El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov

Libros El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgákov

EL MAESTRO Y MARGARITA

Círculo de Lectores (1989)

 

 Los manuscritos no arden.

El maestro y Margarita

Mijaíl Bulgákov

 

 El gobierno soviético fusila a todos los gatos negros de la URSS. Una bruja cabalga un cerdo volador. Los empleados de una oficina cantan al unísono sin querer y sin poder detenerse. El Diablo ha llegado a la atea Moscú y no viene solo, toda una cohorte de inquietantes e hilarantes demonios le acompaña. Empieza el juego: incendios, malentendidos, desapariciones, desastres e internamientos en un psiquiátrico que jamás estuvo tan concurrido. Moscú se ha convertido en un circo, un carnaval de máscaras en el que todo o nada es lo que parece. Al tiempo, Margarita, una mujer casada, vive un amor imposible con el maestro, un autor que ha escrito una novela sobre Poncio Pilato. Se puede resumir la trama de “El maestro y Margarita” pero no interpretarla. Podría considerarse una parábola antitotalitaria,  pero como señala Cristopher Domínguez Michaelleer a Bulgákov solo con los espejuelos de la tragedia soviética es tan peyorativo como dejar a Shakespeare a merced de la reina Isabel y del duque de Essex”. De lo que es seguro es que se trata de una revisión del mito de Fausto a través de la lúcida paradoja expresada por Goethe: el Ángel Caído es “una parte de aquella fuerza que siempre quiere el mal y que siempre practica el bien”. Las tropelías de Voland, el nombre que adopta Satanás, se entretejen con la historia del quinto procurador de Judea en una suerte de revisión del Nuevo Testamento. Ambas tramas argumentales avanzan en paralelo con humor negro que se transforma en un lirismo arrebatado y justiciero.

 

“Dígame, ¿es que para convencerse que Dostoievski es un escritor, es necesario pedirle su carnet? Coja cinco páginas cualesquiera de alguna de sus novelas y se convencerá sin necesidad de carnet de que es escritor.” Así habla uno de los protagonistas de la novela. Cojamos nosotros cinco páginas de Bulgákov y entre personajes desquiciados y las líneas de un argumento ridículo veremos la férrea mano de un gran escritor. Bulgákov sufrió durante toda su vida la humillación burócrata de Stalin, que jugó con él como un gato con un ratón a través de censuras, prohibiciones y retiradas de librerías y bibliotecas. En la era post revolucionaria escribir era una cuestión de Estado y el escritor hubo de ocupar un lugar secundario en la vida cultural de la URSS, siempre a las órdenes de personajes de inferior talla intelectual. ¡Cómo debió disfrutar el padrecito de los pueblos con la tortura a la que sometía a su bufón vasallo! Mijaíl Bulgákov murió en 1940 con sus dos testamentos literarios todavía inéditos: Novela teatral y El maestro y Margarita. Los periódicos le dedicaron un par de líneas. Stalin lo había logrado.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10