martes, noviembre 12, 2019

El Capitán Elefante: “A nivel estilístico siempre hemos estado en tierra de nadie” (2019)

Entrevistas El Capitán Elefante: “A nivel estilístico siempre hemos estado en tierra de...

Fotografía: Alejandro García – Cantarero

Pocos días después de la publicación de ‘Electroconfort’, nos juntamos con tres de los componentes de El Capitán Elefante. La banda de indie rock procedente de Bilbao (más concretamente de Barakaldo), viene con un tercer larga duración bajo el brazo (a esto hay que añadir la edición de un EP en 2015) y en él han plasmado todo el aprendizaje experimentado en los últimos años, donde las guitarras más punzantes han ido dejando hueco a los sintetizadores y a sonidos más contemporáneos.

Además de Jaime Marcos (guitarra), que no pudo estar presente en esta entrevista, El Capitán Elefante lo forman Javier Marcos (voz y guitarra), Lander Urgoiti (bajo) y Josean Valle (batería). Aunque su circuito aún se reduce a pequeñas salas de todo el país, no son unos recién llegados a esto, así que hablamos con ellos de su carrera, de su día a día y de cómo han ido cambiando las cosas a nivel musical y social en estos últimos años.

Sinceramente, os he descubierto hace poco y seguro que como yo, con este nuevo disco os conocerá mucha gente nueva. Contadme quiénes son El Capitán Elefante y qué os ha traído hasta aquí, con un tercer álbum bajo el brazo.

Javier: Nosotros venimos de varios proyectos y en el año 2013 nos juntamos en este nuevo, abandonando algunos sonidos que teníamos anteriormente. Teníamos una formación más clásica, con sección de metales, órgano hammond, etc. y decidimos resetearnos y comenzar una etapa nueva aprovechándonos de las nuevas tecnologías y de los medios que tenemos ahora, como son las secuencias, los ordenadores, etc. sintetizando un poco las canciones y actualizándonos. La idea básicamente era modernizarnos.

Con el primer trabajo ya empezamos a meter unas pinceladas de todo esto, luego hemos ido metiendo cada vez más, hasta llegar aquí. Durante todo este tiempo hemos ido adquiriendo conocimientos sobre el tema, hemos ido evolucionando de manera natural según íbamos aprendiendo de todo esto.

Con este último trabajo, la verdad es que estamos muy contentos, creo que estamos en un buen momento creativo y estamos más familiarizados con todas las tecnologías que usamos. La verdad es que estamos muy cómodos, en una zona muy confortable, como dice el propio nombre del disco.

Echando la vista atrás, ¿cómo valoraríais todo este camino que os ha llevado hasta aquí?, ¿ha sido duro?

Javier: Esto es como una montaña rusa, tiene sus quebraderos de cabeza y sus subidones y bajones. Pero al final, si te gusta como nos gusta a nosotros, no puedes dejarlo. Sacas tiempo de donde sea y como sea para dedicarte a esto porque es lo que realmente nos gusta hacer en la vida: hacer canciones y tocar en directo.

Para vosotros, ¿por qué merece la pena todo esto?

Lander: La satisfacción personal que te da tocar música, que suene medianamente bien, dar conciertos y que a la gente le guste tus canciones, las baile, las cante…

Ahora que dices eso, ¿cuán importante es para vosotros la recepción del público con vuestra música?

Josean: A nosotros lo que nos mueve es la transmisión. Entendemos la música como algo que se crea en el local, que además lo hacemos entre cuatro, con todos los pros y contras que eso conlleva. Pero la música tiene algo mágico al crearla así y esa energía es lo que intentamos transmitir a la gente, por eso nosotros nos consideramos un grupo de directo. Necesitamos el contacto con la gente y esa transmisión que, además, es lo que nos pone de verdad: cuando ves que lo que haces le llega a la gente. Además, lo bueno que tiene todo esto de las redes sociales es que la gente te hace llegar ese feedback. Al final es por esto por lo que estamos aquí. Encima, en este último disco sí que creemos que hemos conseguido enlatar un poco esa esencia del grupo de conectar con la gente y el sonido es muy similar al que hacemos en directo.

Si os pidiera que me dijerais qué parcela del panorama musical de nuestro país creéis que podéis ocupar, ¿qué me contestaríais?

Javier: Los críticos musicales donde nos soléis encasillar es en el rollo power pop o indie. Y bueno, si escuchamos a los grupos que están metidos también en ese cajetín, sí que podríamos pertenecer a eso.

