Gemelos (2011), de Fernando Pérez Sanjuán

Gemelos (2011), de Fernando Pérez SanjuánOtros autores se han acordado de los hermanos gemelos, pero Gemelos es una novela genuina que no busca referencias, y que de existir alguna sería pura coincidencia, porque su originalidad la hace válida por sí misma.
Narra la historia de unos seres que pueden estar muy próximos a nosotros, incluso ser nosotros mismos, porque su humanidad y autenticidad, alejada de los héroes, hace que les sintamos reales, de carne y hueso, con vicios, virtudes, logros, frustraciones, ilusiones, temores, logros, impotencias… Conjunto que traza la red de su existencia particular; tejido de la propia vida, que es el verdadero personaje, y en el que de un modo u otro nos vemos reflejados.

 

Gemelos traza dos ejes fundamentales que son paralelos y opuestos, donde la acción de vivir determina su final. Circunstancias que se detallan en un flujo constante, con ritmos alternos, que engrandece o empequeñece a los personajes.

 

Su origen se centra en una mujer atrapada en un mundo sórdido del que no puede salir, pero sí tener descendencia. Seres que heredan sus miserias, pero que lucharán, con y sin ayuda, para huir de un apartheid, donde únicamente el azar les colocó ahí.

 

Y si su comienzo se centra en lo femenino, la mujer siempre está presente como hilo de Ariadna que se enrolla, como hiedra, en los ejes citados y también los determina. Mujeres que proclaman, ceden y comparten protagonismo; y cuya dignidad está por encima de sus virtudes o carencias.

 

Nunca sabremos qué vida o vidas no hemos padecido, gozado, o simplemente sobrellevado, pero en los gemelos protagonistas está presente la luz y la oscuridad, Jekyll y Hyde; y esa sutil línea que separa mundos antagónicos, donde lo canallesco o lo honrado son parte de un todo o el todo mismo.

 

El planteamiento de la novela, que tiene una estructura cónica, no es ahondar más en la polémica que circunscribe la herencia genética y la circunstancia del ser humano, que ya otros autores han respondido magistralmente a ese reto. Sin embargo, sí puede persistir la idea de que genética y entorno son manos invisibles e inexorables que modelan el destino de quienes, en su recorrido por paisajes y ciudades, se detienen en su búsqueda personal o por la propia presión de la acción de vivir.

 

Gemelos es de lectura fácil, desde la primera a la última página, y con un argumento que invita a la reflexión. Circunstancia por la que se tiene la sensación de que es conveniente releerlo con mayor detenimiento, para descubrir aquello que no se nos ha revelado de un modo tan explícito; así como prestar mayor atención a los símbolos, a los mitos…que el autor pone en escena de un modo solapado. Y asimismo advertir cuáles son los límites particulares de sus personajes, que en algunos casos les cambia su vida o se la destruye.

 

En la sinopsis se habla de relato costumbrista, también se ha dicho que puede entroncar con el realismo, y seguramente se podrían encontrar otros ismos. Pero sin detenernos en encasillamientos Gemelos, que acaba de editarse, se puede considerar ya un clásico capaz de deleitar a cualquier lector de edades muy dispares y de diferentes países, porque como ya se ha dicho el verdadero personaje de la novela es la propia vida, y ésta contiene todas las épocas y fronteras

 

Gemelos de Fernando Pérez Sanjuán se puede adquirir en Casa del Libro, librerías especializadas o a través de la web de la editorial (http://erideediciones.es/)

 

Fernando Pérez Sanjuán es, además de escritor, pintor y escultor. Sus obras están repartidas por diferentes países y colecciones. Próximamente publicará su segunda novela.

Escrito por
Más de CrazyMinds

Slaves anuncian su separación, pero no nos lo creemos

Hoy en día parece que todo vale para promocionar el lanzamiento de...
Leer más