martes, noviembre 12, 2019

Trajano!: “Existe un cambio generacional en la escena española”

Entrevistas Trajano!: "Existe un cambio generacional en la escena española"

Hace solo dos días que Trajano! sorprendían a sus seguidores anunciando en redes sociales su separación, ocho años después de empezar a tocar juntos. Los madrileños pertenecen a esa ruidosa y emocionante escena de la capital que transita en un cambio generacional y de estilo, conservando raíces profundas.

Ellos mismo escenifican ese cambio musical en su último álbum, que facturaron el año pasado. En Lázaro se adentran en sonidos más electrónicos y fascinantes.

Nos encontramos con ellos en el showcase Sounds From Spain en el SXSW festival de Austin. En una amena charla nos contaron los caminos que han recorrido tanto vitales como musicales, desde sus inicios hasta llegar a abanderar una escena como la de Madrid.

Hablamos con un representante del nuevo garage madrileño, un género más abierto a la exploración con personajes tan interesantes como Lois, Alvaro y Carlos.

¿Cómo os ha ido por Austin?

Este es el segundo concierto que damos en nuestro primer año aquí. Estamos encantados. Tenemos tiempo para disfrutar del festival pero si tuviésemos cuatro conciertos más, sería el punto perfecto.

¿Qué se está cociendo en la escena en España?

Hay muchos cambios. Ha aparecido el trap arrasando con todo. Fuera de la música urbana ha habido mucho cambio generacional. Muchas bandas nuevas que llevan uno o dos años ya están muy posicionadas, hacen las cosas de una manera que no hacíamos nosotros. Desde el primer momento ya tienen unas pretensiones. Nosotros íbamos casi pidiendo permiso para hacer cualquier cosa y ellos llevan un año tocando y ya se vienen a lugares como Austin. Creo que la escena está más fuerte que nunca y que se ha divergido mucho. Todos los géneros están ahora en España.

¿Cómo empezasteis en esto de la música?

Conociéndonos en un bar de Malasaña. Todo fue por casualidad y el alcohol. Empezamos siendo muy meticulosos con los ensayos, teniendo una rutina semanal de ensayar y de hacer temas. Así, hasta hoy.

¿Cómo recordáis vuestro primer concierto?

En la Costello de Madrid. Fue un tema únicamente. Fue en un concierto de Los Nastys donde subimos para tocar. Naive ni siquiera estaba en la banda. Fue nuestra primera toma de contacto. Tocamos Branquias bajo el agua aquella noche y es una de nuestras canciones favoritas por eso, nos recuerda a la primera vez sobre un escenario.

¿Qué diferencia Lázaro de vuestro primer álbum?

Hay una evolución clara. Es determinante el hecho de haber dejado de lado las baterías físicas y usar cajas de ritmos. Nos ha abierto un campo más experimental y hemos podido probar nuevos sonidos. Además, nos ha permitido explorar un poco más la electrónica. Antes éramos más garegeros.

¿Os da la sensación de que el segundo disco es el más difícil?

Sin ningún tipo de duda. Tienes que decidir entre repetir la fórmula o crecer. En nuestro caso intentamos crecer, pero es complicado eliminar la responsabilidad que representa trabajar para tus fans. Tienes que intentar darles algo más en ese nuevo disco. Nos sentimos responsables de seguir ofreciendo cosas que les gusten pero descubriendo nuevas facetas nuestras. También está el hecho de querer alcanzar a un público nuevo. Ha sido más difícil, sin duda.

¿Qué os gustaría explorar en siguientes discos?

De todo. No nos ponemos techo. Hemos estado pensando en tempos más lentos y en acercarnos al funk o a la música disco. No nos gusta estar en cajones cerrados ni hablar de conceptos, hacemos las cosas y luego que sea la prensa quien diga si han ido para acá o para allá. Lo que tenemos claro es que queremos meter más sintes y mantener las cajas de ritmos pero incorporar baterías reales. Veremos qué sale de ahí.

¿Qué música os poníais en casa de pequeños?

Los 40 Principales, por desgracia. (Lois) Yo vengo de una tradición de escuchar rock de los 70 en casa a tope. Álvaro escuchaba más música británica: The Smiths, The Cure… y Carlos que te lo explique él.

Carlos: Yo escuchaba máquina.

¿Qué os ha parecido el público americano?

Fácil de contentar. Todo le sorprende, son como niños pequeños. No están tan familiarizados con la música europea y todo lo que hacemos es un mundo diferente para ellos. Por eso es muy fácil conectar.

Es más abierto que el público español. Allí solo van a aquello que les gusta, aquí van a cualquier tipo de música. El mismo público que viene a escuchar flamenco o a Delaporte llega a nuestro concierto y se lo pasan genial.

¿Que historias tenéis de estos años tocando por esas salas del mundo?

Teneos muchas pero muy pocas que contar. Esta es la segunda vez que tocamos como grupo en Estados Unidos. Hace cinco años vinimos a grabar nuestro primer largo por el Converse Malasaña Make Noise. Grabamos en Brooklyn, que es otro EEUU comparado con Austin, pero fue increíble. Hace ocho o nueve años quién nos iba a decir que íbamos a hacer todo esto. Jamás nos hubiésemos imaginado estar aquí.

¿Qué tenéis pensado hacer este año?

Acabar la gira y empezar a pensar qué es lo siguiente que queremos hacer. Tenemos muchas ganas de ir a Sudamérica y bastantes cosas pendientes. Volveremos para el año que viene al SXSW, no nos queremos ir de Austin.