Josean: Nosotros siempre hemos estado un poco en tierra de nadie y ahora nos pasa igual. Ocurre que los grupos más englobados en el indie nos consideran más rockeros y, en cambio, en el mundo rockero no nos ven tanto ahí, por el tema de las melodías y otras cosas. El caso es que estamos a gusto en ese punto intermedio. Sí que es cierto que nosotros veníamos un poco más de la esencia rockera, pero con esta actualización 2.0 que hemos hecho creemos que tenemos otro puntillo diferente.

El Capitán Elefante

La música es casi el eje central de nuestra vida

Lo cierto es que no sois unos novatos en todo esto. Después de haber publicado anteriormente dos discos más y un EP. ¿En qué ha cambiado vuestra percepción del mundo de la música con respecto a cuando empezasteis en esto?

Javier: Es que desde que empezamos hasta ahora ha cambiado todo. Ha cambiado la industria, la forma de vender música, la forma de hacerla… Nosotros, por edad, hemos grabado con equipos analógicos… bueno, en el caso de Lander no porque es más joven (risas). Hemos vivido el paso ese de lo analógico a lo digital y de la venta de vinilos al CD, etc. Es que es una puta locura, un continuo cambio.

Josean: Lo que nos da la impresión a nosotros es que el abanico de posibilidades ahora es muchísimo más amplio, hay mucha más facilidad para conocerlo todo y, por tanto, la variedad es grandísima. Antes te aprendías un disco de pe a pa, incluso los que necesitaban varias escuchas y, en cambio, ahora todo es mucho más inmediato. Cuando estás haciendo un disco y editándolo para darle salida sí que piensas en cuánta gente habrá que escuchará el disco entero. Es que hay tantos grupos y tanta música al acceso de todo el mundo que al final funciona mucho el formato single.

¿Os condiciona eso de alguna manera?

Josean: Condiciona, inevitablemente. No a la hora de componer o de crear, pero luego, cuando sabes que lo vas a meter en un LP, sí que piensas en todo esto. Ahora, con las listas de reproducción, si consigues que te metan un par de canciones, está guay.

Habladme de cómo es vuestro día a día. ¿Qué lugar ocupa la música en vuestras vidas?, ¿cómo influye en vuestra manera de ver el mundo, de relacionaros con los demás, etc.?

Lander: Yo personalmente, cuando estoy en el trabajo, que al final son muchas horas a la semana, siempre estoy escuchando música, igual que cuando voy en el coche. Luego sales del trabajo, te pones a ensayar… Así que la música forma una parte importantísima de tu vida.

Josean: Es que lo condiciona todo. Al final, para llegar al punto en el que estamos nosotros de ensayos, de creación, de movernos, etc. esto es casi el eje central de nuestra vida, todo gira en torno a la música, como oyentes y como creadores. 

Javier: Yo es que voy a trabajar porque no me queda más remedio, para vivir y comer. Pero en ese trabajo siempre estoy pensando en canciones, en melodías… de hecho, en mi teléfono móvil siempre grabo frases. 

Josean: Al final supongo que esto es como lo que os pasa a vosotros, que todo este trabajo que os lleva preparar entrevistas, hacerlas, etc. tiene que ser pasión. No hay otra manera.

Javier: Nosotros sabemos que, tal y como están las cosas ahora, el hecho de vivir de la música es un privilegio que solo pueden tener cinco o diez grupos. Es muy complicado.

El Capitán Elefante

La no dependencia económica de la música, permite que realmente hagamos lo que nos da la gana

Más adelante os iba a preguntar acerca de esto, pero ya que habéis sacado el tema, aprovecho. Vosotros, que no sois unos recién llegados a todo esto, ¿tenéis alguna aspiración concreta o ya habéis aparcado todo eso?

Javier: Me imagino que al principio el sueño sería conseguir vivir de esto y poder dedicarle tu vida de manera exclusiva. Pero creo que llevamos tantos años intentándolo sin conseguirlo, que nos hemos acostumbrado a vivir así.

Josean: Pero luego hay otra parte positiva. Y es que, la no dependencia económica de la música, permite que realmente hagamos lo que nos da la gana siempre. Al final no tenemos esa presión de tener que llegar a un público determinado.

Javier: O de hacer tantos conciertos al año para poder vivir…

Josean: Es complicado encontrar el equilibrio. Hay un límite en el que empiezas a tener que tocar mucho y a moverte, y eso empieza a condicionar tu trabajo. De momento creo que eso lo estamos llevando muy bien porque hacemos lo que queremos, dentro de lo que podemos.

Me gustaría que me contarais qué hay detrás del concepto de ‘Electroconfort’. El título es muy sugerente y no sé si a todos os dice lo mismo esa palabra.

Javier: Es un poco lo que te contábamos antes, que el título hace referencia a la manera que tenemos de vivir con las nuevas tecnologías, que estás un poco atado a ellas. 

