jueves, febrero 20, 2020

We Are Scientists: “Si te gusta algo en concreto de nosotros, seguro que en algún momento lo hemos traicionado”

Entrevistas We Are Scientists: "Si te gusta algo en concreto de nosotros, seguro...

Si hay alguien que ame España tanto como cambiar de sonido en cada álbum, esos son We Are Scientists. Los neoyorkinos lanzaron el año pasado Helter Seltzer (2016), un disco lleno de hits, canciones bailables y con espacio para la melancolía. Un álbum bastante completo. Y como no podía de ser otra forma, Keith Muray y Chris Cain no podían perderse la primera edición del Ballantine’s True Music Festival, el mayor festival madrileño que reunió a un total de 140 artistas en 17 salas alrededor de la capital a principios de junio.

Tras una conversación un tanto profunda sobre el romanticismo de nuestro idioma y el amor que le profesan a nuestro buen tiempo, fiestas y playas, hablamos de cosas importantes: la sangría. Y música, claro, que no sólo estaban en España para beber.

P: Lleváis muchos años en la música y seguís dando que hablar, ¿cómo os mantenéis en la escena?

Chris Cain: Todavía hay mucha gente que sigue sin entender a We Are Scientists. Creemos que somos una banda que es lo suficientemente inteligente y con el suficiente talento como para hacer las canciones que se oían en 2006, coincidiendo con el boom del indie, con grupos como The Strokes, Franz Ferdinand, Yeah, Yeah, Yeahs… Esa fue una época muy importante para nuestra banda, pero creo que nosotros somos algo más, estamos más interesados en el entretenimiento, y la razón por la que creo que hemos cambiado tanto desde entonces nuestro sonido es porque, en especial esas bandas neoyorkinas eran abiertamente contrarias a entretener. Ellos querían ser “cool” y “punk”, y a día de hoy sigo pensando que realmente lo eran, pero nosotros no éramos eso.

Keith Murray: Además, nosotros hemos sacado más discos que ninguno de ellos, creo.

Chris: Sí, seguimos sacando álbumes sin renunciar a lo que somos, y creo que eso no pueden decirlo muchos grupos. Ese es un problema que nosotros no tenemos, nosotros no queremos ser el grupo de moda, o aspiramos a ser algo que va más allá, de ser “cool” o “punk“. Esa no ha sido nunca nuestra idea. Nos gustan todos esos grupos, que conste, pero nosotros estamos más enfocados en hacer algo divertido, entretenido e increíble que encaje en cada época.

P: Sois un grupo que cambia su sonido en cada álbum, un aspecto por el que os critican u os alaban, no hay medias tintas. ¿Cómo os veis vosotros en ese sentido?

Chris: Somos cantautores, podemos permitirnos el escribir y crear el sonido que queramos y que se adecúe al momento. Cuando se oía dance punk y estábamos interesados en el dance punk, hicimos canciones de dance punk, lo mismo pasó cuando se llevaba el disco pop… Creo que, especialmente con bandas como The Strokes, que definen un sonido instrumental increíble, es difícil para ellos no seguir haciéndolo. Creo que nosotros no estamos tan ligados a eso porque no aspirábamos a definirnos en un solo sonido.

El disco que grabamos por nuestra cuenta y con nuestras propias herramientas no suena para nada parecido a nuestro primer disco. Que no sonásemos como nuestro disco anterior al oficial, es porque estamos en continua evolución. Nunca sonamos igual que el día anterior.

P: Si tuvieseis que describir vuestro sonido como un todo, ¿qué etiqueta os pondríais?

Chris: Empezamos como pop punk y luego nos hicimos más populares cuando hicimos dance punk, indie, yluego nos hemos movido por influencias retro mezcladas con la idea que teníamos que era cool en ese momento. Con TV en Français (2014) intentamos pensar en el directo, en las herramientas para mejorar el sonido como sintetizadores y poder llevarlo al directo.

