Que empiece la fiesta, de Niccolò Ammaniti

QUE EMPIECE LA FIESTA

Editorial Anagrama, 2011

La contemporaneidad siempre se muestra esquiva para ser atrapada. Por mucho que intentemos captarla, siempre se nos escapa como el agua entre las manos. No nos sirven los géneros serios para retratar algo que está demasiado vivo como para dejarse representar.  Por eso, en la mayoría de las ocasiones, la comedia se muestra como la mejor herramienta para capturar la esencia de lo contemporáneo y mostrar lo que estamos siendo con todas nuestras contradicciones, certezas y dudas, con todo aquello que está en configuración pero que aún no se muestra lo suficientemente fosilizado como para generar manuales y tratados de sociólogos más pendientes de decir lo que acabamos de ser que lo que seremos.

Si a todo esto añadimos que se quiere retratar la esencia de un país como Italia (bien podría ser España, o Grecia, o Francia, o incluso Gran Bretaña), la cosa no parece fácil, pero con un acierto notable Niccoló Ammniti lo consigue sacando los colores a tantos y tantos farsantes oficiales que habitan en la fauna pública de nuestras sociedades y, de paso, regalándonos unas dosis nada desdeñables de comicidad.

En su libro Que empiece la fiesta, el autor italiano nos muestra un fresco de lo que está pasando ante nuestras narices, con toda una retahíla de personajes y personajillos que pueden aparecer en cualquiera de las pantallas desde la que se nos configura nuestro mundo. Adictos a sectas satánicas y a la vez infelices que sólo buscan su lugar en el mundo, escritores plagados de trucos que les permiten vivir de una fama reservada a los falsarios, empresarios hechos por las mil y una corruptelas de las que se han aprovechado y que usan su riqueza para que en sus manos coman personas públicas de todos los pelajes, vedettes televisivas con silicona y sin cerebro, personas que un día fueron noticia y hoy viven en los subterráneos de la sociedad… en fin, personajes que son en sí mismos una contradicción, la misma que habita en la esencia de nuestra sociedad.

Junto con la atractiva selva humana que nos ofrece Ammaniti, destaca su capacidad para lograr cuadrar un argumento que le sirve para mostrar su dominio narrativo, conectando detalles, permitiendo dobles lecturas, sorprendiéndonos con giros que permiten comprender los hechos recientemente narrados y acelerando o ralentizando una trama que en ningún momento nos hace decaer la atención en la historia.

Todos estos componentes hacen destacar esta novela como un referente claro de la narrativa actual italiana y europea, presentándonos un autor (no demasiado conocido en España al igual que otros autores premiados en Italia como Michela Murgia o Sandro Veronessi) que domina el arte de hacer novelas, que sabe describir la “berlusconización” (sin necesidad de que aparezca Berlusconi en su libro) que está sufriendo la sociedad y en la que la comedia retrata la amarga decadencia que nos invade y pervivirá durante un tiempo. Seguramente esta novela signifique la entrada de Ammanitti en el mercado editorial español, pues su lectura deja con ganas de seguir leyendo retratos de lo que somos y, seguramente, seguiremos siendo.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

 

Más de Vicent Rebollar

La poética del extrarradio

  Paseos con mi madre, de Javier Pérez Andújar Editorial Tusquets, Barcelona,...
Leer más