Josean: La idea, cuando pensamos en el título del disco, surgió porque en una charla hablábamos de que hay partes de canciones que quizás no conseguíamos hacerlas en el local, y veíamos que había un montón de posibilidades que nos daba la tecnología. Es que, si te pones a pensar, vivimos en una zona de confort en la que dependemos completamente de la tecnología, de la electricidad.

Para mí hay algo muy interesante en vuestra propuesta y es algo a lo que habéis hecho mención antes cuando hablabais de estar en tierra de nadie a nivel de sonido. Es esa capacidad que tenéis de mezclar los sonidos más crudos con un toque más melódico, de estribillos pegadizos incluso. Decidme qué sensaciones os gustaría despertar en quien os escuche.

Javier: El tema es que las canciones, dependiendo del tipo de persona que las escuche o de cómo sea su vida, tienen muchas interpretaciones distintas. La misma canción despierta distintas sensaciones en cada persona y las interpreta de maneras muy diferentes.

Josean: Cuando hacemos las canciones, siempre buscamos mover algo en alguien. Las letras que hace Javi quizá sean como una especie de cortometrajes, son muy visuales, y luego cada uno nos hacemos nuestra película. Luego depende de quien las escuche, le puede gustar más una canción más melódica o pegadiza o, de repente, le gusta por ejemplo “El 1%”, que es un guantazo en toda regla.

Javi: Al final resulta muy difícil hacer que la gente no permanezca impasible y conseguir removerles algo por dentro. Hay tanta información e imágenes con las que nos bombardean, que creo que cada vez somos más fríos, ya no nos impresiona nada. Creo que es un logro enorme que una canción llegue a eso.

¿Cómo está siendo la reacción de la gente con ‘Electroconfort’?, ¿cómo lo están recibiendo?

Josean: Solo lleva una semana en la calle [N. del E: la entrevista se realizó la semana siguiente a la publicación del álbum], pero ya con los singles sí que veíamos cómo los recibía la gente. Hay una cosa que sí nos está resultando curiosa, por lo que nos están diciendo, y es que tienen un concepto del disco en conjunto que quizás nosotros no teníamos, porque hacíamos las canciones individualmente. La gente nos dice que el disco tiene una continuidad, pero eso es algo que nosotros no teníamos en la cabeza, no éramos tan conscientes de que quizás sí que tenía un rollo conceptual.

El Capitán Elefante

A día de hoy es un logro enorme conseguir remover por dentro a alguien con lo que haces

Precisamente os iba a preguntar si ‘Electroconfort’ es solo un título o engloba un concepto más genérico del álbum.

Josean: Cuando lo creas sí que hay un concepto general, pero no es algo que hayamos buscado intencionadamente.

Javier: No ha sido algo premeditado, creo que ha sido un poco de suerte, hay que decir la verdad (risas). Igual lo hemos buscado pero sin saberlo, de manera inconsciente.

En cuanto a las letras de Javi. No sé si estaré en lo cierto pero, aparte de esas pequeñas historias a las que hacíais mención, hay algo que me encanta de ellas y es la mezcla que hay de costumbrismo y de cierto surrealismo en muchas de ellas. Quería que nos contaras de dónde surgen, qué es lo que te empuja a escribir y por qué lo haces de esta forma. ¿Cómo definirías tu manera de hacer letras?

Javier: La verdad es que no sé ni yo mismo cómo funciona mi cabeza, no sé cuánta gente hay aquí dentro (risas). Pero al final, cualquier cosa que veo en la calle o en la tele, puede hacer que se me encienda una chispa. Puedo hacer una canción de cualquier comentario o frase que me diga alguien.

Por ejemplo, la canción de “Sicario” está dedicada a mi sobrina de cuatro años. Un día en casa, se me acercó y me dijo “Bigote, pistola, muerto” [lo dice haciendo el gesto de sostener una pistola con la mano]. De ahí me salió toda la canción, de pensar “¿de dónde coño saca esta niña estas ideas?”. Supongo que sería de ‘Narcos’ o de algo así.

Además de “Sicario”, destacaría por ejemplo “El pie izquierdo de Elvis” o “Diario de un psicópata”, que habla de Los Ángeles y de Barakaldo. Hay una mezcla de cotidianeidad y ficción que llama mucho la atención.

Javier: Sí, es un poco una película en la que me imaginaba el típico psicópata de California pero en un pueblo (risas).

¿Te sientes más cómodo hablando de vivencias propias o siendo un narrador de historias más ajenas a ti?