Keith: Nuestros dos primeros discos son puros, donde sólo queríamos que las canciones fueran increíbles. Los tres primeros discos que hicimos se corresponden a la idea que teníamos de cómo queríamos ser como banda. Era un proceso de descubrimiento en el que juntábamos nuestras mejores canciones y pensábamos en cómo nos hacían sentir como un grupo de canciones, sin importarnos el entrar en ningún tipo de círculo musical en especial, aunque lógicamente, estábamos influenciados por el círculo musical de cada momento. Creo que los dos primeros discos son más puros porque no perseguíamos nada en especial, son lo más parecido a We Are Scientists.

P: Cuando vais a crear un nuevo disco, ¿preferís incluir hits o experimentar?

Keith: Es una mezcla de ambas cosas, tenemos muchas canciones ahora mismo que estamos intentando meter en el próximo disco, pero creo que seguimos la idea de que un disco debe tener una continuidad. Ahora mismo estamos en un punto en el que nos preocupa cómo juntar las canciones que ya tenemos y convertirlas en una sola pieza.

P: Llevar vuestra música al directo debe de ser toda una odisea, teniendo en cuenta que nunca sonáis exactamente igual. ¿Cómo lo hacéis?

Chris: Es algo inevitable, nuestro sonido es muy variado y eso hace que nuestro directo sea más interesante también. Es inevitable que nuestras canciones suenen igual en directo que en el disco, no tenemos ese material en el directo, aunque tampoco es lo que buscamos. Tocamos After Hours en cada espectáculo y suena distinta a lo que la gente espera. Creo que es si te gusta un álbum que tiene muchísimo material que no se puede trasladar al directo de forma sencilla y llegas al concierto y suena exactamente igual, sabes que hay algo mal ahí, puede que estén usando una grabación o que no todo el sonido lo estén creando en ese momento. No queremos, ni pretendemos, conseguir que el público piense eso.

Keith: Muchas veces vas a un directo buscando que te sorprendan y que la canción no suene igual que la del disco, y eso es lo que a mí personalmente me gusta de los conciertos. Hay veces que gustan mucho más las versiones que los grupos hacen de sus propias canciones, que la versión original.

Lo que intentamos crear en directo es una atmósfera en la que el público se entusiasme con nuestras canciones en casa y lo haga también en directo, pensamos siempre en cómo transforma una canción para que la reconozcan cuando la tocamos en directo.

P: Tocáis lo que se os ponga delante, no le tenéis miedo a nada

Keith: Creo que nos permitimos emocionarnos con cualquier cosa y cualquier sonido. Si vas a recomendarnos a algún amigo que nunca nos ha escuchado antes, tienes la posibilidad de escoger entre una amplia variedad de música y seguimos siendo nosotros. Es una buena estrategia, porque podemos gustarle a cualquier persona o a muchas que tengan distintos gustos musicales. Creemos que si hay una cosa específica que te gusta de We Are Scientists, es muy probable que la hayamos traicionado en algún momento. Pero si piensas que somos fundamentalmente buenos como una banda, disfrutarás de nuestra música.

Chris: Lo tocamos todo pero nos centramos en el entretenimiento. Es muy divertido a la hora de grabar, porque siempre experimentamos con distintos sonidos y para nosotros es una aventura averiguar cómo vamos a trasladar lo que estamos haciendo al directo.

P: ¿Qué tal en España?

Chris: Creo que es nuestro lugar favorito para tocar.

Keith: En realidad, odio tocar en España, porque quiere decir que sólo tengo unas dos tres horas para poder dar una vuelta por España. Tuvimos un concierto en Londres y me cogí un avión para estar cuatro o cinco días en España, porque me encanta y aproveché que veníamos a Europa. Si hay alguna posibilidad de tocar en España, siempre, siempre, siempre, intentamos venir.

Chris: Intentamos crear un plan para obligarnos a nosotros mismos a venir a España cada dos semanas o así a “recoger las llaves de nuestro apartamento”, pero no dio resultado.

P: ¿Cómo os describiríais?

Keith: Como el mayor espectáculo de entretenimiento musical jamás concebido por la raza humana y eso es lo que, en última instancia, salvó la cultura [risas]. No, no, no, espera, deja que piense en algo mejor…

Chris: We like it hot and wet