tres canciones con Los Coronas, aparecieron Amaral, Eva y Juan, despertando una gran algarabía entre el público. Tocaron varias con Los Coronas:  una instrumental, una versión de Flamenco -sí, sí, la de Los Brincos, esa de “si te preocupa mi porvenir, puedes dejar de pensar en mí, soy como soy, oh, oh, oh“- y Días de verano, y luego se quedaron solos (“menuda papeleta, menuda papeleta“, comentó Eva).

 

Pues sí, menuda papeleta. Aunque al final salió Nacho Palomo a ayudarles con la batería. Tomé nota de las canciones, para intentar hacerme un esquema del concierto y poder contároslo mejor, y al ir a ver a qué disco pertenecía cada una me he quedado alucinada: a partir del cuarto disco, Pájaros en la cabeza, se me hace imposible distinguir unas canciones de otras. Y esto fue exactamente lo que pasó la noche del 24 de noviembre en La3, que Amaral salieron e hicieron exactamente lo mismo de siempre, eso que a unos les gusta mucho todavía, a unos no les ha gustado nunca y a otros nos pudo gustar en algún momento pero ya nos cansa.

 

Ya lo estaba diciendo antes: sí que hubo desconcierto. Primero las dudas sobre si habías entrado en la sala correcta o te habías metido en una verbena popular. Después, con Amaral, la más absoluta desubicación temporal. ¿de verdad esta gente lleva 14 años sacando discos? No noto el cambio. No lo noto en casa, pero en el directo menos, y eso es más grave. Las mismas gracias de siempre, el mismo vestuario de siempre, la misma actitud de siempre y prácticamente la misma canción siempre.

 

No vale la pena entrar en detalles del concierto, tal vez porque no los hubo, todo fue como una película que ya has visto muchas veces. Solamente espero que los próximos DesConciertos Verti sean mucho más interesantes. De hecho, estoy casi segura de que el de Ariel Rot y Sidonie lo fue. Pero aquí, en Valencia, no tuvimos mucha suerte. Y algunos hasta decidimos no volver nunca a un concierto de Amaral, no hasta que nos demuestren que son capaces de evolucionar, hacia donde quieran, pero evolucionar, que no sigan contándonos la misma historia siempre, porque ya es mucho tiempo y nos cansamos.

Más de María Marí Ros

Sé que es tu trabajo, el segundo vídeo de El problema de los tres cuerpos.

  Hace relativamente poco desde que Ramón Rodríguez (The New Raemon), Francisco...
Leer más