Javier: Me gustan las dos cosas pero siempre me meto en personajes, no soy yo mismo. Es como cuando le das un papel a un actor, yo canto desde ese papel. La verdad es que no lo sé ni yo, pero creo que va por ahí el tema.

‘Electroconfort’ se abre con “Nubes” que además fue la canción elegida como primer adelanto. Explicadme a qué es debida esta elección y si veis este tema como un buen resumen de lo que es el álbum completo.

Lander: Básicamente porque es una canción que nos gusta mucho a los cuatro.

Javier: Es la última canción que hicimos e igual es la que tiene más tipos de melodía. O quizás por ser la última le tenemos especial cariño.

Josean: Al final hay que elegir una y siempre piensas un poco en la gente que no te conoce y en cómo le puede llegar.

Javier: El estribillo es muy redondo y creíamos que iba ser muy fácil de escuchar, que iba a llegar bastante.

En “El futuro está pasando” las referencias a Mecano son clarísimas en un juego más que curioso. Me ha llamado mucho la atención esa manera de abordar el tema. ¿Dónde tiene su origen esta canción y por qué ese original enfoque? 

Javier: Nosotros teníamos la canción casi terminada pero nos faltaba ese final, rematar el estribillo. Justo en esos días vino alguien y nos dijo: “He estado escuchando tu grupo y, ¿sabéis a quién os parecéis? ¡A Mecano!”. El tío lo dijo completamente en serio y nosotros pensando: “¿A Mecano? No me toques los cojones… ¡Es algo que no me habían dicho en la vida!” (risas). Además hacía que no oía hablar de Mecano montones de años. Pero es que justo llegué a casa, puse la tele y había una polémica con Ana Torroja y una canción a la que le habían cambiado la letra y se había formado un lío increíble. Así que yo pensé que eso era un mensaje y, a raíz de todo esto, lo metimos en el tema.

Josean: Lo trajo al local y nos lo enseñó para ver qué nos parecía. Nosotros no es que tengamos una especial predilección por Mecano, pero sí que es cierto que hemos crecido con estas canciones y las tenemos metidísimas en la cabeza. Nos pasó con “Xanadú” del disco anterior. 

El Capitán Elefante

Nuestras canciones funcionan casi con una especie de cortometrajes

Antes habéis hecho mención a “El 1%”. En esa canción se respira mucho descontento y queja. 

Javier: Es que no me podía quitar de la cabeza esa idea desde que la leí: que el 1% de la población mundial tiene más que el 99% restante. Me parecía increíble. Es como cuando jugabas al Monopoly y le decías a alguien: “Venga, que ya has ganado, retírate que los demás volvemos a empezar”.

¿Cómo creadores sentís esa necesidad de ser escuchados y reivindicar causas que puedan llegar a más gente que si lo hiciera cualquier ciudadano común?

Lander: Es que es una oportunidad de decir lo que piensas y hay que aprovecharla para dar tu opinión de esta forma tan especial. 

Javier: También hay muchos tipos de música, desde la más reivindicativa, panfletaria y política a la que expresa más los sentimientos. Yo creo que nuestra manera es casi como una especie de cortometrajes.

Lander: Esto va un poco al hilo de lo que decías tú antes de las historias costumbristas. Esta forma de hacer las canciones y contar este tipo de historias, hace que haya mucha gente que se pueda sentir identificada. 

Vosotros, que habéis crecido con otra manera de entender la música, y ahora parece que está muy mal visto decir según qué cosas (como en la polémica de Mecano a la que hacíais mención antes), ¿hasta dónde pensáis que puede llegar todo esto?, ¿tenéis cierto temor a lo que opine la sociedad y, sobre todo, a la autocensura?

Lander: Da un poco de miedo meter la pata cuando no es tu intención.

Josean: En todo esto nos controlamos bastante unos a otros. Intentamos siempre buscar el equilibrio, sin meter nada de forma gratuita pero intentando no cortarnos.

Javier: Es que la sociedad está muy sensible y hay que tener mucho cuidado.  Pero también es verdad que nosotros nunca hemos tenido ningún problema. Lo cierto es que actualmente está todo desfasado. Una canción como la de “Sí, sí”, de Los Ronaldos, hoy en día no se puede tocar. Está claro que lo que dice no es nada bueno, pero todos entendíamos por qué era así y que iba en tono metafórico. Con “La mataré” de Loquillo ocurre lo mismo. Está un poco desmadrado todo.

Lander: A mí me llamó muchísimo la atención una vez, en unas fiestas de Bilbao, que salió en el periódico una lista de canciones prohibidas. 

Javier: ¿Qué va a ser lo siguiente?, ¿que no se pueda sacar en una película un diálogo determinado?

El Capitán Elefante